Público
Público

Detienen a Greta Thunberg en una protesta contra las minas de la ciudad alemana de Lützerath

La activista participaba en la protesta contra la ampliación de Garzweiler, una mina a cielo abierto en el país.

Los agentes de Policía arrestan y apartan a la activista climática sueca Greta Thunberg de un grupo de manifestantes y activistas
Los agentes de Policía arrestan y apartan a la activista climática sueca Greta Thunberg de un grupo de manifestantes y activistas. CHRISTOPH REICHWEIN / AFP

La activista sueca climática, Greta Thunberg, ha sido una de las detenidas este martes durante las protestas contra la demolición del pueblo carbonero de Lützerath, al oeste de Alemania. La Policía ha confirmado al medio local Spiegel que Thunberg ha sido detenida para proceder a su identificación.

Por su parte, la Policía ha justificado que ha intervenido en la zona por la peligrosidad que entrañaba permanecer allí. En concreto, la joven y el grupo de activistas se metieron en la zona de la mina de Garzweiler, una de las más grandes de Europa y usada para extraer lignito, operada por la empresa energética RWE, una actividad de riesgo. Por este motivo, los manifestantes que secundaban la protesta fueron transportados fuera de esa zona en un autocar policial, en el que quedaron retenidos temporalmente mientras se les tomaban los datos e identificación.

El operativo policial para el desalojo de los activistas que ocupaban los edificios del pueblo, cavaban zanjas o se ataban a postes, entre otros, se inició la semana pasada y terminó este lunes, después de que los dos últimos activistas saliesen de un túnel. Pero este martes hubo nuevas acciones: un grupo de hasta 70 activistas ha protagonizado una protesta en la mina de carbón de Garzweiler 2 en Land de Renania del Norte-Westfalia (Düsseldorf), a unos nueve kilómetros del pueblo. Entre los manifestantes se encontraba Thunberg.

Protesta contra la expansión de la mina de lignito a cielo abierto Garzweiler
La activista climática Greta Thunberg gesticula mientras se sienta en un autobús el día de una protesta contra la expansión de la mina de lignito a cielo abierto Garzweiler. Wolfgang Rattay / Reuters

El Gobierno del canciller alemán, Olaf Scholz, ha condenado este martes los actos de resistencia mantenidos durante el fin de semana, que, según, el Ministerio del Interior "fue violenta y obstaculizó la labor de los equipos sanitarios". Sin embargo, desde los movimientos medioambientales han denunciado que la Policía fue la que actuó de manera desproporcionada.

Thunberg ya fue partícipe de las protestas contra la extracción de lignito y contra el derrumbe del pueblo de Lützerath el sábado pasado. Los manifestantes trataron de burlar las barreras policiales para acceder al pueblo acordonado y al borde la mina, razón por la que la Policía llevó a cabo las detenciones e hizo uso de cañones de agua, gas pimienta y porras. Las autoridades argumentaron que burlar las barreras no tiene nada que ver con una protesta pacífica, sino que es una forma de buscar la confrontación. 

La Policía confirmó que resultaron heridos alrededor de 70 agentes y que se iniciaron acciones legales contra unas 150 personas. "Nos atacaron con proyectiles, piedras, barro, petardos", han asegurado las autoridades. El plan del Gobierno alemán es que el abandono del carbón en Renania del Norte-Westfalia se produzca en 2030, según el acuerdo suscrito el año pasado con la energética RWE. Está previsto aumentar la extracción de carbón por la crisis energética originada por la invasión rusa de Ucrania.

Más noticias