Público
Público

"Algunos no han entendido en pleno siglo XXI que el voto de una mujer trabajadora vale tanto como el de un Premio Nobel"

Yolanda Díaz afirma que el Gobierno ha puesto en marcha la ratificación del Convenio 189 de la OIT, en un acto feminista organizado por Podemos en el que también participaron la ministra de Igualdad, Irene Montero; la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau y la Ministra argentina de la Mujer, entre otras.  

La vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, durante su intervención en el seminario 'El feminismo de la cuarta Ola' en el Espacio Bertlsmann. EFE/David Fernández
La vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, durante su intervención en el seminario "El feminismo de la cuarta Ola" en el Espacio Bertlsmann. David Fernández / EFE

"Es curioso que algunas personas que tienen mucho renombre, no hayan entendido todavía en el primer tercio del siglo XXI que el voto de una mujer trabajadora vale lo mismo que el de un 'señoro' que es un Premio Nobel, con todas sus letras", ha afirmado este viernes la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, durante el evento  El feminismo de la cuarta ola: una nueva generación de derechos feministas organizado por Podemos.

Díaz respondía así a las palabras del escritor Mario Vargas Llosa, que en la convención del Partido Popular había asegurado que la democracia no es votar en libertad, sino votar bien y que en muchos países las personas "votan mal".

En el acto, organizado en forma de escenario circular, participaron también, la ministra de Igualdad, Irene Montero; la ministra argentina de Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez; la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau; la eurodiputada de UP y portavoz de IU, Sira Riego y la secretaria de organización de Podemos, Lilith Vestrynge.

En el encuentro, Díaz se comprometió a construir "un proyecto de país a favor de las mujeres", puesto que la igualdad es "lo más revolucionario". En su discurso también afirmó que su ministerio, junto al de Igualdad, ya han puesto en marcha la ratificación del convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Una medida largamente reclamada por este colectivo de trabajadoras y por el que recientemente la justicia Europea dio un tirón de orejas a nuestro país. "No hay nada más discriminatorio que privar a las trabajadoras del hogar el desempleo y de sus derechos" afirmó Díaz.

Durante el encuentro, Díaz resaltó la labor que está realizando la ministra de Igualdad, afirmando que "está haciendo lo que nunca se ha hecho en nuestro país y lo hace en malas condiciones. No hay machismo más atroz que el que ella y su equipo están recibiendo". Y añadió que se siente orgullosa por el hecho de que todas las medidas que se están tomando desde los distintos departamentos tienen perspectiva de género. "No hay nada mas feminista que subir el Salario Mínimo Interprofesional,  mantener las pensiones y derogar los marcos laborales que permiten los trabajos precarios". 

La vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz (d), y la ministra de Igualdad, Irene Montero (2-d), la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau (i), y la ministra de Mujeres de Argentina, Elisabeth Gómez (2-i), participan en el seminario 'El feminismo de l
La vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz (d), y la ministra de Igualdad, Irene Montero (2-d), la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau (i), y la ministra de Mujeres de Argentina, Elisabeth Gómez (2-i), participan en el seminario "El feminismo de la cuarta Ola" en el Espacio Bertlsmann, en Madrid. David Fernández / EFE

Por su parte, la ministra de Igualdad, Irene Montero, hizo hincapié en que es necesario crear una "nueva generación de derechos feministas" y que "nos necesitamos todas en este espacio feminista para que sierva como herramienta para que nadie se sienta sola". 

"Si no nos organizamos", afirmó Montero, "nos van a ganar la batalla", en referencia a los discursos de la extrema derecha. Y afirmó que el feminismo tiene que estar en en centro de la agenda de transformación, "porque no podemos transformar este país, ni recuperarnos de esta emergencia económica y social dejando atrás a más de la mitad de la población. No podemos recuperarnos después de este durísimo año de emergencia sanitaria, económica y social si no dejamos de cargar sobre los hombros y los cuerpos de las mujeres la construcción de nuestras economías y de nuestras formas de vida". 

Ada Colau, por su parte, puso en valor las políticas que se hacen desde los municipios, como al institución más cercana a las mujeres y afirmó que "el municipalismo cambia la vida de la gente". "El feminismo es aveces un término abstracto. Deberíamos hablar de feminismos, en plural y dar la bienvenida a la diversidad, al feminismo inclusivo que no excluye. No habrá feminismo real sin las compañeras trans. Y no nos cansaremos de decirlo, que debe ser ser antirracista y decolonial, porque sino no es feminismo".

El feminismo es la agenda de la mayoría

Por su parte la ministra Argentina de Mujeres, Género y Diversidad, Elizabeth Gómez, afirmó que la agenda feminista es la de la mayoría y que el momento es ahora. Subrayó que la pandemia fue como una foto que sacó a la luz la sobreexplotación que sufren las mujeres con el trabajo de los cuidados. Un trabajo invisible "que nunca paró desde que la civilización comenzó hace millones de años. Un trabajo que recae en nuestros cuerpos, en nuestras mentes y en nuestras espaldas dese hace siglos y que quedó demostrado como una explotación feroz durante la pandemia". 

Abundó en las terribles consecuencias que ha tenido la pandemia sobre la vida de las mujeres. "Según la CEPAL [Comisión Económica para América Latina de las Naciones Unidas] las mujeres retrocedimos diez años en las relaciones laborales, sólo en este año y medio de pandemia. Quiere decir que salimos más pobres, con menos trabajo, más explotadas, más precarizadas". 

¿Cómo el feminismo no va a ser una agenda para la mayoría? Se pregunto retóricamente Gómez. "En Argentina, siete de cada diez personas pobres somos mujeres", explicó. "Cómo no va a ser una agenda de la mayoría preguntarnos cómo se redistribuye el tiempo, la riqueza, la organización de los cuidados". Y afirmó que el hecho de que las mujeres no puedan tener la misma capacidad para disponer del tiempo les va a costar mucho más conseguir trabajos formales, hacer política, dedicarnos a militar. "Las fotos del poder siempre siguen siendo masculinas".

"Desde América Latina creemos profundamente que el feminismo es una herramienta de transformación. Sobre todo el feminismo popular", añadió. 

Más noticias