Público
Público

Los contagios de los ya vacunados y la variante delta retrasarán la inmunidad de grupo

El porcentaje de vacunados infectados es muy bajo, pero según avance la campaña de inmunización habrá más casos de personas que hayan recibido la pauta completa y se contagien. Las nuevas variantes de covid, más contagiosas, alejan la posibilidad de la inmunidad de rebaño hasta que no esté vacunada al menos el 80% de la población, en vez del 70% previsto.

Cientos de personas, entre los que se encuentran los jóvenes mayores de 16 años, hacen cola en el hospital Enfermera Isabel Zendal de Madrid, para ser vacunados frente al coronavirus, el pasado martes 13 de julio.
Cientos de personas hacen cola en el hospital Enfermera Isabel Zendal de Madrid para ser vacunados el pasado martes 13 de julio. Fernando VIllar / EFE

El médico y genetista Salvador Macip tiene coronavirus. Estaba vacunado con la pauta completa, al igual que su mujer, pero su hijo se infectó y ahora toda la familia está de cuarentena. Tiene los síntomas de un resfriado, según explica a Público, pero se han contagiado justo al inicio de sus vacaciones después de un año y medio de extremo cuidado. Su hijo dio negativo en tres test de antígenos pero era contacto directo de un positivo y con la PCR confirmaron que también se había infectado. Es una situación que refleja las limitaciones de los test de autodiagnóstico que empezarán a venderse muy pronto en las farmacias en España, pero también de que hay personas que aún vacunadas pueden infectarse y, en algún caso, llegar a sufrir la enfermedad de la covid-19.

Las vacunas han demostrado ser la mejor herramienta para combatir el virus y están funcionando perfectamente. Los datos lo muestran. El 15 de febrero, con una incidencia acumulada de 416 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días, la ocupación de camas covid era del 16,4% y de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) del 37,9%. Ahora, con una incidencia de 469 casos, hay un 3,7% de ocupación hospitalaria y un 8,7% en las UCI.

"Las vacunas no protegen de la infección, evitan el desarrollo de la enfermedad"

Pero el éxito de las vacunas no hace viable en estos momentos que se dejen de utilizar las medidas de seguridad. Cuando la incidencia sube, hay más riesgo de contagio también para los vacunados, como explica Jorge Carrillo, vocal de la Sociedad Española de Inmunología: "Las vacunas no protegen de la infección, evitan el desarrollo de la enfermedad. También reducen la sintomatología y el período de tiempo en el que infectas. Por esto, la mayoría de personas vacunadas si se contagian serán asintomáticas o tendrán una enfermedad leve, pero también hay personas que pueden desarrollar unos síntomas más graves".

Carrillo se refiere con esto último a lo que se conoce como "fallo vacunal" o "escape vacunal". Desde los ensayos clínicos, se mostró que la efectividad de las vacunas de Pfizer y Moderna estaban entre el 90% y el 85% y las de AstraZeneca y Janssen entre el 70% y el 80%. Esto supone que siempre habrá "un pequeño porcentaje de vacunados que pueda desarrollar la enfermedad grave". "De ahí la importancia de mantener todas las medidas. Cuánta más incidencia, más se replicará el virus. Es un porcentaje pequeñísimo, pero puede haber personas que ingresen en las UCI e incluso fallezcan porque tengan un sistema inmunitario más débil", avisa el experto.

Con esta explicación coincide Jaime Jesús Pérez, vocal de la Asociación Española de Vacunología (AEV): "Las vacunas, aunque sean muy buenas, no son perfectas. Si a esto sumamos que ya ha pasado un tiempo desde que se empezó a vacunar y que la inmunidad parece que baja con algunas variantes, aparecen los fallos vacunales, que son minoritarios pero es que en medicina nada es el 100%".

El porcentaje aún es muy reducido. La ministra de Sanidad, Carolina Darias, dijo este miércoles en rueda de prensa que 26.125 personas con pauta completa se han contagiado, de un total de 17 millones de vacunados: un 0,15% del total. Son los datos más actualizados que han ofrecido aunque el total de personas con pauta completa ya asciende a más de 22 millones. Sin embargo, Pérez avisa de que cada vez habrá más casos por pura estadística y según vaya subiendo la cobertura vacunal. Algo que ya ha generado algunas informaciones alarmistas pero que no corresponden con la realidad porque lo claro es que las vacunas funcionan. En la práctica, si se consiguiera inmunizar al 100% de la población, todos los casos serían fallos vacunales pero la transmisión del virus estaría igualmente controlada.

Aún no hay datos claros sobre las personas que pueden sufrir en mayor medida estos fallos vacunales, aunque tanto Pérez como Carrillo coinciden en que las personas que tengan el sistema inmunitario más debilitado son las que tienen más riesgo.

"El virus no va a desaparecer, pero su enfermedad será como una gripe leve"

Sin embargo, lo segundo más claro de los últimos datos que tienen que ver con las vacunas es que el objetivo del Gobierno y de la Unión Europea (UE) de alcanzar el 70% de población vacunada para conseguir la inmunidad de rebaño no sirve ya. Las nuevas variantes han trastocado los planes de Gobiernos de todo el mundo. Ocurrió con las desescaladas que había programado varios países, y pasa ahora con los objetivos de vacunación. La alfa, aún predominante en España, según los informes de Sanidad, ya era más transmisible. La delta, que ya está en varios países de Europa, aún más. Y esto condiciona el porcentaje necesario para llegar a la inmunidad de rebaño.

El director del laboratorio de coronavirus del Centro de Biotecnología del CSIC, Luis Enjuanes, ha pronosticado este jueves en una entrevista en RAC-1 que hay que "subir el umbral al 80%", una cifra que espera que se alcance en octubre o noviembre. Carillo coincide en que el porcentaje se aleja del 70% pero asegura que aún no hay un número fijo porque depende de muchos factores, y podría ser necesario llegar hasta el 90%, aunque con la variante delta ya sería necesario ese 80%. "Depende de muchos factores y posiblemente se vea cuando llegue el momento porque será muy fácil cómo se verá en la sociedad que hay menos infecciones", alega.

Entre los factores que determinan esta inmunidad de rebaño esta el denominado R0, el número promedio de casos nuevos que genera un caso dado a lo largo de un período infeccioso, así cómo de la infectividad del virus. "Cuánta más capacidad de infección, más alto es el porcentaje que tienes que conseguir. Para entenderlo: el símil son los cortafuegos de un bosque. La inmunidad de rebaño no impedirá la infección, más bien que una persona infectada transmita la infección a otras personas porque ellos están inmunizados. Es decir, no significa que no vaya a haber contagios pero sí que va a ser muy pequeño y el dato será muy evidente cuando logremos controlar la transmisión y una incidencia muy baja".

"La clave de todo esto es que no tenemos que pensar en el virus como algo que vaya a desaparecer, pero sí en que su enfermedad sea como una gripe leve", reflexiona Pérez.

Más noticias