Público
Público

El Govern reduce la prestación de 400 a 36 euros a una mujer con un 94% de discapacidad

Macarena tiene una parálisis cerebral espástica desde que nació. No puede moverse o hablar. Hasta el momento recibía una ayuda social, pero ahora la Generalitat ha decidido reducirla porque la joven acude a diario a un centro ocupacional.

Publicidad
Media: 2
Votos: 4

Imagen de archivo./ EFE

La Generalitat ha reducido la prestación a una mujer de 28 años con un 94% de discapacidad. Macarena tiene una parálisis cerebral espástica desde que nació. No mueve ni moverse ni hablar. Hasta el momento recibía una ayuda social de 400 euros, pero ahora el Govern ha decidido reducirla a 36 porque la joven acude a diario a un centro ocupacional, según ha informado El Periódico

Hace diez años la Generalitat ofreció a la familia de Macarena pagarles un Cuidador No Profesional. "Nos va muy bien para comprar los medicamentos que no nos entran por la Seguridad Social y para pagar imprevistos", explica Carmen, la madre de Macarena, en declaraciones al citado diario. Carmen tiene 65 años y sufre artrosis. También pacede una discapacidad, en su caso, del 84%.  "No me tomo la medicación porque si me duermo, no me entero de lo que le pasa a Macarena", reconoce. Tuvo a su hija cuando tenía 36 años y desde entonces solo ha vivido para cuidarla. Era Joan, el padre de Macarena, quien ha llevado el dinero a casa gracias a la venta en mercados ambulantes. Pero ahora ambos sobreviven gracias a una pensión no contributiva y un complemento de hijo a cargo. No llegan a los mil euros al mes. "Suerte teníamos de la dependencia", asegura Carmen.

Este mes de marzo recibieron una carta de la Generalitat en la que les informaban que habían revisado el Programa Individual d'Atenció (PIA) de su hija y que, como Macarena acudía diariamente a un centro ocupacional en el que pasaba ocho horas, las ayudas que recibían para su cuidado en el hogar iban a pasar de 400 a 36 euros mensuales.

Medida legal

Aunque esta medida es legal y los centros ocupacionales se consideran un servicio análogo, la familia teme ahora por su futuro. Son Carmen y Joan los que hacen de las manos y brazos de Macarena y sufren pensando qué pasará cuando ellos se hagan más mayores. Por el momento, han recurrido a la vía administrativa, aunque la respuesta del Govern se ampara en la ley de dependencia.

Según explica El Periódico, un gabinete de abogados está dispuesto a llevar el caso a la justicia. En el 2012, el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya dio la razón a los padres de David, un chico con discapacidad psíquica. Entornces, el tribunal alegó que "los talleres ocupacionales no pueden considerarse compatibles con el cuidado familiar".

Más noticias en Política y Sociedad