Público
Público

Despliegan pancartas en Doñana, Mar Menor y Tablas de Daimiel para denunciar las 51.465 hectáreas de regadío ilegal

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) denuncia el robo ilegal de agua en los tres humedales más emblemáticos de España. La organización ecologista, con motivo del Día Mundial de los Humedales, reclama acciones para perseguir las extracciones hídricas.

Activistas de WWF despliegan una pancarta en Doñana para denunciar el robo de agua para regadío ilegal.
Activistas de WWF despliegan una pancarta en Doñana para denunciar el robo de agua para regadío ilegal. Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF)

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) ha desplegado varias pancartas gigantescas y de manera simultánea en los tres principales humedales del Estado español: Doñana, Tablas de Daimiel y Mar Menor. Con el lema Stop robo del agua, la organización conservacionista ha querido denunciar la sobreexplotación de los acuíferos por parte de regantes ilegales.

"En el Día Mundial de los Humedales, queremos denunciar con esta acción el robo del agua que está afectando gravemente a la conservación de nuestros humedales, que actualmente se encuentran en un estado de colapso ecológico sin precedentes y que ya tiene consecuencias negativas para la biodiversidad y para muchas actividades económicas que dependen de ellos", ha explicado Teresa Gil, responsable del programa de Agua de WWF.

La agricultura intensiva ha ganado terreno a la naturaleza en los últimos años y estos tres ecosistemas, emblemáticos por su riqueza natural, están amenazados. En la actualidad, Doñana, Mar Menor y Tablas de Daimiel cuentan con un total de 64.000 hectáreas de regadío ilegal, lo que está pasando factura al nivel de las masas de agua, cada vez más esquilmadas, y a su calidad, debido al exceso de contaminantes químicos procedentes de pesticidas y fertilizantes.

El humedal manchego es el que más padece las extracciones ilegales. Según una investigación reciente de WWF, al menos hay 51.465 hectáreas de cultivos regados ilegalmente con agua de las Tablas de Daimiel. Es el equivalente a 62.300 campos de fútbol. En Doñana, la cifra de riego ilegal cubre unas 4.700 hectáreas, y en la actualidad la Junta de Andalucía se plantea aprobar una suerte de amnistía para legalizar 1.460 hectáreas cultivos que se nutren de los recursos hídricos de este entorno protegido por la UNESCO. En cuanto al Mar Menor, los cultivos ilegales del Campo de Cartagena ocupan 8.460 hectáreas, siendo una de las principales fuentes de vertidos que hoy día tiene contra las cuerdas a la laguna salada.

Desde WWF, aprovechan este Dia Mundial de los Humedales para reclamar con estas pancartas que los gobiernos autonómicos y del Estado procedan a cerrar todos los pozos y focos de extracción ilegal de agua, así como a sancionar a quienes estén detrás ello. Además, desde la organización conservacionista reclaman al Ministerio para la Transición Ecológica (Miteco) que impulse una Estrategia Nacional de Humedales, para abordar el problema del robo del agua y para planificar una restauración de la naturaleza en los ecosistemas más amenazados.

España ya tiene sentencias del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) en contra por el mal estado de conservación de Doñana. Además, Bruselas ya ha advertido al Estado por el exceso de contaminación de nitratos agropecuarios en el Mar Menor.

Más noticias