Un periodista denuncia que las cámaras que Almeida apagó para la protesta por la sanidad "casualmente" sí funcionan para la manifestación contra Sánchez

Por

El pasado 13 de noviembre, cientos de miles de madrileños tomaron las calles y llenaron la Plaza de Cibeles en defensa de la Sanidad Pública y contra la gestión del PP de Ayuso. En aquella ocasión, el alcalde, José Luis Martínez Almeida, aseguró que las cámaras de tráfico que rodean el Ayuntamiento de Madrid no funcionarían ese día. Las razones eran de peso: "Preservar la intimidad y el honor de las personas". El apagón, afirmó entonces, se hacía en toda gran manifestación y siempre a petición de la Policía.

Sin embargo, el honor y la intimidad de los manifestantes de la derecha y la extrema derecha que hoy han salido a protestar contra el Gobierno no parece preocuparle demasiado, porque las cámaras estaban funcionado y accesibles durante toda la marcha. Lo ha denunciado el periodista Víctor de Elena con varios tuits con imágenes en las que se "casi se pueden distinguir las caras de los que acuden a la manifestación. "No sé, José Luis, parece falso", consideraba el tuitero en referencia a las razones para no emitir la gran protesta del pasado noviembre.

Otros usuarios también ha aprovechado para denunciar la diferencia de trato a los periodistas dependiendo de quién convoque la protesta. Numerosos fotógrafos y cámaras se quejaron públicamente de que se les impidió el acceso a la azotea del Ayuntamiento, el mejor punto para retratar una manifestación en la zona y lugar habitual y casi obligado para cualquier reportero gráfico. Este sábado no ha parecido que hubiera restricciones para que medios ultras grabaran desde ese balcón en directo.

La "casual" diferencia no ha pasado inadvertida para muchos tuiteros, que denuncian la manipulación informativa del PP y la propaganda partidista aprovechando las instituciones públicas en las que gobiernan.

Hay a quien este detalle le ha recortado la ya mítica frase del alcalde madrileño en plena campaña electoral: "Seremos fascistas, pero sabemos gobernar".

Más de Tremending