Público
Público

LABORAL Condenan al dueño de un restaurante por explotar a migrantes para reformar su local

Los obreros, algunos de ellos en situación irregular, trabajaban de lunes a domingo, sin descansos, en jornadas de más de doce horas. Al terminar las obras, el propietario se negó a pagarles.

Un operario trabaja en una obra. Archivo/PÚBLICO

público

El dueño de un restaurante situado en la localidad madrileña de Alcalá de Henares ha aceptado una condena de un año de cárcel por explotar a varios migrantes durante dos meses en unas obras destinadas a reformar el establecimiento. 

Los migrantes, algunos de ellos en situación irregular, trabajaron en las obras durante sesenta días en jornadas de más de doce horas y, además, al terminar la reforma, el condenado se negó a pagarles.

Según cuenta la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid, el dueño de este restaurante de comida china, situado en la vía Complutense de Alcalá de Henares, acordó pagar sesenta euros al día a tes hombres y darles de alta en la Seguridad social, algo que no cumplió.

Las obras empezaron y las jornadas se alargaban de lunes a domingo, sin descansos y, en ocasiones, durmiendo en el propio establecimiento donde estaban trabajando. Además, según informa la Cadena Ser, el propietario no suministró material de protección para las obras y no les pagó los más de 3.000 euros que tenían que haber cobrado cada uno.

Pese a que el propietario ha aceptado el año de cárcel, no tendrá que entrar en prisión, pero si que se verá obligado a pagar una multa de 1.200 euros, además de los 3.000 euros que debe a los trabajadores.

Más noticias