Público
Público

La Diputación de Álava, del PP, homenajea a los represaliados por el franquismo y condena la dictadura

El diputado general, Javier de Andrés, muestra su "enérgica repulsa" a una régimen que castigó a quienes no compartieron "una forma de pensar totalitaria"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Diputación Foral de Álava, gobernada por el PP, ha homenajeado hoy a los represaliados por el franquismo que fueron 'castigados por no compartir una forma de pensar totalitaria', en un acto en el que ha mostrado su 'más enérgica condena y repulsa' de la dictadura.

El acto se ha celebrado en cumplimiento de una moción aprobada por las Juntas Generales del territorio y ha estado presidido por el diputado general, Javier de Andrés; el presidente de la Cámara foral, Juan Antonio Zárate, y el teniente de alcalde de Vitoria, Idoia Garmendia, todos ellos del PP.

En el Bosque de la Luz, conjunto escultórico dedicado a todas las víctimas alavesas, De Andrés ha leído una declaración en la que ha condenado la dictadura que 'privó a la población española de sus derechos de ciudadanía y sumergió al país en sus años más oscuros'. A través de la misma, ha hecho patente el rechazo a una forma de organizar la sociedad que supuso en la práctica 'la ausencia de libertades y la anulación de la más mínima convención democrática'.

Por ello, ha considerado que las futuras generaciones deben ser conscientes 'del dolor y el daño que sufrieron miles de personas' de Álava 'por culpa de quienes no entendían la vida política y social más allá de una mera imposición de sus mentalidades totalitarias'. Asimismo, ha advertido de que, con el acto de hoy, la Diputación quiere dejar claro que hay 'unos mínimos democráticos' sobre los que no se puede permitir 'el más pequeño retroceso'.

En esta línea, el diputado general ha agregado que, aunque la Constitución sea la 'valedora' de todos los derechos fundamentales 'que la dictadura acalló', hay que permanecer 'vigilantes' para que su cumplimiento sea efectivo. Así, De Andrés ha advertido de que si se permite que 'alguien sufra por pensar diferente o no encuentre amparo ante la agresión del totalitario', las instituciones fallarán 'a quienes sufrieron por soñar con un mundo mejor', cuyo recuerdo ha pedido que no sea defraudado.