Público
Público

Despilfarro del PP La macro Ciudad de la Justicia de Esperanza Aguirre que nunca fue y que costó más de 100 millones de dinero público

El Gobierno de la Comunidad de Madrid inyectó 8,2 millones de euros de dinero público en 2012 a la sociedad mercantil creada para la ocasión, a pesar de que había decidido su disolución en 2011.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
,

El Gobierno de Esperanza Aguirre en la Comunidad de Madrid gastó más de 3.300 millones de euros repartidos en tres años y dedicados a nóminas de diez empleados de la que iba a ser la ciudad de la Justicia "más grande del mundo", en palabras de la propia expresidenta. Habrían cobrado 9.000 euros al mes, según ha destapado La Sexta noticias.

Esperanza Aguirre ya aceptó en su momento la hipotética posibilidad de que fuera un proyecto megalómano. Fue el presidente de la Cámara de Cuentas de la Comunidad de Madrid, Arturo Canalda, quien convirtió la posibilidad en certeza al afirmar que el Gobierno de la lideresa conservadora inyectó 8,2 millones de euros de dinero público a la sociedad mercantil Campus de Justicia S.A. en 2012, a pesar de que había decidido su disolución en 2011.

El libro contable al que ha tenido acceso la cadena de televisión hablaría de al menos 105 millones dilapidados y completamente perdidos en este megaproyecto que nunca se llegó a construir en la capital madrileña y que finiquitado en julio de 2014 sin cumplir ninguno de sus objetivos. Se pensó en un terreno de 400.000 metros cuadrados entre el aeropuerto de Barajas y la ciudad deportiva del Real Madrid, en un enorme descampado donde todavía hoy quedan solo los restos: algunas vallas, carteles de unas obras paralizadas y un edificio a mitad construir de los doce que tenía el proyecto inicial y que iban a estar diseñados por los mejores arquitectos del mundo.

Los madrileños siguen pagando hoy 12.000 euros al mes en sueldos a los guardas de seguridad del único edificio construido

Para tan magna obra, Aguirre creó una empresa pública a la que dotó de 130 M euros. "Fue un proyecto absurdo diseñado a mayor gloria de la entonces presidenta de la Comunidad de Madrid" según Purificación Suárez, delegada del Sindicato del Secretariado Judicial, en declaraciones a La Sexta. Porque, tras el fracaso del proyecto, Aguirre liquidó la empresa y se "perdieron" 105 millones de euros en indemnizaciones a constructoras o arquitectos, auditorías o nóminas.

Joaquim Bosh, Portavoz de Jueces para la Democracia asegura a los micrófonos verdes que "con todo el dinero gastado se podían haber puesto las bases para una ciudad de la justicia adaptada a necesidades reales".

Los madrileños siguen pagando hoy 12.000 euros al mes en sueldos a los guardas de seguridad del único edificio construido bajo las ínfulas de gloria de Esperanza Aguirre.