Publicado: 07.04.2014 07:00 |Actualizado: 07.04.2014 07:00

"Tyrion es el álter ego de George R. R. Martin y el filósofo de Juego de tronos"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Bernat Roca, Francés Vilaprinyó y David Canto han decidido ir un poco más allá de teorizar en un blog o en charlas con amigos sobre Juego de tronos y sus referencias filosóficas, literarias e históricas y se han lanzado a la aventura editorial con un ensayo que acaba de ser publicado y que se titula Filosofía de hielo y fuego (Ediciones Invisibles). A lo largo de sus algo más de 250 páginas, estos licenciados en Historia (los dos primeros) y Periodismo (el último) analizan personaje a personaje las referencias, sobre todo filosóficas pero también literarias, que pueden encontrarse en la extensa e inacabada obra de George R. R. Martin.

Para los aficionados a la fantasía, la comparación de Juego de tronos y El señor de los anillos resulta casi inevitable. Para los autores, quienes mencionan varias veces a Tolkien en su texto, la diferencia está clara: "Tolkien es más moralista, más cristiano. La idea de que la mujer es o pureza total o corrupción. En Martin la mujer se equipara al hombre y es tan buena, tan mala o tan gris como él. En Juego de tronos hay una reivindicación de la mujer. La persona más poderosa del universo de Juego de Tronos es una mujer. Eso es impensable en El señor de los anillos, por ejemplo".

"En Juego de tronos hay una reivindicación de la mujer"Aunque Juego de tronos está ambientada en una época fantástica que recuerda a la Edad Media, lo cierto es que muchos de los temas que se tratan tanto en sus páginas como en sus capítulos para la televisión están de actualidad. "Es una obra sobre el poder y contra el poder. Por lo tanto, es actual. También es actual porque es una reflexión sobre la verdad y la mentira, sobre hasta qué punto es verdad lo que se dice. Martin refleja en Petyr Baelish ese sistema injusto actual. Hay una crítica a esa especie de doble moral del sistema que por un lado es moral cuando le interesa y a la vez es inmoral con los débiles. Esa idea de la superioridad de los fuertes frente a los débiles, algo que está muy de actualidad. Se podría aplicar a la crisis de nuestros días. La verdad es hija del poder. No es lo mismo no pagar la hipoteca que arruinar un banco. ¿Por qué? Pues porque los unos son débiles y los otros son fuertes. Esa es una idea que está presente en Juego de tronos".

El germen de este libro fue un blog, Juego de tronos y la filosofía. "Costó dar con el enfoque, la estructura, el contenido... Al principio agrupamos por temas, pero no acababa de funcionar", explican los autores. Al final, optaron por dividir el libro en tres partes. Una primera dedicada a los personajes masculinos, una segunda a los femeninos y una tercera titulada Revelaciones de hielo y fuego.

"Si fuese por temas, por ejemplo el incesto, que podría ser porque es un tema recurrente en Juego de tronos, iríamos de un lado a otro sin parar porque sería muy circular y muy difícil de abordar en un solo capítulo. En cambio, con el abordaje a través de personajes nos hemos ceñido mejor", reconocen. Robert Baratheon, Eddard Stark, Tyron Lannister, Jaime Lannister, Cersei, Ygritte... En las páginas de Filosofía de hielo y fuego están presentes todos los personajes principales de Juego de tronos con un capítulo dedicado a cada uno y a sus referencias filosóficas y literarias. Salvo Daenerys Targaryen, quien, dada su importancia y evolución, cuenta con dos.

Entre tanto personaje maquiavélico y filosófico, hay uno que destaca sobre el resto como el verdadero filósofo de Juego de tronos. No es otro que el preferido de la mayoría, Tyron Lannister. "Es el mejor personaje, rompe todos los tópicos de los enanos en la literatura fantástica. Lo vemos como el álter ego de George R. Martin y es el más filosófico de todos. Tyrion es el filósofo de Juego de tronos", argumentan. Aunque el que tiene más enjundia y una evolución más atractiva, como ha podido verse en las hasta ahora tres temporadas emitidas de la serie (y en los cinco libros para quienes se los haya leído), es Jaime Lannister, un personaje que al principio cae antipático. Un matarreyes incestuoso que acaba ganándose la simpatía del espectador/lector merced a su evolución.

