Público
Público

Foro Económico Mundial El Foro de Davos se atasca con la igualdad de género

La representación femenina de la delegación española se queda en un escaso 15%, en una cita destinada a promover la igualdad. De los 3.000 participantes en el evento, tan sólo el 21% son mujeres. De seguir la tendencia actual, la igualdad de género no se conseguirá hasta dentro de 100 años.

Publicidad
Media: 2
Votos: 2

Siete mujeres co-dirigen la reunión de este año del Foro Económico Mundial de Davos

No se puede decir que no lo hayan intentado. A lo largo de los últimos años el World Economic Forum (WEF por sus siglas en inglés), más conocido como el Foro de Davos, se ha empeñado en hacer de la igualdad de género una de sus banderas.

Sus informes anuales sobre la brecha salarial dan la vuelta al mundo, sobre todo el año pasado cuando reconoció que la lucha por la equiparación de las mujeres en el mundo laboral no iba por el camino correcto, sino que estaba retrocediendo. Durante las últimas ediciones de esta cumbre, la igualdad de género ha estado en lo alto de la agenda. 

Este año, además, había enviado un mensaje alto y claro para incentivar la participación de las mujeres: el título del evento ("crear un futuro compartido en un mundo fracturado") y el hecho de que todas las co-presidencias (un total de siete) estaban ocupadas por mujeres, con Erna Solberg, primera ministra de Noruega, y Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) a la cabeza. Junto a ellas figuran también Sharan Burrow, secretaria general de la Confederación Internacional de Sindicatos; Fabiola Gianotti, directora general de la Organización Europea para el Análisis Nuclear; Isabelle Kocher, consejera delegada de la empresa energética ENGIE; Ginni Rometty, presidenta ejecutiva de IBM; y Chetna Sinha, presidenta de la cooperativa de crédito Mann Deshi.

Sin embargo, estos esfuerzos han tenido escaso impacto en la decisión de empresas, gobiernos y organizaciones participantes. De los cerca de 3.000 asistentes al foro de este año, las mujeres sólo representan un 21%. Una cifra muy escasa que no consigue despegar o que lo hace tan lentamente como las previsiones del propio Foro para cerrar la brecha salarial. 

En 2017 la participación de femenina había sido de un 18%, un porcentaje idéntico al del año anterior. En 2015 las mujeres habían representado el 17% y en 2014 habían alcanzado el 16%. 

La participación española en el foro este año está por debajo de la media global. Entre los nombres desvelados que forman la comitiva de nuestro país, figuran 20 personas, principalmente pertenecientes a la política y las grandes empresas del Ibex 35. De ellas, tan sólo tres son mujeres: la presidenta del Santander, Ana Patricia Botín; Gloria Fluxá, co-vicepresidenta ejecutiva del Grupo Iberostar; y Arancha González, directora ejecutiva del Centro de Comercio Internacional (ITC).

Más de 100 años para alcanzar la igualdad de género

La brecha de participación de mujeres en esta cumbre parece ir tan despacio como el cierre de la brecha de desigualdad entre hombres y mujeres en el mundo. Según el último informe hecho público en noviembre pasado, el WEF estima que, al ritmo actual, esta disparidad no se cerrará hasta dentro 100 años, ampliándose en más de 80 años las previsiones anteriores. 

Si miramos a la disparidad salarial entre los dos sexos en el mundo de las empresas, las previsiones son aún menos halagüeñas. En este caso, la brecha no se cerrará hasta dentro de 217 años, es decir hasta el año 2234. La advertencia es que, lejos de mejorar en su conjunto, en los últimos el ritmo de lucha contra la desigualdad se ha ralentizado de forma notoria. ​