Público
Público

La pena media por violencia machista en 2015 es de veinte años de prisión

Los datos del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial revelan un "notable descenso" de la edad media de las mujeres asesinadas a manos de sus parejas en relación con 2014.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Varias personas de la Asociación Ve-la Luz se concentran en la Plaza de las Cortes, en las inmediaciones del Congreso de los Diputados, donde comparecía su presidenta, Gloria Vázquez, ante la Subcomisión para el Pacto de Estado en materia de Violencia de Género. EFE/Javier Lizón

Las penas impuestas a los asesinos de violencia machista aumentaron en 2015 hasta los 20 años de cárcel de media, dos más que el año anterior, según datos del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial.

El grupo de expertos del observatorio subraya el "reducido porcentaje" (apenas un 3 %) de denuncias previas en los crímenes de género analizados, lo que evidencia el "ocultamiento" por parte de las víctimas del maltrato antes del crimen y "la creencia o confianza de que acabarán cesando".

En 2015 aumentó también la proporción de crímenes en situaciones en las que se mantenía la relación de afectividad o convivencia de la pareja, hasta el 76 % de los casos.

El informe del observatorio, publicado este viernes, destaca la "reducida o nula afectación de alteraciones psíquicas y de consumo de alcohol en los autores de crímenes de violencia de género".

El informe ha analizado 38 resoluciones de violencia de género, de las que 36 resultaron condenatorias, 29 por asesinato y 7 por homicidio, con el resultado de 39 mujeres fallecidas.

Los condenados por esos delitos fueron 25 españoles y 13 extranjeros, que tenían una edad media de 42,5 años. Su víctimas fueron 28 mujeres españolas y 11 extranjeras.

Los datos demuestran un "notable descenso" de la edad media de las mujeres asesinadas en relación con 2014, en torno a los 32 años, que es la media más baja hasta ahora, ya que dos de las víctimas eran adolescentes.

Un 73% de las víctimas tenían hijos y de los 37 menores que se recogen en las sentencias analizadas, 23 eran menores de edad y diez de ellos eran menores de los 10 años. En cuatro casos los menores fueron testigos del asesinato de su madre. 

El estudio también incluye ocho sentencias sobre menores muertos a manos de sus progenitores, en concreto nueve, ya que dos fallecieron en el mismo crimen. Dos de las sentencias calificaron los hechos como homicidios imprudentes, y las seis restantes los consideraron como asesinato. Ninguno de los menores superaba los 11 años.

Dos de las sentencias calificaron los hechos como homicidios imprudentes, y las seis restantes los consideraron como asesinato.

Dos de estos seis últimos se atribuyeron a una mujer; tres, a hombres; y en un caso se consideró responsables criminalmente a los dos miembros de la pareja.

Además, os expertos piden mejorar la información a las víctimas acerca de los cauces para denunciar y los instrumentos y herramientas legales para su protección, y por otra parte, reclaman mejorar los canales de detección de situaciones de riesgo.

Los expertos también demandan la "supresión" en los casos de violencia machista del atenuante previsto en el artículo 21 del Código Penal por entrega la voluntaria del presunto autor del crimen a las fuerzas policiales.

En lo que va de 2017, 18 mujeres han muerto (un caso está aún en investigación) a manos de sus parejas o exparejas, así como tres menores de edad.

Por otra parte, el estudio ha analizado nueve condenas por muertes de violencia doméstica, todas ellas condenatorias: seis por asesinato y tres por homicidio.

Más noticias en Política y Sociedad