Público
Público

Crisis migratoria Al menos seis personas, entre ellas un menor de edad, muertas al naufragar un bote frente a la costa de Libia

Naciones Unidas para Libia aseguró que varias personas más que navegaban a la deriva con ellos fueron rescatados por un bote pesquero.

Una patera cerca de la costa de Libia.
Una patera cerca de la costa de Libia en una imagen de archivo. Giuseppe Lami / EFE

Al menos seis personas, entre ellas un menor de edad, murieron al naufragar anoche el bote neumático frente a las costas de Libia, informó hoy la Organización Internacional de las Migraciones. En un comunicado, la portavoz de la citada agencia de Naciones Unidas para Libia, Safa Msahli, aseguró que varias personas más que navegaban a la deriva con ellos fueron rescatados por un bote pesquero.

Msahli no ofreció otros detalles y se limitó a subrayar que solo este domingo alrededor de 700 personas migrantes fueron interceptadas en alta mar y trasladadas a Libia pese a estar considerado éste "un país no seguro". Al llegar a puerto, recibieron los primeros auxilios antes de ser entregados a las autoridades, que los trasladaron a centros de detención, agregó. "Ahora hacen frente a un destino similar al que afrontan miles de otras personas vulnerables que intentan huir del país: detención, extorsión y abuso", advirtió.

La semana pasada, un total de 818 personas fueron devueltas "en caliente" a Libia tras ser interceptadas en el Mediterráneo Central, la ruta migratoria más mortífera del mundo. Además, el pasado domingo, once personas perdieron la vida al naufragar un bote neumático similar frente a la ciudad occidental libia de Zawiya, uno de los principales trampolines del tráfico de personas en el Mediterráneo Central, mientras que otras doce pudieron ser sacadas del agua y llevadas a puerto donde recibieron los primeros auxilios antes de ser enviados a una base militar y distribuidos en centros de detención.

215 interceptados en Túnez

La misma madrugada del domingo, 215 personas, entre ellas 42 mujeres y 9 menores, fueron interceptadas por la Guardia Costera tunecina frente a las costas de Sfax, segunda ciudad en importancia del país, cuando viajaban en cuatro botes rumbo a la isla de italiana de Lampedusa. 

Según el citado cuerpo, 128 de esos migrantes procedían de países del África Subsahariana mientras que el resto eran ciudadanos tunecinos originarios de diversas partes del país. Las interceptaciones coincidieron con una ola de migración en la zona que ha llevado a que alrededor de una veintena de embarcaciones precarias con más de 2.100 personas a bordo hayan llegado a Lampedusa en las últimas 24 horas.

La organización, vinculada a la ONU, denuncia que los migrantes sean devueltos a Libia pese a ser considerado un país "no seguro" por la violencia, la guerra, el comercio de personas, los abusos y la detención arbitraria que ocurre con regularidad en este territorio. Desde que arrancara 2021, alrededor de 150 migrantes han muerto y otros 349 se encuentran desaparecidos en la ruta del Mediterráneo central

Durante el mismo periodo, 6.992 personas han sido interceptadas y arrestadas por la Guardia Costera libia, un cuerpo formado en su mayoría por la Unión Europea y que está bajo la sospecha de distintas organizaciones humanitarias internacionales por sus supuestos vínculos con las mafias que se dedican al lucrativo negocio del contrabando de personas en esta ruta.

Un total de 6.066 eran hombres, 545 mujeres y 335 menores. La misma organización revela que en 2020 cerca de 12.000 personas fueron devueltas al país norteafricano, 381 se ahogaron y 597 desaparecieron.

Más noticias