Publicado: 19.06.2014 13:11 |Actualizado: 19.06.2014 13:11

Felipe VI no llena la Plaza de Oriente

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Jornada de gala en Madrid. Banderas de España colgadas de farolas, marquesinas y edificios. Miles de personas han saludado a los nuevos reyes de España, Felipe VI y Letizia, en las calles de Madrid, entre unas excepcionales medidas de seguridad con miles de efectivos, paradas de metro cerradas, registros de mochilas y bolsos, y arcos de seguridad. Miles de personas sí, pero miles de personas se pasean todos los días por la Gran Vía madrileña. La realidad es que la asistencia al desfile real ha sido más bien discreta.

Una vez celebrado en el Congreso el acto de proclamación, acompañados por sus hijas, los nuevos reyes han recorrido las calles de la capital en un coche descubierto -un Rolls Royce Phantom IV encargado por Franco- hasta la Plaza de Oriente, donde han salido al balcón junto a Juan Carlos I y Sofía. Sin embargo, pese a ser un soleado festivo -habitualmente abarrotado en Madrid-, en ningún momento se ha visto un lleno durante el recorrido.

Ni en las propias imágenes de TVE se han visto las multitudes que la cadena pública anunciaba, lo que ha provocado la hilaridad en la red social Twitter. Los pocos planos aéreos abiertos mostrados por la señal institucional de TVE, así lo mostraban. La escasa afluencia de público ha sido incluso comentada entre los invitados a la recepción en el Palacio Real, según ha podido saber Público, donde los más benévolos achacaban el pinchazo al calor y a las fuertes medidas de seguridad.

El recibimiento más caluroso ha sido en la Gran Vía, donde los asistentes se entremezclaban con viandantes y sorprendidos turistas a los que la organización entregaba banderines con la bandera de España.  Aún así, salvo por las medidas de seguridad, era bastante fácil moverse. Tampoco la Plaza de Oriente ha registrado un lleno.


Casi 7.000 agentes de las Fuerzas de Seguridad del Estado se han desplegado en Madrid para que todo discurra en completa normalidad. Madrid y sus alrededores han estado blindados desde el aire, en las azoteas, en el subsuelo y a pie de calle, lugares en los que agentes de ambos cuerpos controlaban la seguridad, tanto en los alrededores del Congreso y el Palacio Real, sedes de los actos principales, como durante el recorrido de la comitiva real.

En el centro las estaciones de Banco de España y Sol han permanecido cerradas durante varias horas por el desfile real. Varios accesos a la Gran Vía estaban fuertemente custodiados por las Fuerzas de Seguridad, y para acceder a ellos había que someterse a un registro de bolsos y mochilas y detectores de metales. Para acceder a ciertos puntos era necesario someterse varias veces a estos cacheos. 

En la Plaza de Oriente, las medidas de seguridad eran incluso mayores y a las anteriormente descritas se sumaban arcos de seguridad.

Durante todo el recorrido las banderas republicanas estaban vetadas, como ya se había anunciado, lo que ha motivado decenas de identificaciones y tres detenidos, según han confirmado a Público fuentes policiales.