Público
Público

Pilar Jurado Pilar Jurado, presidenta de la SGAE: "Estamos en un momento crítico"

En dos semanas la institución decidirá si se aprueban, o no, sus estatutos. "De no salir adelante, los autores perderían su "empoderamiento", ha señalado la presidenta.

Publicidad
Media: 2
Votos: 1

La presidenta de la SGAE, Pilar Jurado./ EFE

"Es verdad que estamos en un momento complejo, pero en el que por primera vez parece que hay rayitos de luz", asegura la presidenta de la SGAE, Pilar Jurado, a falta de dos semanas para que la institución viva un momento "trascendental": la aprobación, o no, de sus estatutos. Así lo considera Jurado en una entrevista con Efe, en la que la cantante lírica también califica de "positiva" la expulsión temporal de la Confederación Internacional de Sociedades de Autores y Compositores (Cisac) y pide "responsabilidad" a los socios de cara a la próxima asamblea general, porque, de no salir adelante los nuevos estatutos, los autores perderían su "empoderamiento".

¿Qué sería de España sin la SGAE?

Más allá de qué sería España sin la SGAE es qué sería la cultura en español sin SGAE, porque va mucho más allá de nuestro país, es realmente el colectivo de autores que decidió pelear por sus derechos y que hace 120 años decidieron crear una entidad que les proteja frente a los editores. El mundo ha cambiado y ahora los editores controlan prácticamente todas las entidades de gestión en el mundo, pero SGAE sigue siendo la entidad regida y gobernada por los autores. Todo esto es la parte filosófica, pero la parte crematística es que los creadores son una parte importante de la economía, la cultura es una parte importante para España.

Estamos hablando de recaudaciones muy grandes, cuyo impacto en la fiscalidad de un país es fundamental; si hacemos que esta entidad no funcione y las cosas no vayan bien, o aprovechamos para decir que nuestro repertorio vaya a otras entidades de otros países lo que estaríamos haciendo es dar toda nuestra recaudación a otros países.

¿Cómo definiría el momento que vive la SGAE con la expulsión temporal de la Cisac y a la espera de que la Audiencia Nacional decida si autoriza al Ministerio de Cultura su intervención parcial?

Es verdad que estamos en un momento complejo, pero en el que por primera vez parece que hay rayitos de luz. La expulsión de la Cisac no ha sido la que iba a ser hace tres meses, ha sido una expulsión temporal con muchísimas prevenciones, con la capacidad de revertirla cuando se aprueben los estatutos y empecemos a caminar en este nuevo orden. Es un aviso muy importante para que todo el mundo se alinee y haga lo que tiene que hacer, que es sacar adelante esos estatutos que son fundamentales (con ellos la SGAE se adapta al Texto Refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, por el que se incorporan al ordenamiento jurídico español dos directivas europeas).

¿Hace usted una lectura positiva de esta expulsión temporal de la Cisac?

Es que lo fue. Fue la primera vez que deciden hacer algo que se sale incluso de sus propias pautas.

¿Y había que llegar a ese punto?

No soy la responsable, por desgracia me he encontrado esta entidad en un momento increíble. Supongo que son estos acantilados de cristal que nos ponen a las mujeres para que nos tiremos al precipicio, yo estaba realmente en el borde del precipicio. ¿Cómo no voy a estar contenta si lo que he conseguido en apenas dos meses es que esta gente crea en esta nueva presidencia y que ha habido unos avances importantes como para flexibilizar por primera vez en la historia una expulsión temporal?

¿Contenta también con las actuaciones del Ministerio de Cultura?

El Ministerio de Cultura ha tomado una serie de decisiones llevado por las reacciones de una presidencia que no era la mía. Creo que cada vez estamos más cerca de cumplir todos los requerimientos que nos hacía el ministerio y es obvio que hay un foco muy importante puesto en el 24 de junio (fecha en la celebrarán su asamblea general) y en la aprobación de estos estatutos.

"¿Cómo no voy a estar contenta si lo que he conseguido en apenas dos meses es que esta gente crea en esta nueva presidencia?"

Lo que se nos está achacando es que durante estos años no ha habido una gobernabilidad clara, que no se han dado los pasos que se tenían que dar o que no se ha ido lo suficiente deprisa para hacer las reformas. Ahora hemos estado en plan supersónico (...) y de la decisión de los socios dependerá el futuro de esta entidad.

¿Qué pasaría si no se aprueban los nuevos estatutos?

Sería la última vez que los autores realmente han sido los dueños de esta casa y seguramente el modelo de gestión que se llevase adelante cambiaría muchísimo y perderíamos algo único, que es algo por lo que me encantaría pelear: el empoderamiento del autor.

¿Qué les diría a los autores del Colegio Audiovisual y de Gran Derecho que piden la segregación de la SGAE?

Pediría un poco de responsabilidad, los intereses personales no pueden estar por encima de los intereses de una entidad como SGAE, y por desgracia siempre digo que por encima de mí está el bien de esta entidad.

"Los intereses personales no pueden estar por encima de los intereses de una entidad como SGAE"

 Creo que todos deberían decir lo mismo porque estamos en un momento crítico en el que es fundamental que todo el mundo se una y entienda que los autores tenemos que salvar a nuestra entidad con responsabilidad en la próxima asamblea general votando sí a los estatutos y a todas las cuentas, con el fin de que esta entidad por fin empiece a caminar como procede.

¿Cree que ese mensaje ha calado entre los socios de la SGAE?

Estamos haciendo que llegue. En este momento no hay que ir a votar ni por mí, ni por una junta directiva, ni por un determinado sector. Hay que ir a votar sí a SGAE y sí a su futuro. Jamás nos hemos encontrado en un momento tan trascendental como este.

¿Estará habilitado el voto electrónico en la próxima asamblea general (es uno de los puntos que exige el ministerio en su apercibimiento del 27 de septiembre de 2018)?

Sí, por supuesto.

¿Dimitiría si los socios no apoyan esta reforma estatutaria?

No puedo decir lo que puede ocurrir mañana, pero lo que sí puedo decir es que soy una persona muy luchadora y, cuando decido pelear por algo en lo que creo, peleo hasta las últimas consecuencias.

Más noticias en Política y Sociedad