Público
Público

La Comunitat Valenciana pide el rescate

La Generalitat anuncia que se acoge al fondo autónómico de liquidez. Es la primera autonomía que lo hace

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ahora que la prima de riesgo alcanzado los 610 puntos y que el propio Gobierno reconoce que España no saldrá del pozo hasta 2014, la Comunitat Valenciana ha dado el primer paso: la Generalitat acordó este viernes solicitar el rescate a través del fondo de liquidez autonómico, lo que según el vicepresidente valenciano, José Císcar, le permitirá 'hacer frente a los vencimientos de deuda en 2012 y tener la seguridad en el cumplimiento de las obligaciones financieras'.

De esta forma, Valencia se convierte en la primera comunidad que solicita su adhesión al fondo de liquidez autonómico. Esta solicitud de rescate está sujeta a la aprobación por parte del Ministerio de Hacienda y supone la aceptación del 'control financiero y fiscal por parte del Gobierno central'. Así lo explicó Císcar, quien afirmó que la ayuda evitará retirar fondos de las políticas sociales y el encarecimiento de los préstamos en renegociaciones y permitirá el pago a las farmacias, con las que la Generalitat mantiene una deuda de unos 500 millones.

Hubo cierta confusión al principio sobre si Valencia había pedido o no un rescate. Tanto la Generalitat como el Gobierno se afanaron en negar que la petición de ayuda se tratara de un rescate. Pero no era más que un juego de palabras inútil que no esconde la realidad. Y la realidad es dura: según los planes económico-financieros que las comunidades autónomas registraron en el Ministerio de Hacienda, los vencimientos de deuda en lo que queda de año llegan a más de 15.000 millones de euros, de los que a la Comunitat Valenciana corresponde el 22,69%, lo que supondría unos 3.400 millones.

Los problemas financieros de la Generalitat Valenciana comenzaron a hacerse visibles a principios de este año con el retraso en la devolución de un vencimiento de deuda contraída con el Deutsche Bank, por 123 millones de euros, que no pudo atender por falta de recursos. La devolución, aunque en algunos medios se especuló con que tuvo que contar con el aval del Tesoro, se sustanció una semana después a través de recursos propios de la Generalitat. Entonces el Gobierno valenciano aseguró que esto no constituía ningún 'procedimiento extraordinario' aunque admitió que tenía 'dificultades de liquidez', lo que podía generar retrasos en el pago de los vencimientos. El Gobierno valenciano siempre ha confiado en los últimos meses en las aportaciones del Ejecutivo central para continuar obteniendo liquidez y así poder hacer frente a los retrasos en el pago a proveedores, que presentaron facturas por importe de 4.354 millones.

Frente a estos números, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, mostró en varias ocasiones su respaldo al expresidente de la Generalitat Francisco Camps. En las elecciones autonómicas de 2011 declaró: 'Paco, eres un gran presidente. Lo han dicho los valencianos y lo van a volver a decir'. Antes, Rajoy había alabado su gestión ('Yo creo en ti') y puesto la mano en el fuego por él porque, afirmó en 2009, 'somos parecidos'. El PSOE criticó que Rajoy defendiese a dirigentes populares imputados por corrupción y llegó a difundir un vídeo en el que se preguntaba si el 'leal y fiel colaborador' Camps era 'el espejo' en el que se miraba Rajoy.

Para acceder a las ayudas del Gobierno, la Generalitat Valenciana tiene que cumplir con el objetivo de déficit del 1,5%, para lo que en los últimos meses ha aprobado numerosos ajustes, entre los que destacan los adoptados el pasado mes de abril que supondrán un ahorro de 2.260 millones y que se aplicarán en los próximos tres años. Entre esas medidas se encuentra la implantación de un nuevo modelo sanitario de colaboración público-privada para ahorrar 443 millones al año, la reducción del sector público empresarial de 46 empresas a seis grupos sectoriales y el despido de entre el 40 y el 50% de sus plantillas.

En materia educativa, se incrementa el número de alumnos por aula, las horas lectivas, se aumentan las tasas universitarias, se suspenden los contratos de los interinos durante las vacaciones de verano y se rebajan o paraliza el cobro de algunos complementos del personal fijo. 

El Consejo de Ministros creó el pasado 13 de julio este fondo, que cuenta con un importe de 18.000 millones de euros y se trata de un mecanismo de carácter temporal y voluntario, al que pueden acogerse aquellas autonomías que requieran de liquidez o bien de cantidades adicionales para financiar su endeudamiento.

La adhesión a este mecanismo, que va condicionada a la previa aprobación por parte del Ministerio de Hacienda, supone la aceptación por parte de la Comunitat Valenciana del 'control financiero y fiscal por parte del Gobierno central', según ha explicado Císcar.

Este fondo evitará que se tenga que retirar 'liquidez' de partidas relacionadas con las políticas sociales así como 'el encarecimiento de los préstamos ante una eventual renegociación que ahora no será necesaria', además de permitir 'centrarse a atender los pagos a otros proveedores', como las farmacias.