Público
Público

El Xacobeo 2021, en suspense y con el sector de la hostelería en guerra por las restricciones

Feijóo presentó en junio un plan de reactivación económica basado en explotar el Xacobeo y recuperar a través del turismo y cultura las pérdidas del 2020. El Año Santo está supeditado a la pandemia y nada más empezar Galicia ya ha llegado a su récord de contagios.

La Puerta Santa de la Catedral de Santiago, vacía.
La Puerta Santa de la Catedral de Santiago, vacía. Alba Tomé

La relajación de las medidas para "salvar la Navidad" ha traído los números de contagios más altos de toda la pandemia en Galicia que se sitúa ya en riesgo medio-alto y extremo (47% de la comunidad) con récords de contagios. El plan de reactivación de la Xunta se nutre del Xacobeo 2021 para la recuperación del turismo y cultura los próximos años, pero se desconoce con exactitud cómo se desarrollará por la tercera ola que golpea a la comunidad.

Han pasado 11 años desde el último Año Santo y la pandemia ha frustrado los planes del Gobierno de Alberto Núñez Feijóo. De momento, la Santa Sede comunicó el 31 de diciembre que la celebración se extenderá hasta el 2022, después de las múltiples peticiones que llegaron tanto de sectores políticos como empresariales. Feijóo, temiendo perder la masa turística que mueve cada Año Santo, se lo demandó expresamente a Felipe VI para que los peregrinos puedan visitar la capital gallega adaptándose a las condiciones que exige la situación epidemiológica, de lo contrario, los devotos tendrán que esperar seis años hasta que la festividad de Santiago Apóstol, el 25 de julio, vuelva a coincidir en domingo. Este aplazo del jubileo sólo ha ocurrido dos veces en la historia, la última coincidió con la Guerra Civil Española, y el Vaticano permitió abrir la Puerta Santa de Santiago a lo largo de dos años para conceder indulgencia plenaria a todos los que visiten la catedral.

El miedo de la Xunta fue más allá y por ello anunció la tramitación de un seguro sanitario para turistas y peregrinos para promocionar Galicia como un destino seguro, y el Gobierno gallego destinará para ello una cantidad de 1,2 millones de euros. De esta manera, en el caso de que los visitantes se contagien de coronavirus y se alojen en un establecimiento hotelero de la comunidad, la Xunta le cubrirá los gastos médicos, quirúrgicos, farmacéuticos y de hospitalización, con bonos que van de los 500 euros hasta un máximo de 15.000, tanto para turistas del Estado como internacionales.

Impacto económico y presupuesto

El Gobierno autonómico esperaba este Xacobeo 2021 un impacto de más de 600 millones de euros en los cuatro ejercicios económicos siguientes, crear 11.500 puestos de trabajo a tiempo completo en 4 años, un impulso adicional del 0,9 acumulado de PIB y más de medio millón de peregrinos con motivo del Año Santo (en 2019 llegaron a 327.342, 56% población extranjera).

La volatilidad del contexto actual impide conocer el impacto real que tendrá el coronavirus en el Xacobeo, y el abanico es tan amplio que el propio documento del plan de reactivación de los sectores turístico y cultural del Ejecutivo autonómico contempla dos posibles escenarios, uno positivo y otro negativo. En cualquiera de ellos se pierden miles de empleos. Por ejemplo, en el sector cultural se estiman unas pérdidas de 100 y 120 millones de euros y unos 11.000 profesionales en el peor de los casos, debido al parón por los confinamientos y por la imposibilidad de realizar espectáculos grandes, como es el caso de las orquestas gallegas, que suman un año sin trabajar.

La Xunta desembolsará para este Xacobeo 77,79 millones de euros, 18,72% más que el último en 2010. El Gobierno de Feijóo, que ya permitió la peregrinación a Santiago de Compostela en verano, aunque los municipios colindantes estuviesen cerrados perimetralmente, vende a Galicia en momentos de pandemia como territorio seguro ante el covid-19 al no ser un territorio masificado y al contar con "grandes recursos al aire libre". Feijóo huyó de este discurso y no lo reconoció tan abiertamente a lo largo de toda la pandemia para explicar la diferencia de incidencia del virus en Galicia en comparación con el resto del Estado, y por el contrario, achacó los datos a su buena gestión.

En este plan de reactivación de los sectores culturales y turísticos (que cuesta a la Xunta 28,8 millones de euros), la Consellería de Cultura, dirigida por Román Rodríguez, incluye al Xacobeo como un "catalizador de oportunidades para una recuperación transversal". De momento, se desconoce el programa detallado de las actividades previstas para los próximos meses. A rasgos generales se promoverá la descentralización del Camino, aunque el punto final sea la ciudad de Santiago, y Cultura potenciará la actividad de los municipios que componen la ruta (más de un tercio de los ayuntamientos de la comunidad). De momento, 60 municipios de Galicia están cerrados perimetralmente, entre ellos, Santiago de Compostela.

La hostelería en guerra

El sector hostelero ya ha protagonizado varias protestas en contra de las medidas de la Xunta de Galicia. Feijóo anunció después de las fiestas navideñas y de haber reconocido en Cadena Ser que "hubiera sido mejor no hacer ninguna aproximación familiar", una serie de nuevas restricciones para encarar y frenar la tercera ola en Galicia.

Los bares, cafeterías y restaurantes cerrarán en toda la comunidad a las 18.00 horas y aquellos establecimientos de municipios con el nivel alto (incidencia acumulada de más de 250 contagios para cada 100.000 habitantes), como Santiago, sólo podrán ocupar el 50% de las terrazas. En el nivel medio-alto (>150), los locales podrán abrir a mayores un 30% de su interior. Las pérdidas alcanzan el 80% para los hosteleros, que organizaron junto con trabajadores una cacerolada delante de la residencia habitual del presidente de la Xunta de Galicia: "Queremos trabajar"; "Plan de rescate ya"; "No es la hostelería, no somos nosotros, la hostelería es segura".

Reprochan que el Ejecutivo autonómico obligue a cerrar sus negocios sin un plan de rescate para ayudar a su cruda situación, y una de las organizadoras, la Asociación Hostelería Compostela, anunció que iniciará acciones legales contra la Xunta de Galicia. Cree que las decisiones adoptadas por el Gobierno autonómico "han ocasionado un evidente prejuicio al sector que, consideran, constituye un claro supuesto de Responsabilidad Patrimonial de la Administración autonómica". Además, sostienen que "el contenido y las circunstancias en las que se han adoptado estas decisiones, han ocasionado un real y efectivo daño, económicamente evaluable y perfectamente individualizado, que los establecimientos del sector no tienen el deber jurídico de soportar".

Más noticias de Política y Sociedad