Público
Público

Vacaciones de verano Los españoles gastarán este verano 714 euros por persona, un 0,7% menos que en 2018

La mitad de los turistas cuenta con un presupuesto inferior a 1.000 euros, mientras que sólo el 8% supera los 2.000 euros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Playa de la Misericordia, en Málaga. / EFE

El gasto medio por persona de los españoles previsto para este verano baja ligeramente, un 0,7%, respecto al del año pasado, hasta 714 euros, frente a los 719 euros del período estival del ejercicio anterior, según el informe de temporada del Observatorio Nacional del Turismo Emisor, ObservaTUR.

Los viajeros que cuentan con un presupuesto global inferior a los 1.000 euros representan casi la mitad (un 49%) y, en el otro extremo, los que superarán los 2.000 euros no alcanzan el 10% (en concreto suponen sólo el 8 %).

Los ahorros, el salario y la paga extra son las tres grandes fuentes de financiación y sólo un 8% utiliza algún tipo de préstamos para cubrir los gastos del viaje, de acuerdo con el estudio promovido por Amadeus, AON, Beroni, Carrefour Viajes, Confebus, Iberia, Movelia, ReiniziaT, Renfe-SNCF y la Asociación Nacional de Agencias de Viaje (UNAV).

Del informe, presentado este viernes, se desprende que la incertidumbre económica se mantiene como la amenaza más clara, seguida por la subida de los precios, la indefinición política y la percepción de la masificación turística.

Ya se han realizado, de media, el 38% de las reservas para este verano, según las agencias, que apuntan a que las previsiones han empeorado levemente, aunque se mantiene el balance positivo (más numerosos los optimistas que los pesimistas) en todos los viajes, excepto en los de mayor duración.

La mayoría de los viajeros (un 56%) disfrutará de una estancia vacacional de más de 8 días y un 17% superará los 15 días. Agosto continúa siendo el mes por excelencia de las vacaciones de verano, al ser elegido por el 39% de los encestados, seguido de julio (un 24%) y septiembre (un 17%).

Hay perspectivas de crecimiento tanto en los destinos nacionales, como en los internacionales, "aunque esa visión es algo menor que la que mostraban en el verano de 2018".

Los vaticinios más favorables respecto a los destinos nacionales se focalizan en los de playa, aunque las expectativas descienden en comparación con 2018, tanto las que se refieren a playas peninsulares como a islas, al tiempo que se mantiene el ligero optimismo del verano anterior sobre los parques temáticos y los circuitos nacionales.

Tras los viajes de playa se sitúan, en el segundo lugar, los culturales, con un 26%, y, en el tercero, los de relax, con un 15%.

Suben los viajes al extranjero

Respecto a 2018, los viajes al extranjero han experimentado "un notable incremento", dado que mientras en el verano pasado el 36% había decidido algún destino internacional, esta proporción asciende al 46% este año.

Entre los que ya han tomado la decisión del modelo de alojamiento, el hotel se sitúa a la cabeza, al ser elegido por un 41% de quienes podrán disfrutar de vacaciones. Le sigue el alojamiento propiedad del viajero o de alguna persona del grupo con el que viaja, con un 22%, y el apartamento turístico, con un 19%.

El mapa de la distribución de los distintos tipos de alojamientos varía si se tiene en cuenta, además de los que ya lo tienen decidido, aquellos otros que evalúan la probabilidad de usar uno u otro.

En este sentido, una de las principales variaciones es el incremento sustancial del apartamento turístico, situándose por encima del alojamiento propio y acortando la distancia con el hotel.

En cuanto al transporte, prácticamente la mitad de los que han tomado una decisión al respecto opta por el vehículo particular (un 51%), en tanto que el avión ocupa el segundo lugar (un 39%).

Más noticias en Política y Sociedad