Público
Público

Dunkerque La policía francesa desaloja un campamento de inmigrantes en Dunkerque

Según la prensa local, alrededor de 350 personas llevaban meses instalados en las inmediaciones del puerto, desde donde intentan llegar a Reino Unido a través del Canal de La Mancha

Gendarmes franceses llevan hasta unas furgonetas a los inmigrantes del campamento desalojado cerca del puerto de Dunkerque, en Francia.- AFP

efe

Las fuerzas del orden francesas han desalojado este martes un campamento de inmigrantes que se había formado en los últimos meses en las proximidades del puerto francés de Dunkerque, desde donde intentan atravesar clandestinamente el Canal de la Mancha para llegar al Reino Unido.

Una portavoz de la prefectura (delegación del Gobierno) ha explicado que se trataba de una operación para "poner a resguardo" a los inmigrantes, y avanzó que durante el día se darían más detalles en forma de comunicado.

Según el diario local La Voix du Nord, en el lugar han estado viviendo unas 350 personas, desde que se formó el campamento de Puythouck en las proximidades de la autopista A16 -en el municipio de Grande Synthe-, después de que en abril se incendiara otro cercano situado en La Linière.

En su página web, este diario precisó que los inmigrantes estaban siendo conducidos durante la mañana a centros de acogida en autobuses.

El pasado lunes, en Norrent Fontes, a una veintena de kilómetros al sur, los gendarmes habían evacuado otro campamento de inmigrantes, en el que había 85 personas, de acuerdo con La Voix du Nord, que fue totalmente destruido para evitar su reinstalación.

El ministro francés de Interior, Gérard Collomb, recibió el lunes al alcalde de Grande Synthe, Damien Careme, para hablar de la situación de los inmigrantes en su municipio y, en un comunicado de su departamento, hizo notar su preocupación por la presencia de "campamentos salvajes".

Collomb subrayó que hay alternativas de alojamiento y subrayó su "oposición" a que se reabra un campamento en la localidad ya que alentaría a los inmigrantes para ir al Reino Unido, "empujados por los traficantes, a los que hay que combatir con la mayor firmeza".

El Gobierno francés lleva a cabo una política de desmantelamiento de los diferentes puntos en los que se instalan los inmigrantes para intentar cruzar a través del Canal de la Mancha desde la costa norte del país.

El más significativo fue en octubre de 2016 el de lo que se conocía como "la jungla" de Calais, donde se llegaron a concentrar entre 7.000 y 10.000 personas.