Público
Público

La directora del FMI admite que hay que plantear nuevas políticas ante la falta de esperanza de la clase media

"Si se quiere repartir a todos mayores porciones de tarta, entonces se necesita una tarta más grande", afirma Christine Lagarde en su intervención en el Foro de Davos.

Publicidad
Media: 3.33
Votos: 3
Comentarios:

Christine Lagarde durante su intervención en Davos. | REUTERS (RUBEN SPRICH)

MADRID.— La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, ha expresado este miércoles en la localidad suiza de Davos la necesidad de actuar para combatir la "crisis de la clase media" que afecta a las economías avanzadas, recordando además que ella misma en ese mismo escenario ya había advertido del problema en 2013 sin recibir entonces demasiada atención por parte de economistas y autoridades.

"Ante la ausencia de confianza, de trabajo, de esperanza y el desencanto sobre el futuro, si lo combinamos con un crecimiento más bajo, la mayor desigualdad y mucha más transparencia, tenemos entonces los ingredientes perfectos para una crisis de las clases medias en las economías avanzadas", reconoció Lagarde durante su participación en un debate celebrado en Davos.

En esta situación, ante los signos evidentes de crisis, cuando los votantes de los países "han dicho no", la directora del FMI subrayó la importancia de plantearse qué políticas se están aplicando y qué más puede hacerse, además de qué red de protección puede ponerse en práctica en la sociedad.

"No hay una bala de plata", apuntó Lagarde, defendiendo que "si se quiere repartir a todos mayores porciones de tarta, entonces se necesita una tarta más grande", recordando que hace tres años ya advirtió de que para que esta tarta sea sostenible hay que reducir el lastre para el crecimiento que representa la excesiva desigualdad.

Lagarde: "Si las autoridades no entienden los signos en estos momentos, no sé cuándo lo harán"

En este sentido, la exministra francesa de Finanzas sostuvo que acusar a la globalización de la destrucción de puestos de trabajo supone cierta miopía a la hora de examinar una cuestión que requiere una análisis más profundo, incluyendo el impacto de los grandes cambios tecnológicos.

"Si las autoridades no entienden los signos en estos momentos, no sé cuándo lo harán", sentenció Lagarde. "Vale, que en 2013 no me entendieran, pero ahora cuentan con el feedback de los votantes", añadió la directora del FMI.