¿Qué significan las posiciones de las orejas de los gatos?

La inteligencia de los gatos resulta indiscutible. En ocasiones, parece que los mininos quisieran comunicarse con nosotros y nos resulta un poco complicado entenderlos, pero hay un componente de su lenguaje corporal que puede ayudarnos a hacerlo. Nos referimos a las orejas, las cuales son capaces de rotar hasta 180º y que actúan como señales identificativas de qué es lo que quieren o sienten.

Para que puedas interpretarlas con seguridad, hoy te contamos qué significan las posiciones de las orejas de los gatos, más allá de cuando las giran para captar sonidos, con la finalidad de que puedas entender algo mejor el comportamiento y las emociones de este miembro de cuatro patas dentro de tu hogar.

Posiciones de las orejas del gato

Gato
Gato/Foto: Unsplash

Si percibes que las orejas del gato se encuentran orientadas hacia arriba y se mueven con lentitud, limitándose a escuchar los ruidos del entorno, el animal está relajado y se siente cómodo y a gusto, así que no te preocupes y evita molestarlo.

Sin embargo, cuando los gatos tienen las orejas tiesas y un poco inclinadas hacia delante, se encuentran en un estado de tensión. Este se incrementará todavía más si percibes que está inmóvil, en una posición de alerta. Los motivos para ello pueden ser varios. Tal vez se trate de que esté pendiente de una posible presa, pero también puede que haya escuchado un ruido amenazante o incluso que se muestre interesado en algo y esté atento a ver qué sucede para no perderse ningún detalle.

En el momento que veas que el gato gira las orejas hacia atrás sin aplastarlas por completo, lo mejor será que tengas cuidado. El animal está enfadado. Cuando coloca así esta parte de su cuerpo se está mostrando a la defensiva o enojado. Pero esto no queda aquí, porque si a continuación sus orejas adoptan una posición horizontal, hay que ser precavido: se está poniendo en posición de ataque. Situando aquellas de esta forma, las protege en el supuesto de enzarzarse en una pelea, por lo que tiene mucho sentido que lo haga. Sin embargo, también las colocará así cuando esté asustado, como un gesto de protección por si lo atacan. El entorno te ayudará a saber cuál de las dos circunstancias se está produciendo.

Signos de dolor en tu gato

gato
Gato adormecido/Foto: Unsplash

La orejas son una de las partes del cuerpo de los gatos que nos permiten identificar si siente dolor o se encuentra mal. Orientadas hacia delante y rectas, el minino se siente estupendamente, pero si las separa, puede estar sufriendo un dolor leve.

Deberás preocuparte especialmente si las coloca aplanadas y hacia fuera, puesto que en este supuesto sí estará sintiendo un dolor medio o intenso. Puedes calcular su intensidad en función de hasta qué punto estén separadas entre sí, ya que el gesto se acentúa cuando el dolor se intensifica.

No obstante, ten en cuenta que también tendrás que observar los otros puntos donde se refleja el dolor de los gatos para poder evaluarlo convenientemente: los ojos, la mandíbula, la cabeza y los bigotes.

Otras partes del cuerpo

Gato siamés
Gato siamés/Foto: Unsplash

Junto con las orejas, debes observar asimismo el resto de partes del cuerpo de tu gato, pues el lenguaje corporal transmite información en todo su conjunto y fijarse en determinadas situaciones en una sola de esas señales puede llevar a engaño, sobre todo, con las más complejas, como las relativas al dolor. A través de su lenguaje corporal podemos saber si el gato siente dolor, si está enfadado o si lo único que quiere es que le demos mimos.

Vigila la cola puesto que, cuando la mueve con mayor rapidez, más enfadado y agresivo estará, incluso puede que esté cazando. Seguramente el siguiente paso será morder o arañar. Este movimiento de cola tiene justo el significado contrario que en los perros, en los que agitarla indica alegría y contento, y muchas veces lleva a engaño a aquellos que no entienden mucho de gatos, por lo que pueden llevarse un buen susto o un arañazo.

Por el contrario, cuanto más recta y hacia arriba ponga la cola tu gato, más feliz estará, y si se eriza y adopta el aspecto como si fuera un plumero, es que se siente muy asustado. En este caso, lo mejor es que intentes tranquilizarlo.

La otra parte del cuerpo que debes mirar con detenimiento, junto a las orejas y a la cola, son los bigotes. Si están extendidos, puedes estar tranquilo. Esa es una señal de felicidad y tranquilidad, pero si los coloca hacia atrás, se encontrará asustado, enfadado o enfermo. Deberás fijarte en los otros signos y señales corporales para averiguar cuál de estas opciones es. En el supuesto de que sospeches que está enfermo o se encuentra mal, no dudes en llevarlo al especialista para que pueda determinar qué es lo que le pasa. Vale más prevenir y cuidar al máximo a uno de los miembros más alegres y amorosos de la casa.



1 Comment

Deja una respuesta

Your email address will not be published.