Público
Público
Únete a nosotros

Los padres del niño con difteria, "destrozados", se sienten engañados por los antivacunas

El menor sigue "estable dentro de la gravedad". Los médicos del Hospital Vall d'Hebron están utilizando antitoxinas procedentes de Rusia

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 3

El secretario de Salud Pública, Antoni Mateu.- EUROPA PRESS

BARCELONA.- Los padres del niño de seis años de Olot (Girona) con difteria que está ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona están "destrozados y se sienten engañados" por los grupos antivacunas, que les convencieron para no inmunizar a su hijo.

Lo ha explicado este viernes en una atención a los medios el secretario de Salud Pública, Antoni Mateu, que ha destacado que conoció a los padres la mañana de este jueves en el Vall d'Hebron, donde se desplazó con el conseller de Salud de la Generalitat, Boi Ruiz.

"Son encantadores y tienen un profundo sentimiento de culpabilidad que les intentamos quitar", ha destacado Mateu, que ha añadido que Salud no se ha planteado en ningún momento responsabilizarles de los gastos del tratamiento ni del dispositivo de búsqueda del origen del contagio.

 

"Estable dentro de la gravedad"

El niño sigue "estable dentro de la gravedad", sin que haya habido cambios sustanciales en las últimas horas, ha informado hoy a Efe una portavoz del centro sanitario.

Los médicos del Hospital Vall d'Hebron están utilizando antitoxinas procedentes de Rusia

Los médicos del Hospital Vall d'Hebron están utilizando antitoxinas procedentes de Rusia para atender al niño enfermo de difteria.

La Sociedad Española de Epidemiología calificó ayer de "desacertada" la decisión de los padres del niño por no haberlo vacunado contra la enfermedad, y defendió que la vacunación es "un bien" no solo para la persona que la recibe sino para toda la comunidad.

Por su parte, el conseller de Salud de la Generalitat, Boi Ruiz, se mostró a favor de "una vacunación responsable y obligatoria" para "proteger a terceros" ante el caso de difteria que mantiene grave al niño de Olot.

Más noticias en Política y Sociedad