Público
Público

Derechos trans El colectivo trans exigirá el cambio de nombre en las tarjetas sanitarias a la Comunidad de Madrid

En una acción ante la Consejería de Sanidad del Gobierno regional, personas de este colectivo pedirán este lunes de forma masiva el cambio de nombre en este documento, un compromiso aplazado durante más de dos años y que la Comunidad sigue incumpliendo.

Publicidad
Media: 2.50
Votos: 2

Personas trans y sus familias exigen tarjetas sanitarias con el nombre 'sentido' ante la Consejería de Sanidad de Madrid

Pasadas las celebraciones y reivindicaciones del Orgullo 2018, las aguas vuelven a su cauce para el colectivo trans de la Comunidad de Madrid. Es decir a estancarse. Si durante la preparación del Orgullo (que este año se centraba en las necesidades y reivindicaciones de este colectivo) los responsables de la Comunidad de Madrid anunciaban que durante el verano se comenzarían a repartir las tarjetas sanitarias con el nombre 'sentido' (es decir, con aquél con el que se reconoce la persona trans), mediado el mes de septiembre esta promesa sigue sin cumplirse.

Por esto, un grupo de personas trans y sus familias realizarán el próximo día 17 una acción de petición masiva de cambio de nombre ante la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid. 

Denuncian que dos años después de haberse aprobado la Ley integral de Identidad Integral, esta medida contenida en la norma "sigue sin aplicarse", recuerdan portavoces de COGAM, responsables de esta acción. Esta negativa supone que las personas trans "siguen sufriendo cada día la humillación de no ser nombradas de acuerdo a su identidad en el acceso a los servicios de salud en Madrid", denuncian.

​Desde COGAM resaltan la inacción de la Comunidad de Madrid en la puesta en marcha de la ley, considerada pionera, pero que el Gobierno de la de Madrid está dejando en papel mojado debido a los incumplimientos. Ya en mayo de 2017 se inició la tramitación administrativa de un grupo de estas tarjetas con el cambio de nombre que a día de hoy "siguen sin respuesta", afirman desde esta organización en una nota. Esto llevó a las personas trans de esta comunidad a pedir el amparo de sus derechos al Defensor del Pueblo, que en junio de 2018 recomendó al Gobierno de Madrid  "emitir la tarjeta sanitaria individual a las personas transexuales recogiendo el nombre elegido por razones de identidad de género, sin que se requiera a sus titulares la previa concesión de rectificación de la mención registral del sexo”.

A pesar de las buenas palabras en los días previos a la celebración del Orgullo, "las personas trans siguen desconociendo cómo solicitar la tarjeta sanitaria de acuerdo con su identidad y una vez más han tenido que hacerlo con formularios diseñados por ellas mismas", afirma Emilio García de Cogam.

Los colectivos trans exigen también el cese de Miriam Rebaneda, actual viceconsejera de Asuntos Sociales de la Comunidad de Madrid, por ser la persona que durante dos años ha denegado desde su puesto de directora General de Sanidad de esta Comunidad la posibilidad de cambiar el nombre a las tarjetas sanitarias, lo que si se hace otras regiones como Canarias, Navarra, Andalucía, Extremadura o País Vasco desde hace años. A pesar de esta negativa, el pasado mes de julio afirmó que la Comunidad cambiaría el nombre en las tarjetas sanitarias, sin aclarar porqué no se había podido hacer desde marzo de 2016, cuando se aprobó la ley.

Otros incumplimientos

El del cambio de nombre de la tarjeta sanitaria no es el único incumplimiento de la ley. Dos años después de aprobada esta norma, la Comunidad envió a los centros educativos un protocolo de actuación para la correcta integración de los alumnos LGTBI. Si bien esta es un paso positivo, desde los colectivos trans lamentan la falta de colaboración en su elaboración

Entre la lista de temas pendientes de la ley, el colectivo resalta, entre otros, el incumplimiento de la necesidad de formación del personal sanitario o el mantener la obligatoriedad de pasar por un psicólogo o psiquiatra para comenzar los tratamientos médicos necesarios, cosa que la ley afirma que no es preciso. 

Más noticias en Política y Sociedad