Público
Público

EUSKADI El lugar más vigilado de Europa Occidental quiere más policías

A pesar del fin de ETA, los gobiernos de Vitoria y Madrid pretenden aumentar el número de agentes de los distintos cuerpos con presencia en la Comunidad Autónoma Vasca. 

Publicidad
Media: 3.20
Votos: 10
Comentarios:

Agentes de la Ertzaintza en una manifestación en San Sebastián en 2013. - AFP

Si usted está de vacaciones en Euskadi y va a pasar por un peaje, no se asuste: esos hombres armados hasta los dientes también son parte del paisaje. Si le ordenan que baje la ventanilla, hágalo rápido: las metralletas que llevan encima son reales y están cargadas. Lo que sí puede variar es el color del uniforme: quizás vayan de verde. O de azul. También de negro. Si llevan casco rojo, hágase a un lado y evite enfadarles: son antidisturbios. Tampoco se le ocurra aparcar en doble fila: los que van en moto son agentes locales y saben mucho de multas. Como habrá podido comprobar, se encuentra en el sitio con más ratio policial de Europa Occidental.

Son muchos, y podrían ser más: el Gobierno Vasco negocia con el Ejecutivo de Mariano Rajoy un aumento en la plantilla de la Ertzaintza, integrada actualmente por 7640 efectivos. El objetivo del lehendakari Iñigo Urkullu es llegar hasta los 8. 000 miembros, una cantidad nunca vista, ni siquiera en los peores años de terrorismo. No en vano, esa cifra fue acordada por los gobiernos de Juan José Ibarretxe y José Luis Rodríguez Zapatero en 2004, cuando ETA permanecía en activo. Hoy, en cambio, es una organización desarmada que camina hacia su inevitable disolución.

El ratio policial es superior al de países como Francia o Alemania, que se encuentran bajo alerta antiterrorista

“Nos gustaría saber para qué se necesita a día de hoy esa cantidad de ertzainas, cuando además habrá un incremento de la Policía Nacional y de la Guardia Civil”, señaló a Público el parlamentario de EH Bildu Julen Arzuaga, quien acaba de registrar una consulta a la consejera de Seguridad del Gobierno Vasco, Estefanía Beltrán de Heredia, para que explique “cómo incidirá” en Euskadi ese aumento en el número de efectivos. Desde el Departamento de Seguridad aún no han dado una respuesta a esa pregunta, aunque sí han ofrecido argumentos para justificar ese aumento en un escenario de paz: el Gobierno de Vitoria se ampara en la necesidad de renovar su plantilla y, al mismo tiempo, prepararse para cubrir ámbitos pendientes de ser transferidos a esta comunidad.

Por encima de Francia

Mientras espera una respuesta de Beltrán de Heredia, Arzuaga se muestra convencido de que la ampliación policial defendida por el gobierno de PNV-PSE no resulta necesaria. Las cifras son elocuentes: a día de hoy, en las calles de Euskadi hay 15 mil agentes policiales –sumando Guardia Civil, Policía Nacional, Ertzaintza y Policía Municipal-, lo que se traduce en un ratio de 6,9 efectivos cada 100 mil habitantes. Esta cifra le coloca a la cabeza de Europa Occidental, superando a Bélgica (3,7), Francia (3,5) o Alemania (2,9), tres países que actualmente conviven con la amenaza del terrorismo yihadista. Ni siquiera así tienen tanta concentración policial como el País Vasco.

El despliegue policial también es importante en la vecina Comunidad Foral Navarra, donde no existe un cuerpo con las características y atribuciones de la Ertzaintza. En ese territorio, el número de agentes de la Guardia Civil y de la Policía Nacional asciende a 2.168, mientras que en la Comunidad Autónoma Vasca es de 3.738, tal como se desprende de una reciente respuesta dada por el ministerio del Interior al senador de EH Bildu Jon Inarritu. En el caso de Euskadi, a todos ellos se suman los actuales 7.640 ertzainas.

Sintonía con Madrid

En ese contexto, el Ejecutivo liderado por Iñigo Urkullu está haciendo valer su papel en las negociaciones con el PP –encaminadas a obtener el apoyo nacionalista a los Presupuestos de Rajoy- para tratar de conseguir ese incremento, para lo cual sería necesaria una nueva promoción. Si hasta hace pocas semanas parecía difícil que el gobierno de Mariano Rajoy cediese a ese reclamo, el nuevo clima de entendimiento entre PNV y PP lo ha hecho posible.

En las últimas semanas –coincidiendo, casualidad o no, con el proceso de desarme del último grupo armado de Europa Occidental-, la consejera Beltrán de Heredia, y el ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, han compartido planes sobre el futuro de las fuerzas policiales en una Euskadi sin ETA. Mientras que Urkullu apuesta por el aumento de ertzainas, el gobierno del PP también tiene previsto aumentar el número de guardias civiles y policías nacionales que actúan en todo el Estado, incluyendo Euskadi. Así lo dejó entrever el delegado del Gobierno, Javier de Andrés, quien rechaza cualquier “readecuación” en torno a la presencia de las Fuerzas de Seguridad del Estado (FSE), tal como recientemente solicitó el Parlamento Vasco con los votos de PNV, PSE y Elkarrekin Podemos. EH Bildu se abstuvo, mientras que el PP votó en contra. En esa línea, el representante de La Moncloa en el País Vasco ya aclaró también que no habrá, ni por asomo, una reducción de efectivos.