Público
Público

covid No es por riesgo para la salud, sino para aprovechar los anticuerpos: por qué Sanidad recomienda ahora vacunar a los cinco meses del contagio

En ningún caso el cambio se debe a riesgos para la salud de los vacunados. La clave del cambio de criterio es hacer más útil el pinchazo de la dosis de refuerzo.

Una mujer recibe la tercera dosis de la vacuna contra la covid-19 en el WiZink Center, a 20 de enero de 2022.
Una mujer recibe la tercera dosis de la vacuna contra la covid-19 en el WiZink Center, a 20 de enero de 2022. EUROPA PRESS

El Ministerio de Sanidad ha modificado el criterio para las dosis de refuerzo entre los que hayan pasado la covid-19. Si la primera semana de enero se estipuló que la dosis de refuerzo se inocularía cuatro semanas después de superar el virus, ahora se amplía el margen y se puede esperar hasta cinco meses.

¿Por qué se pasa de cuatro semanas a cinco meses? ¿Implica algún cambio en términos de salud? ¿Qué consecuencias tenía una u otra decisión? Pese a que la recomendación ahora es de cinco meses, seguirá siendo posible la vacunación a las cuatro semanas de haber pasado la infección, dado que en ningún caso vacunarse más tarde o más temprano implica riesgos para la salud.

"Las modificaciones de la Estrategia de vacunación frente a covid-19 en España se realizan tras evaluar la evidencia científica disponible", aseguran desde el Ministerio de Carolina Darias. Es una cuestión de utilidad de la dosis y de los anticuerpos que se tengan contra el coronavirus. Inyectar una vacuna recién pasada la enfermedad es menos útil para la persona que si han pasado algunos meses de la enfermedad, puesto que los anticuerpos se reducen con el paso del tiempo.

¿Qué pasa si ya me he vacunado de la tercera dosis?

Nada. Si te has vacunado con la dosis de refuerzo a las cuatro semanas de haber superado la enfermedad, no pasa nada. El cambio de criterio no es por cuestiones de salud, es por darle mayor utilidad a las vacunas

"El que se la haya puesto en cuatro semanas que esté tranquilo, porque no es malo. No es una rectificación porque sea peligrosa, es porque se puede esperar sin problema", declara Marcos López Hoyos, presidente de la Sociedad Española de Inmunología (SEI).

Hasta ahora, Sanidad no tenía evidencia científica de que pasar el virus generase anticuerpos suficientes para estar prevenido para una reinfección. Por tanto, ante la falta de datos se optó por la prevención y se fijó la cita para la tercera dosis a las cuatro semanas. Los indicios decían que vacunar a alguien recién pasada la infección no era muy útil, ya que los anticuerpos generados durante el contagio evitaban una reinfección. 

"Si una persona vacunada con dos dosis pasa la infección, esa infección hace de booster -dosis de refuerzo- y por tanto el vacunarlo a las 4 semanas lo veo precipitado. Desde el punto de vista inmunitario en ese momento es cuando más protegido puedes estar", aseguraba Fernando Moraga-Llop, vicepresidente de la Sociedad Española de Vacunología, hace unas semanas a Público.

¿Por qué se pasa de cuatro semanas a cinco meses?

Ahora hay evidencia científica que corrobora esos indicios previos, por lo que se ha ampliado el plazo a los cinco meses. "La evidencia actual muestra que el hecho de tener una infección por SARS-CoV-2 tras tener la pauta completa hace que se desarrolle una respuesta inmune más potente y más amplia en términos de neutralizar otras variantes del virus", asegura el Ministerio de Sanidad. Esta evidencia no se tenía antes, de ahí que se vacunara tan pronto: prevenir antes que lamentar.

"Desde el punto de vista inmunológico así la vacuna es más útil, porque tras el contagio ya se ha generado una respuesta inmunitaria", asegura Marcos López Hoyos, que no ve mal esperar cinco meses tras pasar el coronavirus. La clave del cambio de criterio es hacer más útil el pinchazo de la dosis de refuerzo. 

Más noticias