Público
Público

Los ecologistas denunciarán a la Comisión Europea por etiquetar el gas y las nucleares como "verdes"

Países como Austria o Luxemburgo anunciaron en mayo que acudirían al Tribunal Europeo de Justicia si finalmente salía adelante la reforma de la taxonomía verde que equipara el gas y las nucleares a las renovables. 

Una vista general muestra la planta de energía nuclear de Leibstadt, en Suiza.
Una vista general muestra la planta de energía nuclear de Leibstadt, en Suiza. Arnd Wiegmann / REUTERS

Greenpeace, el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) y ClientEarth han anunciado este miércoles que agotarán todas las vías y llevarán a la Comisión Europea a los tribunales por modificar el reglamento de la taxonomía verde y equiparar el gas y las plantas nucleares a las tecnologías renovables. 

La decisión se ha tomado horas después de que el Parlamento Europeo respaldara en una votación ajustada la propuesta de la Comisión Europea que incluye las plantas nucleares y las plantas de gas dentro de la lista de tecnologías sostenibles. Este cambio en la norma implicará que las estas dos fuentes de energía podrán beneficiarse de las ayudas y subvenciones financieras de la transición energética, a pesar de que se trata de dos tecnologías con reconocidos impactos ambientales. 

Antes de que se impulse la demanda, los grupos ecologistas tratarán de agotar una última vía y presentarán una solicitud formal de revisión de la nueva taxonomía, tal y como ha anunciado Greenpeace. Después de este paso, si finalmente no se rectifica, se acudirá al Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Los grupos conservacionistas consideran que la decisión de calificar de "verdes" el gas y las nucleares atenta contra los principios de transición energética europea, pues permitirá que las renovables tengan que competir, a nivel de inversiones, con estas dos fuentes de energía contaminantes. La propuesta de la Comisión Europea "crea un grave riesgo de conflicto con otras leyes de la UE, en particular las obligaciones de la UE en virtud del Acuerdo de París, la Ley climática europea, el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea y el propio Reglamento de taxonomía", han argumentado las asociaciones ecologistas.

"Los vergonzosos tratos clandestinos de la Comisión de la UE en nombre de las industrias de combustibles fósiles y nuclear no los ayudarán allí. Estamos inspirados por los activistas climáticos aquí en Estrasburgo esta semana y confiamos en que los tribunales anularán este lavado verde por motivos políticos como una clara violación de la ley de la UE", ha dicho Ariadna Rodrigo, responsable de Finanzas Sostenibles de Greenpeace Europa

Ester Asin, directora de la Oficina de Política Europea de WWF, ha explicado que las organizaciones ecologistas "explorarán todas las posibles vías para tomar medidas adicionales para detener este lavado verde y proteger la credibilidad de toda la taxonomía verde de la UE". La activista, además, ha hecho un llamamiento para que los eurodiputados y los Estados arrimen el hombro y revertir la decisión. "Hemos perdido la batalla, pero no abandonaremos la lucha".

Las organizaciones ambientalistas no son las únicas que han movido ficha. Tanto es asi que Austria y Luxemburgo ya anunciaron en el mes de mayo que si el cambio en la taxonomía verde salía adelante demandarían a la Comisión Europea ante el TJUE, tal y como adelantó en su día Euroactiv. Además, varios eurodiputados adelantaron hace una semana que acudirían a los tribunales si finalmente el gas y la nuclear pasaban a ser "verdes"

El resultado de la votación del Parlamento Europeo no cambia definitivamente la taxonomía verde, pues todavía debe pronunciarse al respecto el Consejo Europeo, que deberá ratificar o no la propuesta antes del 11 de junio. Sin embargo, se espera que este órgano se posicione de la misma forma que lo han hecho las otras cámaras europeas. 



Más noticias