Publicado: 15.10.2014 11:43 |Actualizado: 15.10.2014 11:43

El Gobierno vende un 21% de Aena a Alba, Ferrovial y al fondo TCI

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno español acordó anoche vender el 21% de Aena a tres inversores constituirán un núcleo estable de accionistas en el seno del gestor aeroportuario público: Corporación Financiera Alba, el vehículo de inversión de los hermanos March; la empresa de construcción y servicios Ferrovial; y el fondo The Children's Investment Fund (TCI).

Corporación Financiera Alba tomará el 8%; Ferrovial se hará con un 6,5%; mientras que el fondo TCI también controlará un 6,5%. Los tres accionistas de referencia tendrán que comprometerse a mantener su inversión al menos durante un año.

Sus ofertas una valoración de la compañía de entre 7.300 millones y 8.025 millones de euros. Incluyendo su deuda de unos 11.000 millones de euros, el valor de empresa o enterprisa value (EV), una medida seguida por el mercado, ascendería a unos 19.000 millones de euros,  similar a la de sus rivales europeos, Fraport y Aeroports de Paris.

No obstante, el precio que finalmente pagarán estos tres inversores será el precio que se fijarán en la OPV prevista para noviembre. En esta segunda fase, Aena colocará un 28% de su capital entre inversores institucionales y particulares el próximo previa a la admisión a cotización de sus acciones en bolsa. El capital de Aena se reparte entre 150 millones de acciones, de los cuales 31,5 millones se reparten entre los accionistas del núcleo estable y otros 42 millones en la OPV. En caso de fijarse el precio de la OPV en el rango bajo de las valoraciones de los tres inversores de referencia (48,6 euros/acción),  el Estado ingresaría unos 3.570 millones de euros. Tras la salida a bolsa, el Estado español seguirá controlando el 51%.

Aena había pasado en los últimos años por un fuerte proceso de reestructuración lo que, junto con una drástica subida de las tarifas aeroportuarias le permitió volver a los beneficios en 2013. Para el año en curso, Aena espera un repunte de pasajeros después de que el tráfico en sus aeropuertos bajara en cuatro de los últimos seis años.

En la sesión del control al Gobierno en el Congreso de los Diputados, la ministra de Fomento, Ana Pastor, ha asegurado que la privatización parcial del gestor aeroportuario aportará "mejor calidad" en el servicio, mayor "eficiencia" y "viabilidad" para todos los aeropuertos de la red, apostillando a renglón seguido que Aena, en cualquier caso, "seguirá siendo pública". La ministra, que ha sido preguntada por el diputado socialista Rafael Simancas, ha recordado que fue el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero el que "puso en marcha el proceso de privatización no del 49% de Aena, sino del 90% de las sociedades mercantiles", mientras dejaba al gestor aeroportuario "en la ruina más absoluta", lo que provocó una huelga de "todos los profesionales porque iban a ir a dos sociedades mercantiles".

Por su parte, Rafael Simancas ha subrayado a Pastor que "los aeropuertos españoles no son del PP" por lo que tiene la obligación de "explicar a los españoles qué quiere hacer con Aena", algo que hasta ahora "no se ha dignado a hacer". "Queremos saber qué va a hacer, a quién quiere vender los aeropuertos y por cuánto", ha exigido el diputado madrileño, citando un informe de 2012 de la empresa Boston Consulting Group que valoraba en al menos 9.805 millones de euros la red completa de infraestructura aeroportuarias.

Por eso, ha avisado de que los socialistas se "opondrán a la venta de los aeropuertos de los españoles" y ha advertido de que en todo caso, si el Estado recibe menos "un solo euro menos" de esa cantidad, le exigirán a Pastor "responsabilidades, y no sólo políticas", refiriéndose en particular a la decisión de Fomento de aceptar ofertas "a partir de los 3.400 millones de euros cuando sólo la Terminal 4 (de Barajas) costó más del doble". "Cómo se atreve", ha espetado a la ministra. Y es que a su juicio las intenciones del Ejecutivo de "poner en manos privadas" hasta el "60%" de los aeropuertos españoles y de "sentar accionistas privados en el Consejo de Administración" es "una barbaridad" que "ningún decreto socialista" permite, y que es responsabilidad completa de los gestores conservadores.

"Es su idea, y es una barbaridad. Significa poner en manos privadas una palanca fundamental para el desarrollo económico, la creación de empleo y el ejercicio del derecho básico de movilidad. Si Aena se privatiza se romperá la red, porque Europa no permitirá un monopolio privado. Y si se rompe la red no se podrá cubrir las pérdidas de unos aeropuertos con los beneficios de otros, por lo que se cerrarán esos aeropuertos deficitarios. Están jugando con las cosas de comer y no tienen derecho", ha zanjado.