Público
Público

Rescatada una mujer tras vivir 72 años explotada por una familia, el caso más prolongado de esclavitud en Brasil

La mujer trabajaba como criada sin percibir un salario ni poder disfrutar de vacaciones.

14/05/2022 Una persona se manifiesta contra el hambre que sufren las personas negras en el día en que se conmemora la abolición de la esclavitud, en Sao Paulo (Brasil)
Una persona se manifiesta contra el hambre que sufren las personas negras en el día en que se conmemora la abolición de la esclavitud, en Sao Paulo (Brasil). Suamy Beydoun / Reuters

72 años. Ese es el tiempo que una mujer negra de 86 años fue explotada por una familia apellidada Mattos Maia en Brasil, en el caso más prolongado de esclavitud descubierto en el país.  Su nombre no ha sido divulgado por las autoridades, según explica El País

Desde que comenzó su adolescencia y durante 72 años trabajó como criada sin percibir un salario ni poder disfrutar de vacaciones. Sus explotadores alegaron que no existía delito, puesto que ella es una más de la familia. Sin embargo, el inspector encargado de su caso, Alexandre Lyra, lo ha rebatido con contundencia en declaraciones ofrecidas al medio G1: "Esta señora, de la que los empleadores dicen que es de la familia, aunque no lo es, se comporta de manera absolutamente sumisa. El empleador habla por ella. Cualquier respuesta que le pidamos a ella, es el empleador quien responde. Ella no custodia sus propios documentos. Los tiene el empleador".

Este viernes, día en que se conmemora el 134 aniversario desde que la princesa Isabel firmó la abolición de la esclavitud, fue dada a conocer su historia. La mujer nació en una finca de la familia, donde trabajaban sus padres, y ya siendo adolescente la enviaron a casa de los patrones a servir. Tiempo después, se desplazaron desde allí a Río de Janeiro.

La mujer fue rescatada hace tan solo dos meses de dicha vivienda en la capital. Dormía en un sofá a las puertas de la habitación de la señora de la casa, a que debía cuidar. Tras recibir una denuncia anónima, la Auditoría Fiscal del Trabajo pudo localizarla. Ahora, se encuentra en un asilo comendado por los servicios sociales.

Más noticias