Público
Público

Sistema Nacional de Salud La pandemia dispara las agresiones al personal de Sanidad por la falta de recursos materiales y humanos

Cada tres días se produce una agresión a sanitarios, según datos aportados por el sindicato CSIF.

Participantes tras una pancarta en la manifestación de la Marea blanca en defensa de la sanidad pública que tiene lugar este domingo en Madrid, entre Neptuno y la plaza de Colón.
Participantes tras una pancarta en la manifestación de la Marea blanca en defensa de la sanidad pública. EFE/ Chema Moya

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) presenta con motivo del Día Europeo contra las Agresiones en el Ámbito Sanitario, un balance sobre el impacto de la pandemia en este ámbito en los centros de atención primaria y urgencias hospitalarias de España. Los datos recabados ponen de relieve que las agresiones se han disparado en el último año, hasta un 32%. El sindicato ha lanzado un campaña con el hastag #StopAgresiones para visibilizar la situación que padecen los sanitarios.

En rueda de prensa, Fernando Hontangas, presidente de Sanidad del CSIF, ha señalado que cada tres días se produce a los profesionales del Sistema Nacional de Salud. "Se ha disparado la conflictividad por el deterioro en el sistema sanitario y un déficit de recursos que los ciudadanos están pagando con nosotros", ha señalado Hontangas.

"De los aplausos hemos pasado a la impaciencia y la agresividad contra los sanitarios", afirma Hontangas, quien reclama, en nombre del sindicato un aumento sustancial de la plantilla en 280.000 profesionales, además de eliminar la tasa de sustitución y una legislación disuasoria para con estas agresiones porque "hoy en día una agresión cuesta muy poco (...) unos 80 euros", señala. 

"De los aplausos hemos pasado a la  la agresividad contra los sanitarios", afirma Hontangas

Dado que se ha impuesto la atención telefónica por el covid, Hontangas ha confirmado cómo están variando el tipo de agresiones, "que nosotros llamamos teleagresiones", afirma. "Invitamos al personal sanitario a que notifiquen también este tipo de agresiones", denuncia. 

Miguel Ángel González, médico de urgencias en Castilla-La Mancha, ha contado su testimonio personal como víctima de una agresión. González dice creer que las frustraciones de los pacientes son fruto de "un retraso en las citaciones que genera un descontento que no puede resolver el profesional, sino que le viene añadido por la tardanza en las pruebas", confirma.

"Yo he tenido dos agresiones muy graves", una de ellas por un paciente que simulaba tener una enfermedad muy grave y que, tras las pruebas "se demostró que no, pero este es un caso extremo", dice González. "Las agresiones diarias que tenemos son por la tardanza en las pruebas", señala, "y no tenemos por qué aguantarlas", denuncia. 

 

Más noticias de Política y Sociedad