Público
Público

Ley del Cambio Climático Las ONG califican la Ley del clima de "imprescindible", pero "poco ambiciosa"

La mayoría de organizaciones ecologistas ha celebrado la aprobación de la primera Ley de Cambio Climático y Transición Energética de España, que han calificado como "esperada y necesaria" para hacer frente a la crisis climática.

Medidores y videocámaras para controlar la contaminación de la industria y los puertos
Las ONG califican la Ley del clima de "imprescindible", pero "poco ambiciosa".

La mayoría de organizaciones ecologistas ha celebrado este jueves la aprobación de la primera Ley de Cambio Climático y Transición Energética de España, que han calificado como "esperada, necesaria e imprescindible" para hacer frente a la crisis climática, mientras que otras creen que es un texto "débil y poco ambicioso".

La ley climática, que ha salido adelante con una amplia mayoría de apoyo de los grupos parlamentarios, la abstención del PP y Más País y el voto en contra de Vox, establecerá, entre otros objetivos, la hoja de ruta para acabar con la venta de coches contaminantes en 2040, recortar la emisiones de gases contaminantes y alcanzar la plena descarbonización del país en 2050.

El secretario general de WWF España, Juan Carlos del Olmo, ha asegurado que esta norma es una "reivindicación histórica del movimiento ecologista", que llega en un "momento crítico".

"No hay un segundo que perder y es imprescindible actuar con determinación para evitar los peores impactos del cambio climático en un país tan vulnerable a ellos por su ubicación en la región mediterránea", ha advertido Del Olmo.

La organización conservacionista SEO/BirdLife ha felicitado al Gobierno por la aprobación de una ley "tan esperada y necesaria", al tiempo que ha llamado la atención sobre la necesidad de unas energías renovables "responsables".

A juicio de esta organización ecologista, el texto aprobado hoy debe actuar "como paraguas normativo para activar la ambición climática en la acción de las administraciones públicas y de los agentes económicos".

SEO/BirdLife ha recordado que la ley "pone deberes a todas las administraciones públicas", además de "a otras muchas entidades públicas y privadas".

Además, fija dos prioridades: ordenar sobre el territorio el desarrollo renovable para que sea compatible con la conservación de la biodiversidad y de los espacios de valor ecológico de nuestro país y crear un comité experto sólido para que, desde la ciencia, se orienten las nuevas metas de disminución de emisiones.

La directora ejecutiva de SEO/BirdLife, Asunción Ruiz, ha indicado que la norma "va a permitir que España no sea el desierto de Europa" y "marcará el inicio del camino".

Desde Greenpeace han insistido en que la ley "nace mucho más débil de lo que sería necesario para afrontar la crisis climática que enfrenta el mundo" y la han considerado "poco ambiciosa para afrontar esta emergencia e insuficiente para cumplir el Acuerdo de París".

El texto aprobado, según la organización ecologista, constituye "un punto de partida que tendrá que reforzarse para afrontar con éxito el cambio climático en uno de los países de Europa más vulnerable a sus graves impactos", pues solo aumentando sus objetivos de reducción de emisiones podrá servir para luchar de forma decidida contra la crisis climática".

Amigos de la Tierra ha manifestado que "no puede evitar celebrar la aprobación de una ley de estas características", aunque "considera que el Gobierno está perdiendo una oportunidad para enfrentarse a la emergencia climática con un texto excesivamente flojo".

Por su parte, Ecologistas en Acción (EA) ha reclamado "una ley a la altura de la emergencia ecológica", pues "hace más de dos años que se inició la tramitación del anteproyecto" y durante todo este tiempo "las consecuencias de la crisis climática avanzan".

Para EA resulta "necesario" aprobar una ley para abordar "con urgencia" la emergencia climática, pero "los contenidos con que se presenta llegan con más de una década de retraso".

"Existen avances como la prohibición de la minería de uranio, de las prospecciones de combustibles fósiles o el cálculo de la huella de carbono en el sector financiero, así como la incorporación de un objetivo cien por cien renovable, aunque sólo para el sistema eléctrico y demasiado lejano", señala.

Desde esta formación ecologista apuntan que "la falta de concreción de algunas de las propuestas, el dejar a normativas posteriores objetivos fundamentales o la falta de una apuesta clara por impulsar mecanismos de participación ciudadana ponen en riesgo los tímidos avances que se den en los próximos años".

OceanCare, organización internacional para la protección del medio marino, ha valorado de forma "muy positiva" que la ley prohíba la búsqueda de nuevos recursos de hidrocarburos en todo el territorio español: terrestre y marítimo, incluyendo "el mar territorial, la zona económica exclusiva y la plataforma continental".

Más noticias