Público
Público

Valla de Melilla Así es la nueva valla de hasta diez metros de altura que Interior construye en Melilla

Las criticadas concertinas son sustituidas en algunos tramos por una estructura que tiene más forma de muro que de valla, más alta que las anteriores y coronadas con un rodillo metálico o un "peine invertido".

Construcción de la nueva valla de Melilla. JAIRO VARGAS
Construcción de la nueva valla de Melilla. JAIRO VARGAS

JAIRO VARGAS

Hasta diez metros de altura y con clara apariencia de muro. Así es en algunos tramos la nueva valla que el Ministerio del Interior está construyendo en el perímetro fronterizo que separa Melilla de Marruecos, una de las primeras medidas anunciadas por Fernando Grande Marlaska como ministro y que también se aplica en la valla de Ceuta.

El nuevo vallado elimina las peligrosas concertinas, que son sustituidas por elementos menos lesivos para las personas migrantes que intentan saltarlo para llegar a España, anunció Interior. También sustituirá la llamada sirga tridimensional, unos cables de acero entrecruzados entre la doble valla de unos seis metros de alto que ahora se retira.

Según ha podido comprobar Público, algunos tramos del nuevo dispositivo instalado en Melilla, en la zona del paso fronterizo de Beni Enzar hasta el dique sur, aumentan un 30% la altura de la anterior y están coronados por una especie de rodillo metálico que dificulta el cruce. La base de la valla se compone de grandes y anchos barrotes que complican su escalada, seguida de otro tramo liso, directamente un muro de metal que se transforma en una fina malla de metálica hasta el cilindro pulido de la cumbre.

Este es el nuevo diseño para los puntos más sensibles de la frontera, donde son más habituales los intentos de salto de las personas migrantes, según explicó Marlaska en su día. En el resto del perímetro, la valla se refuerza y acaba en una especie de peine invertido, unos cilindros curvados hacia abajo.

Estaba previsto que la instalación terminara este octubre, aunque la pandemia ha retrasado unas obras anunciadas en 2018 por un importe de 9,5 millones de euros para Melilla y unos 8,3 en Ceuta, según los datos que facilitó el ministerio. Se trata, según ha insistido el ministro en varias ocasiones, de impedir que se trepe para reducir el riesgo de caídas y otras lesiones utilizando los medios "más seguros y menos cruentos" para las personas migrantes.

Construcción de la nueva valla de Melilla. JAIRO VARGAS

Por su parte, los eurodiputados de Izquierda Unida Sira Rego y Manuel Pineda han visitado la ciudad autónoma este miércoles y también han comprobado el avance de las obras. "Cualquier persona que tenga un mínimo de sensibilidad solo se puede sentir conmocionado al ver la valla", ha asegurado Rego, que subraya el nuevo peligro de esta estructura antimigrantes. "Las personas migrantes dejarán de rasgarse y mutilarse al saltar, pero corren el peligro de caer al suelo desde una altura de diez metros. No compartimos el modelo de levantar muros y vallas", ha afirmado la eurodiputada.

Más noticias de Política y Sociedad