Público
Público

Piden que el matadero de Binéfar aclare si echó de casa a trabajadores enfermos durante la pandemia

Es importante conocer lo ocurrido para determinar los efectos que una decisión así pudiera haber tenido en las cadenas de contagio que se originaron en los mataderos.

Aglomeraciones a la entrada del turno nocturno de entrada en el matadero de Litera Meat, en Binéfar.  FOTO CEDIDA POR CNT
Aglomeraciones a la entrada del turno nocturno de entrada en el matadero de Litera Meat, en Binéfar. FOTO CEDIDA POR CNT

ferran barber

La concejal del Partido Popular, Pilar Bernad, ha solicitado que se esclarezca si el matadero local propiedad de Litera Meat también echó de casa en plena pandemia a los trabajadores, en su mayoría extranjeros, a los que supuestamente despidió. A su juicio, es importante conocer lo ocurrido para determinar los efectos que una decisión así pudiera haber tenido en las cadenas de contagio que se originaron en los mataderos.

Las comarcas de la zona oriental de Aragón retornaron a la fase 2 hace varias semanas debido a la reaparición de la enfermedad, mientras que el perímetro de Lleida y su comarca fue confinado la pasada semana para tratar de atajar la expansión del virus.

A principios de la cuarentena, en el citado matadero propiedad del Grupo Pini se confirmó la existencia de 250 casos de contagio, y otros dos centenares más en el de Fribin. Durante varias semanas, medios de comunicación españoles y del resto del mundo se hicieron eco de las condiciones de trabajo en las instalaciones de los italianos, mientras las fotos de los hacinamientos en los vestuarios, los comedores o incluso en las colas generadas para practicar los test incendiaban las redes.

Tanto Comisiones Obreras como la CNT coincidieron en denunciar a la compañía de los Pini por el incumplimiento del protocolo de protección de la plantilla. Entre otras cosas, la organización anarcosindical acusó a los italianos de despedir a varios trabajadores enfermos. Algunos de ellos fueron readmitidos posteriormente, cuando se destapó el escándalo y cuando se incrementaron las necesidades de personal para mantener la cadena, debido a las bajas por enfermedad.

Lo que Bernad desea que se aclare es si a algunos de esos trabajadores despedidos se les echó también de las viviendas que Litera Meat les proporcionaba, a menudo con la intermediación de una inmobiliaria gestionada por la ex responsable de la Agrupación local del PSOE, Rosa Altabás. Los lombardos recurrieron a sus servicios para conseguir viejos inmuebles y alojar de ese modo a la plantilla, dado que ni en Binéfar ni en el resto de la Litera había pisos en alquiler.

"Lo que nos ha llegado es que quien enfermaba no solo era despedido. También les sacaban de los pisos de los que Litera Meat es arrendatario. Tengo un cliente de mi despacho [Bernad es abogada] al que despidieron de Litera Meat el pasado lunes junto a otras veinte personas más y cuando llegó a su piso, ya le habían puesto un candado en su habitación. Esa es la práctica habitual: quien pierde el trabajo, pierde también el piso. Es importante saber si esto ocurrió también durante la pandemia".

En el mismo sentido, la CNT señaló en su día que existen datos que respaldan la idea de que la empresa invita a los trabajadores que despide de forma simultanea a abandonar las viviendas que les proporciona en Binéfar o en las localidades próximas, a cambio de una renta o de un descuento en el sueldo. Este extremo ha sido dado a conocer, según el sindicato, por varios de los empleados afectados, lo que podía explicar, en el supuesto de que eso hubiera ocurrido durante la pandemia, por qué muchos de ellos ocultaban los síntomas, en los casos más leves, o simplemente, se abstenían de acudir al médico. No solo era el trabajo lo que estaba en juego; también su techo.

Fuentes sindicales han señalado igualmente a este diario que varios trabajadores han recibido burofax de Litera Meat en los que se les solicitaba que dejasen la vivienda que les habían proporcionado. Información acerca de estos incidentes forma parte de uno de los expedientes remitido al Juzgado de Monzón, en una de las denuncias sindicales contra la empresa de los italianos admitida a trámite. Esas mismas fuentes han señalado que han vuelto a practicarse test dentro de Litera Meat, con fines preventivos, entre la gente que comparte línea de trabajo con los empleados afectados por el virus.

Más noticias de Política y Sociedad