Público
Público

Maltrato animal El Zoo Aquarium de Madrid, en tela de juicio por un supuesto maltrato a los delfines

El Seprona ha aceptado una denuncia de la asociación española Proyecto Gran Simio, que ha presentado un informe veterinario asegurando que los mamíferos están enfermos, con problemas oculares y con erupciones o lesiones cutáneas.

Publicidad
Media: 5
Votos: 3

Delfín en cautividad maltratado en el Zoo Aquarium de Madrid. Sea Shepherd

Si por algo se caracterizan los zoos es por mantener en cautividad infinidad de especies para el disfrute humano. El Zoo Aquarium de Madrid cuenta con nueves delfines que viven en una piscina semicircular, estos mamíferos realizan su espectáculo con aparente felicidad, donde hacen disfrutar a su público con todo un repertorio que deben cumplir para ganarse la comida.

La asociación española Proyecto Gran Simio ha presentado al Seprona (Servicio de Protección de la Naturaleza) de la Guardia Civil un informe veterinario como denuncia asegurando que estos delfines están enfermos, con problemas oculares y con erupciones o lesiones cutáneas, según publica El País.

"Cuando están en cautiverio dan vueltas en una piscina y viven todo el día en el mismo sitio"

El director ejecutivo de Proyecto Gran Simio, Pedro Pozas, añadió al informe veterinario fotografías, un vídeo y la opinión del veterinario Agustín González, con 15 años de experiencia en animales salvajes marinos en el área de Medio Ambiente de Canarias.

El Seprona ha aceptado la denuncia, dentro de una investigación relacionada con la llevada a cabo por la organización internacional Sea Shepherd, que con su Operación 404 ha estudiado el cautiverio en diferentes delfinarios de todo el mundo, poniendo el foco en la situación que deben aguantar estos animales.

El informe asegura que estos delfines mulares están enfermos por la cautividad, centrándose en Laia y Guarina, que son las que más síntomas muestran. Los problemas oculares podrían deberse al “contacto continuo con el cloro”. Además, una de estas hembras presenta marcas por todo su cuerpo, que pueden ser “lesiones dermatológicas ulcerativas con forma de cráter”.

Estos mamíferos se ven obligados a nadar donde defecan, por lo que para el mantenimiento del agua deben echar cloro, lo que produce que estén entre bacterias, además de que el cloro les afecta a los ojos. Por este motivo siempre los llevan semiabiertos.

Delfín en cautividad maltratado en el Zoo Aquarium de Madrid. Sea Shepherd

Para las asociaciones animalistas se trata de maltrato animal, los delfines en libertad “nadan una media de 100 kilómetros al día. Hacen mucho ejercicio. Cuando están en cautiverio dan vueltas en una piscina y viven todo el día en el mismo sitio, donde comen y defecan”, añade González. Según continúa explicando el veterinario, estos animales se comunican con sonidos muy agudos que rebotan en las paredes de la piscina, “hace que se vuelvan locos”.

Según María José Luis Cerezo, del departamento de prensa del zoo de Madrid, la perspectiva sobre la cautividad es muy diferente a la que presenta la asociación animalista. Afirma que los animales están controlados y cuidados por veterinarios y sus cuidadores. Se plantean si denunciar estas acusaciones que ha hecho la asociación. “Nuestro equipo legal está estudiando si denunciar estas acusaciones ‘falsas y sin fundamento’”.

El equipo del zoo asegura la cercanía con los animales y los cuidados, con especial atención en la separación entre especies y zonas dentro del parque, donde se encuentran alrededor de todo el parque carteles sobre el reciclaje y la preservación del medio ambiente, mientras mantiene animales salvajes en cautividad.

Más noticias en Política y Sociedad