Publicado: 16.11.2015 20:40 |Actualizado: 16.11.2015 20:40

Industria da carpetazo al proyecto para construir 126 torres de Muy Alta Tensión en el Guadarrama

La 'Autopista Eléctrica,' que pretendía conectar las subestaciones eléctricas de Galapagar y Moraleja de Enmedio, habría causado importantes efectos negativos sobre el medio ambiente.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Línea de doble circuito de la red de transporte. RED ELÉCTRICA

Línea de doble circuito de la red de transporte. RED ELÉCTRICA

MADRID.-La Secretaría de Estado de Energía, dependiente del Ministerio de Industria, Energía y Turismo ha desestimado el proyecto de Red Eléctrica de España S.A.U, bautizado por sus detractores como la 'Autopista Eléctrica', que pretendía establecer 126 torres de Muy Alta Tensión a lo largo de 56 kilómetros de la cuenca del Guadarrama.

Así, el proyecto de doble circuito de 400.000 voltios que pretendía conectar las subestaciones eléctricas de Galapagar y Moraleja de Enmedio ha sido desestimado y archivado el expediente correspondiente, debido a que causaría "efectos negativos significativos sobre el medio ambiente, al considerarse que las medidas previstas por el promotor no son una garantía suficiente de su completa corrección o su adecuada compensación".

Precisamente, esta declaración de Impacto Ambiental fue emitida por la Secretaría de Estado de Medio Ambiente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente en abril de 2015.



La línea de Muy Alta Tensión pretendía atravesar las localidades de Galapagar, Colmenarejo, Valdemorillo, Brunete, Villanueva de la Cañada, Quijorna, Villaviciosa de Odón , Móstoles, Arroyomolinos y Moraleja de Enmedio.

Según la orden de la Secretaría, la actuación se localiza en la zona centro-oriental y el sudeste de la Comunidad de Madrid, caracterizada por la existencia de relieves accidentados y pequeños montes en el norte, "en los que dominan encinares y tierras de cultivo".

Además, en el ámbito de estudio del impacto medioambiental se encuentran "varios espacios protegidos", destacando la cuenca del río Guadarrama y el parque regional Curso medio del río Guadarrama y su entorno. Del mismo modo afectaba a las cuencas de los ríos Alberche y Cofio, zonas de especial protección para las aves.

Del mismo modo, el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) establecía afectaciones en los municipios de Villanueva del Pardillo, Navalagamella, El Escorial, Sevilla la Nueva, Collado Villalba, Navalcarnero, Fresnedillas de la Oliva, Torrelodones, Zarzalejo, Villanueva de Perales, Las Rozas, Batres, Robledo de Chavela, Hoyo de Manzanares, San Lorenzo de El Escorial y Majadahonda.

El portavoz adjunto del grupo parlamentario socialista, José Manuel Franco, ha señalado que cuando surgió el proyecto, él era responsable de Medio Ambiente y Territorio del PSOE madrileño, y que presentaron "una serie de alegaciones en la delegación del Gobierno y en los diferentes municipios por donde pasaba la línea" para que el proyecto fuese paralizado.

Según ha apuntado Franco, se apoyaban "en una sentencia del Supremo que ante un caso similar en Cantabria y Vizcaya" les daba la razón al ser un tema "muy parecido". Del mismo modo el socialista ha señalado que movilizaron a los portavoces de los pueblos afectados "y en algunos municipios incluso del PP el Pleno se pronunció" a su favor.

El PSOE pedía la paralización del proyecto porque la instalación se basaba en "informes desfasados" del 2005, porque no se justificaba un proyecto de dicha envergadura y porque era un "atentado desde el punto de vista medioambiental en una zona de gran valor ecológico".

Por ello alegaron un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) donde se acreditaba que una exposición a una distancia mínima de las torres de Muy Alta Tensión "generaba problemas e incidía en los casos de cáncer de personas que vivían". Además, Franco ha querido señalar la importancia que tuvieron las iniciativas vecinales y de grupos ecologistas en este sentido.

Descontento de Galapagar

A pesar de que el PSOE madrileño ha mostrado su "satisfacción" ante la decisión del Gobierno, el Ayuntamiento de Galapagar ha mostrado su descontento al considerar que "los vecinos de Galapagar son los primeros perjudicados con esta noticia".

Para el concejal de Medio Ambiente, Ángel Camacho, su único objetivo ha sido "apoyar la demanda de cientos de vecinos que viven bajo las 9 kilómetros de líneas que sobrevuelan sus viviendas", por lo que apoyaban este proyecto, "con el condicionante de ver desmantelada dichas líneas, una vez construida la nueva".

Camacho ha recordado que el proyecto preveía la instalación de una línea de doble circuito, "lo que permitiría la eliminación de la línea de 400.000 voltios que actualmente atraviesa el término municipal de Galapagar y que además discurre por zonas urbanas".

Etiquetas