Público
Público

Los expertos plantean un Valle de los Caídos que iguala a las víctimas

Una comisión creada por el Gobierno recomienda exhumar los restos del dictador, aunque la decisión es de la Iglesia. Propone crear un memorial con los nombres de los enterrados de ambos bandos. No ve viable la identificación y tras

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los copresidentes de la comisión de expertos para el futuro del Valle de los Caídos, Virgilio Zapatero y Pedro José González-Trevijano, hicieron público ayer el informe sobre qué hacer con el mausoleo de la dictadura donde están enterrados Francisco Franco y el fundador de la Falange, José Antonio Primo de Rivera, para convertirlo en un lugar de memoria democrática.

De entre la decena de recomendaciones presentadas destaca la encaminada a trasladar los restos del dictador Franco a donde decida la familia, si bien la última palabra la tienen las autoridades eclesiásticas al tratarse la basílica donde está enterrado de un lugar de culto. Los expertos proponen también construir un memorial del Valle que incluiría la relación de las identidades conocidas de las víctimas enterradas en el recinto. Es decir, igualaría a las víctimas republicanas con las del bando franquista. 'Toda víctima es víctima independientemente del campo en que se halle', llega a decir el informe.

Tres expertos se opusieron al traslado de la tumba de Franco

La tercera propuesta de calado es crear un centro de interpretación para explicar el origen y las circunstancias en las que se levantó ese gran cementerio en el que hay enterrados 33.837 víctimas de los dos bandos de la Guerra Civil, según el último recuento oficial.

En este sentido, el documento insiste en la imposibilidad de identificar y trasladar los restos fuera del Valle, tal y como plantean familiares de víctimas republicanas. El informe admite que a esas familias les asiste un 'derecho moral', pero que resulta 'prácticamente imposible' la identificación individualizada de los restos humanos.

Este estudio fue encargado por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero el pasado mes de mayo y, aunque estaba previsto que finalizasen los trabajos en octubre, su presentación se ha retrasado a raíz de las elecciones generales, según explicó el ministro de la Presidencia en funciones, Ramón Jáurequi. 'La comisión me pidió expresamente que [este trabajo] no fuera objeto de ninguna utilización partidista', subrayó durante la rueda de prensa.

Jáuregui asume el documento en nombre del PSOE e insta al PP a aceptarlo

Estas recomendaciones, sin embargo, tendrán que ser administradas por el próximo Gobierno. Así lo admitió el propio Ramón Jáuregui, antes de defender el trabajo de la Comisión y el valor del informe, que calificó de 'serio y riguroso'. 'Darle un destino al Valle es una necesidad simbólica y política de nuestro país. No es un acto de sectarismo sino de reconciliación', remarcó el ministro. Con estos antecedentes, pidió al futuro Ejecutivo que 'no entierre en el cajón' el documento porque 'es una cuestión pendiente del país y un acto de justicia'.

La directrices fijadas son compartidas por los 12 miembros de la comisión. Con una excepción. La exhumación de los restos de Franco, que ha encontrado opositores en tres de los expertos: Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón, Feliciano Barrios y González-Trevijano. La recomendación de la comisión es trasladar al dictador 'al lugar que designe la familia o, en su caso, al lugar que sea considerado digno y más adecuado'. Esta petición se fundamenta en que 'es la única persona [allí enterrada] que no falleció durante la Guerra Civil y es incongruente con el origen del conjunto monumental', explicó Virgilio Zapatero. Y se enmarca en la tarea de borrar 'cualquier connotación ideológica y política' del Valle de los Caídos. Esto será posible, señala el informe, si los 'enterramientos se reservan únicamente para los restos de las víctimas y los muertos de la Guerra Civil'. Este argumento es el que emplean para justificar que no se exhume el cadáver de Primo de Rivera, ejecutado en la Guerra Civil. La comisión, sin embargo, entiende que los restos del fundador de Falange 'no deben ocupar un lugar preeminente en la basílica' porque quiebra el igual tratamiento de todos los allí enterrados.

El informe descarta alterar el mausoleo y planea crear un centro interpretativo

Dada la 'inviolabilidad de la basílica' por su régimen jurídico, los expertos reconocen que cualquier modificación en la misma, así como remover las sepulturas existentes, depende en última instancia de las autoridades eclesiásticas. En este sentido, Virgilio Zapatero pidió la 'colaboración' de la Iglesia para poder llevar a cabo la 'democratización' de ese espacio.

Partidario de 'detener el deterioro' del Valle de los Caídos en vista de su mal estado de conservación, González-Trevijano suscribió la necesidad de 'explicar y no destruir' el mausoleo franquista. También quiso explicar ante los periodistas su voto contrario a trasladar los restos, que 'no pone en entredicho la calificación de régimen dictatorial del régimen anterior' .

En el voto particular, los tres comisionados exponen que la exhumación es 'inoportuna y contribuiría a dividir y radicalizar la opinión pública'. Por otro lado, creen que esta medida es incoherente con el resto de recomendaciones y apuntan a que 'el traslado de los restos de un jefe de Estado resultaría hoy impropia' en el contexto europeo. González-Trevijano minimizó esta discrepancia en el conjunto del informe, que persigue 'construir en positivo un lugar de culto para todos los españoles.

El documento insta al Ejecutivo a asumir varias recomendaciones para convertir el mayor cementerio de la Guerra Civil en un lugar de memoria democrática, no sólo de los 'caídos' sino de todas las víctimas. Los expertos proponen convertir la explanada delantera del Valle en un Memorial que reproduciría los nombres de todas las víctimas identificadas y dejaría constancia de las anónimas. También plantea la creación de un 'espacio destinado a la meditación, de carácter cívico', así como la constitución de un 'centro de interpretación' para explicar el origen de este monumento y la historia que encierra.

El informe apela al 'buen criterio del Gobierno', en este caso el que presidirá Mariano Rajoy, para valorar estas recomendaciones y gestar los más amplios consensos sociales y políticos. En la comparecencia, Ramón Jáuregui se declaró partidario en nombre de su partido de cumplir con el informe.