"Jaime Lannister es el personaje que tiene un arco de transformación más interesante"Los autores coinciden en señalar que es "el personaje que tiene un arco de transformación más interesante. Jaime Lannister es un caballero al uso que se queda sin una mano. Un personaje de claroscuros que a la vez tiene esas cosas de spaghetti western como quedarse manco. Es muy particular porque al principio parece que es un asesino, un superhombre, una persona que puede con todo tipo Capitán Trueno pero luego ves que se convierte en una víctima tanto de él mismo como de su entorno" y, cómo señalan en varias ocasiones en Filosofía de hielo y fuego, si actúa como actúa es por amor.

Roca, Vilaprinyó y Canto no se quedan sólo en lo que puede leerse en las páginas escritas por Martin o en lo visto en la serie de la HBO, intentan ir un poco más allá. En su afán por elaborar un libro de fácil acceso para todos sin que sea necesario ser un experto en filosofía para abordarlo, también han dado cabida en sus páginas a algunas de esas teorías que circulan por los foros sobre, por ejemplo, los verdaderos orígenes de uno de los personajes con los que es más fácil empalizar, Jon Nieve. "Jon Nieve es un personaje al que veíamos un punto filosófico marcoaureliano, estoico, pero también queríamos dar un poco esas teorías sobre su origen", recuerdan. "Tanto Jon como Tyron caen bien porque son unos marginados y todos tenemos ese sentimiento de exclusión en algún momento. Los que no, se identifican más con los Lannister", bromean.

Como seguidores de los libros y la serie, los autores de Filosofía de hielo y fuego también se preguntan cómo acabará George R. R. Martin la historia y quién ocupará el trono finalmente. Sin aventurarse a dar una respuesta -no es para menos teniendo en cuenta los precedentes sentados por el escritor-, hay algo que tienen claro: "Será un final abierto que no dejará contento a todos, pero que será un fiel reflejo de lo que es Juego de tronos".

 

Esta noche es el gran día, ese que los seguidores de Juego de Tronos llevan meses esperando. Con George R. R. Martin sugiriendo que, si se da el caso de que la serie alcance a los libros (por aquello de que la primera se produce a más velocidad de la que el autor, al que no le gustan las prisas, es capaz de escribir), siempre se puede recurrir a otros libros ambientados en el mismo universo, Canal + Series estrena esta noche en VOS la esperada cuarta temporada. Se emite en versión original subtitulada para no hacer esperar a los seguidores, que podrán verla sólo un día después de su emisión en HBO. La versión doblada llegará diez días después, el 17, y en Canal + 1.

Tras la sangría de personajes perpetrada en el penúltimo episodio emitido, los que quedan deberán enfrentarse a una encarnizada guerra por el trono que está lejos de ver su fin y en la que Daenerys Targaryen empieza a jugar sus cartas. Sus dragones, su mejor arma, cuentan con un tamaño mucho mayor que en la tercera temporada y ganarán en protagonismo a lo largo de los diez capítulos que componen esta nueva incursión televisiva de la serie nacida en el papel. En cuanto al material adaptado, se trata de la segunda parte de Tormenta de espadas (tercera novela de la saga Canción de hielo y fuego), aunque podrían introducirse aspectos de las dos novelas posteriores ya publicadas.

Entre las caras nuevas destacan las de Roger Ashton-Griffiths (Marce Tyrell), Pedro Pascal (Oberyn Martell), Indira Varma (Ellaria Arena), Joseph Gatt (el Magnar de Thenn) y Daniel Rabin (Lord Blackmont). También es nuevo Michiel Huisman, que recoge el testigo de Ed Skrein como Daario.