Público
Público

Cannabis Madrid La gran industria europea del cannabis medicinal se cita en Madrid para impulsar su regularización en España

El 'lobby' Cannabis Europa, que reunirá este lunes un foro exclusivo de 250 personas, estima que en menos de una década este sector generará un negocio de 58.000 millones de euros

Una plantación de cannabis.
Una plantación de cannabis.

Lo más granado de la nueva industria internacional del cannabis medicinal se reúne este lunes en Madrid. Después de haber mantenido encuentros en Nueva York, Toronto, París y Londres, el foro Cannabis Europa ha escogido ahora la capital de España. A su entender, nuestro país representa el mayor mercado europeo para abordar la regularización del uso medicinal de la planta de la marihuana que ya se ha llevado a cabo de alguna manera en otros Estados de la UE, como Francia, Gran Bretaña o Alemania.

Con la estructura propia de un potente lobby, Cannabis Europa ha anunciado que va a congregar en un hotel de cinco estrellas de Madrid a 250 personas, quienes deben pagar por una entrada de acceso entre 299 y 899 euros, salvo que hayan sido invitadas. Desde las once de la mañana hasta las siete de la tarde, los exclusivos participantes podrán asistir a diversas conferencias y paneles de trabajo sobre las políticas que regulan el cannabis en España y el resto de Europa, las últimas investigaciones biomédicas, tendencias de la industria y de la inversión en este campo, y la creación de redes de cooperación entre pacientes, investigadores y empresarios.

Este formato, sin embargo, parece que deja fuera a la mayoría del tejido social y económico del cannabis en España, formado por miles de pequeños cultivadores y usuarios de clubes que no andan, precisamente, sobrados de recursos como para afrontar el gasto que supone la entrada para un foro de un solo día de duración. Las organizaciones que los representan son muy críticas, además, con cualquier regulación que abra la mano a las grandes empresas y se la cierre al pequeño cultivador y al usuario que llevan años luchando por la legalización del cannabis en este país, afrontando en muchos casos sanciones y penas de cárcel.

Los promotores de este evento parten de unos datos espectaculares sobre la proyección de un nuevo mercado que podrá alcanzar un valor de 58.000 millones de euros en menos de una década, en el año 2028. Esta prospección está hecha por analistas sobre la base de la legalización del cannabis con uso medicinal que ya se ha iniciado en 21 países y que se espera que sean muchos más a corto o medio plazo, entre ellos España. "El futuro de esta floreciente industria ahora depende de que los países europeos actúen juntos para asegurar los cambios legislativos necesarios para sostener una industria internacional del cannabis, algo que nuestras conferencias Cannabis Europa buscan impulsar", señalan los promotores de este gran lobby internacional.

Mucho dinero y muchas perspectivas de futuro en juego. Mucho campo por ensanchar. No en vano, el promotor principal de este foro es Aurora Europa, una empresa con sede en Alemania que es una de las mayores importadoras y distribuidoras de cannabis medicinal del continente y subsidiaria de uno de los gigantes mundiales de este sector, la canadiense Aurora Cannabis. Además, figuran como promotores en lo que denominan categoría de plata Synoptis Industrial, compañía del grupo Neuca, líder en Polonia en el sector de exportación e importación de productos farmacéuticos, incluidos los que contienen cannabis; y la consultora internacional Baker Tilly, especializada en el campo de la regularización y licencias de cultivo.

La presidenta del Observatorio Español del Cannabis Medicinal, Carola Pérez, es una de las expertas que va a intervenir en este foro. Ahí expondrá la situación de los pacientes en España que, como ella, todavía no pueden recurrir de forma normalizada a la marihuana porque su uso medicinal no está aún regularizado. Esta prohibición, según sus estimaciones, afecta a la salud de medio millón de personas enfermas. Como coordinadora también del consejo mundial de pacientes de la asociación internacional de medicamentos con cannabinoides IACM, ya participó en el Cannabis Europa de Londres y cree que estos eventos han servido, al menos, para espolear procesos regulatorios en el uso medicinal, como los que se han llevado a cabo en Gran Bretaña y en Francia.

En España, este foro debería de servir también, a juicio de Carola Pérez, para situar el foco en un proceso regulativo que no ha arrancado todavía después de muchos meses con un gobierno en funciones y que, una vez constituido, debería poner en marcha de forma definitiva el Ejecutivo progresista formado por PSOE y Unidas Podemos. La presidenta del Observatorio considera fundamental que se llegue a un "pacto de Estado" en España, en el que los partidos aborden de una vez todos los ámbitos que afectan al cannabis, desde el industrial al agrícola, pasando por el sanitario y científico, y alcancen un acuerdo para su regulación.

En el foro exclusivo de Cannabis Europa van a intervenir también José Antonio de la Puente, el consejero delegado de Linneo Health, y antes de Alcaliber, la empresa española, aunque con mayoría de capital británico, puntera en el cultivo, producción y comercio de cannabis medicinal; el europarlamentario italiano del movimiento Cinco Estrellas Piernicola Pedicini, que participó en la resolución de la Cámara comunitaria sobre el uso de la marihuana con fines médicos aprobada el pasado año; y el responsable del laboratorio de ecografía neurovascular del Centro Hospitalario de Lisboa Central, Bruno Maia.

Una legislación comunitaria sobre el cannabis

Los promotores de Cannabis Europa, entre ellos Prohibition Partners, considerada una de las principales analíticas de datos sobre la situación legal, científica y comercial de este sector en el continente, creen que el debate sobre el uso y aprovechamiento de esta planta está aún en pañales, que aún tiene mucho camino por recorrer y, evidentemente, muchos clientes que captar y dinero que generar. Y una de las cuestiones que más les preocupa es la total ausencia de la unión comunitaria en este ámbito. "No existe actualmente un modelo reglamentario global de la Unión Europea, lo que crea un mosaico confuso de legislación que dificulta el desarrollo de una industria internacional exitosa", señalan.

El gran lobby europeo señala que, a pesar de que sólo en el Reino Unido ya hay seis millones de personas que usan el cannabidiol CBD, y de que hay un aumento generalizado en la UE de la demanda de productos de bienestar sostenibles, naturales y alternativos, la legislación comunitaria sigue penalizando con un coste extra a las empresas que trabajan con ese componente, lo que supone un enorme obstáculo para los pequeños emprendedores que se inician en este campo.

El último Barómetro del CIS en el que se preguntó por este tema, el de noviembre de 2018, reveló que el 84% de los españoles está favor de que se legalice la marihuana para un uso médico, un porcentaje que casi duplica al 47,2% que aprueba una regularización del uso general del cannabis, en determinados establecimientos y condiciones. Esa postura mayoritaria a favor de un cambio legislativo contrasta con el estancamiento normativo en este país, donde la concesión de licencias para el cultivo de cannabis con uso médico o científico se sigue rigiendo por una ley de 1967, firmada por el dictador Francisco Franco, y una orden anterior, de 1963, sobre cultivo de plantas medicinales relacionadas con los estupefacientes.

Además, toda la producción que salga de los cultivos que hayan sido autorizados con esas normas preconstitucionales tiene que ser destinada a la exportación, ya que en España no está permitido todavía el uso del cannabis con fines medicinales, salvo dos medicamentos fabricados por una empresa británica.