Público
Público

Tres jóvenes torturan a un hombre y lo retransmiten en un directo de Instagram

Los agresores, dos de ellos menores de edad, han pasado a disposición judicial en el Palacio de Justicia de Vinaròs (Castellón), acusados de un intento de asesinato y detención ilegal.

Un agente de la Policía Nacional en una foto de archivo. / EUROPA PRESS
Un agente de la Policía Nacional en una foto de archivo. / EUROPA PRESS.

público

Tres jóvenes, dos de ellos menores de edad, han sido detenidos este martes en Benicarló (Castellón) por raptar, maniatar y torturar a un hombre de 30 años de edad y retransmitir todo lo que ocurría en directo a través de la red social de Instagram, según ha informado El Periódico Mediterráneo. Los agresores de 16, 17 y 18 años retuvieron durante horas al hombre y lo agredieron con una llave inglesa y una batidora industrial mientras compartían con sus seguidores el sufrimiento de la víctima, la cual se encuentra ingresada en el Hospital General de Castellón en estado muy grave. 

El suceso ocurrió en un domicilio okupado de Benicarló desde la madrugada del pasado domingo 20 de diciembre hasta las 16.00 horas. Según las primeras investigaciones, la víctima y los agresores se conocían y todo apunta a que vivían juntos en el mismo inmueble. Además, se baraja la posibilidad de que el motivo de la agresión fuera que los jóvenes, presuntamente, querían obtener dinero.

Los detenidos, que han pasado a disposición judicial en el Palacio de Justicia de Vinaròs, han sido acusados de intento de asesinato y detención ilegal. Por su parte, la víctima se encuentra ingresada en estado muy grave con traumatismos craneoencefálicos severos, y con varias costillas y vértebras rotas. Además, según ha informado el periódico, las graves lesiones que tiene en un brazo podrían hacerle perder una mano. 

Sorprendidos in fraganti

La Policía fue avisada por una persona que se percató del directo que compartían los agresores a través de Instagram. El vídeo, que está en poder de la autoridad judicial, muestra a los jóvenes consumiendo algún tipo de droga y amenazando de muerte al secuestrado, a quien acusan de haber cometido supuestamente un delito grave, una información de la que los investigadores aún no tienen pruebas.

El testigo de la agresión grabó las torturas a las cuales le estaban sometiendo los jóvenes y llevó el vídeo a comisaría. Una vez estuvieron en disposición policial, los agentes buscaron el inmueble en la capital del Baix Maestrat hasta localizarla a las 16.00 horas del mismo día donde finalmente sorprendieron in fraganti a los agresores con la víctima gravemente herida.

Más noticias de Política y Sociedad