Público
Público

"La violencia en el ámbito sexual está muy normalizada"

La línea que separa una violación de un acto sexual consentido se vuelve muy fina en una cultura que fomenta las agresiones hacia la mujer. No se cree a las víctimas e incluso se tiende a culpabilizarlas: "Si vestimos de una determinada forma, lo normal es que nos violen. Como si la violación fuera la norma y no la excepción".

Publicidad
Media: 3.80
Votos: 5

"La violencia sexual es el único crimen en el que la primera sospechosa es la víctima"/ mujeresdeguatemala.org

@Sara_Ct

MADRID.— Al policía Michael Sanguinetti le pareció conveniente afirmar que las mujeres deberían evitar vestirse como putas si no querían ser víctimas de violencia sexual. Lo dijo en enero de 2011, durante una conferencia sobre seguridad civil en la Osgoode Hall Law School en Toronto. "La violencia sexual es el único crimen en el que la primera sospechosa es la víctima", lanza la presidenta de la Asociación de Mujeres de Guatemala (AMG), Mercedes Hernández.

A Sanguinetti le salieron caras sus palabras puesto que originaron la conocida como Marcha de las Putas, la SlutWalk, una protesta extendida a más de 11 países con un mensaje claro: no nos digáis cómo vestirnos,

"Las mujeres recibimos el mensaje de que, vistiendo de una determinada manera, lo lógico es que nos violen, como si la violación fuera la norma y no la excepción"

Cada ocho horas se agrede sexualmente en España a una mujer. Hay denuncias machistas contra monólogos que critican la violencia de género. Se leen titulares en prensa como este, o declaraciones de algún alcalde como estas; todo esto fomenta conductas reprobables y vuelve a la sociedad no solo aquiescente sino también cómplice. En esta "cultura de la violación" —un término acuñado por el feminismo en los años 70 y alimentado desde diversos frentes— el cuerpo de la mujer es concebido como material usable a placer.

"Las mujeres recibimos el mensaje de que, vistiendo de una determinada manera, lo normal y lógico es que nos violen, como si la violación fuera la norma y no la excepción". Son reflexiones de Magda Lasheras, responsable de la campaña #Yotecreo de la Asociación Mujeres de Guatemala. Con ella, quieren denunciar la falta de credibilidad y la poca conciencia en algunos ámbitos sociales que se tiene sobre las víctimas de cualquier tipo de violencia infringida por el hombre.

La organización recoge el testimonio de Ana, una víctima a la que la justicia dio la espalda argumentando que cómo iba a tratarse de una violación y no de un caso de sexo consentido si ella era una mujer con estudios universitarios que acudía a manifestaciones contra la violencia machista. "La revictimización es constante en todo el proceso, sobre todo en la parte judicial donde forenses, jueces y demás son hijos del patriarcado", recrimina Mercedes Hernández. Los hijos sanos, por cierto.

Para Magda, el papel de los hombres se centra en el apoyo y la reflexión ante los estereotipos, sobre todo en el ámbito de los profesionales sanitarios, jurídicos y los policías, que son los primeros con los que tratan las mujeres que se atreven a denunciar casos de agresiones sexuales. 

"La cultura de la violación es para las víctimas una red donde quedan atrapadas", una red fabricada por el agresor, que en la mayoría de los casos (entre el 70% y 80% de los casos) es una persona cercana. El hombre no está solo: la permisividad social y la impunidad son sus cómplices, denuncian desde la organización.  

Los datos: solo una parte de la realidad

Aunque las cifras siguen asustando, Magda recuerda que solo reflejan una pequeña parte de la realidad puesto que la mayoría de los casos no se denuncian. "Muchas veces no somos capaces de reconocer cuándo hay una agresión porque la violencia en el ámbito sexual está muy normalizada", y la línea que separa una violación de un acto sexual consentido se puede volver muy fina. Algo que no es extrapolable a otro tipo de delitos, por ejemplo, el robo, donde queda bien claro quién es el culpable.

En la Unión Europea, 3,7 millones de mujeres fueron víctimas de violencia sexual entre 2011 y 2012. Un 8% de las encuestadas por la Agencia de los Derechos Fundamentales (ADF) había experimentado violencia física y/o sexual en los 12 meses previos a que se les preguntara.

Una de cada tres han sufrido algún tipo de agresión desde los 15 años de edad. La violencia sexual es un delito generalizado según un informe de 2014 de la ADF en el que se desprenden estos escalofriantes datos, y donde se habla de la violencia contra las mujeres como un problema público de interés general en el que deben implicarse, positivamente, los hombres.

Los datos en lo que respecta a Latinoamérica siguen siendo escalofriantes; allí un 70% de las mujeres han sufrido violencia de algún tipo a manos de su pareja masculina. La AMG recuerda que, pese a la gravedad del tema, la violencia contra las mujeres sólo le parece un problema grave al 1% de la población según el CIS. 

Más noticias en Política y Sociedad