Público
Público

Nerja Acantilados de Maro Nerja aprueba un complejo hotelero y un campo de golf de 18 hoyos frente a un paraje natural protegido

El proyecto ha recibido luz verde después de que la Junta de Andalucía modificara, vía decreto-ley, un total de 27 leyes autonómicas, entre las que se incluye la Ley urbanística y de costas.

Acantilados de Maro-Cerro Gordo. | Turismo Andalucía.org
Vista aérea de los Acantilados de Maro-Cerro Gordo. | Turismo Andalucía.org

público

La alcaldía del Ayuntamiento de Nerja (Málaga) permitirá en los próximos meses la construcción de un complejo hotelero y un campo de golf de 18 hoyos frente a los Acantilados de Maro-Cerro Gordo, un paraje natural declarado como zona especialmente protegida de importancia para el Mediterráneo(ZEPIM).

El proyecto ha recibido luz verde después de que la Junta de Andalucía modificara, vía decreto-ley, un total de 27 leyes autonómicas, entre las que se incluye la Ley urbanística y de costas. La empresa adjudicataria del mismo, la Sociedad Azucarera Larios, ha asegurado que invertirá un total de 311 millones de euros y que se crearán en torno a 1.600 empleos estables en un paraje "de gran valor paisajístico" pero castigado por "alta presión de la agricultura intensiva y otras actividades que deterioran sensiblemente el paisaje", según ha informado en un vídeo publicitario esta misma semana. 

Larios tiene previsto operar en un espacio comprendido entre el paraje de Cerro-Gordo y el barranco de Burriana, siguiendo las directrices del convenio regulador municipal.  El proyecto limitará al norte con la carretera A-7 y al sur con el mar Mediterráneo. La zona sur será la destinada a albergar el campo de golf "con más de un 97% de espacios libres", según informa la empresa. En la zona norte, la empresa propone recuperar la antigua fábrica azucarera y su entorno que, en la actualidad, "se encuentra en estado ruinoso" y reconvertirlo en un "lujoso hotel de cinco estrellas" mientras que el resto de la zona norte se destinará a "uso residencial de baja demanda".

La publicación critica además el estado actual del paraje y lo achaca a los plantaciones que los pequeños agricultores mantienen actualmente durante todo el año. "Actualmente los invernaderos dominan el paisaje con un fuerte impacto visual seguido por las edificaciones e instalaciones agrícolas no reguladas", asegura la empresa. El mismo criterio mantiene la concejal de Urbanismo del municipio, Nieves Atencia (PP) para quien este complejo geológico de gran biodiversidad no es más que un lugar donde conviven "feos invernaderos, indigentes y hippies viviendo en cuevas".

Otro Maro, otra Nerja es posible

Numerosos grupos ecologistas, así como buena parte de la población del municipio, se movilizan contra esta decisión que supone un atentado contra las 1.789,58 hectáreas y sus doce kilómetros de costa. 

Ecologistas en Acción puso en marcha en 2016 la plataforma ciudadana Otro Maro, otra Nerja es posible contra el Plan Larios, una gestión por parte del Ayuntamiento que impulsó un Plan General de Ordenación Urbana del municipio cuyo único objetivo era "adaptar el municipio a los intereses urbanísticos de la empresa". Este proyecto, que se hace público en plena crisis por el coronavirus, supondrá "un cambio irreversible para esta zona con el mayor valor escénico y cultural de todo el litoral malagueño", afirman desde la plataforma. 

Desde el movimiento ecologista exigen al Gobierno municipal la paralización de un proyecto que consideran "una hipoteca sobre el futuro de Nerja". De igual forma, han pedido al consistorio "que se aplique, con el mismo empeño, en trabajar sobre otro modelo de desarrollo para la zona".

Más noticias