Publicado:  26.12.2011 08:00 | Actualizado:  26.12.2011 08:00

Un Gobierno con los lobbies dentro

Rajoy incluye en su Ejecutivo a representantes de importantes grupos de presión. El sector financiero abre una vía directa con el Gabinete

 

Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Mariano Rajoy y su equipo aguijonearon durante años al Gobierno socialista por no haber previsto la crisis. Pero su flamante ministro de Economía, Luis de Guindos, nunca vio venir la quiebra de su propio banco.

El 10 de julio de 2008, en su intervención anual en la Escuela de Verano de FAES, el think tank del PP, De Guindos explicó que el principal problema que afrontaba la economía mundial era la "tensión inflacionista" y advirtió del riesgo de una "suave recesión".

El nuevo ministro de Economía no vio venir la crisis que quebró su banco

Apenas dos meses después, Lehman Brothers, el banco de inversión estadounidense del que De Guindos era ejecutivo presidente para España y Portugal y miembro de su consejo en Europa quedaba reducido a escombros y su quiebra arrastraba la economía mundial a una crisis de la que aún no ha salido.

De Guindos dirige ahora la economía española. Y defiende exactamente las mismas recetas que durante los meses previos a la caída de Lehman Brothers repetía con profusión en sus múltiples conferencias como alto ejecutivo del banco de inversión. Los problemas de su entidad iban a arrastrar a todos, pero los problemas, según el hoy ministro, estaban fuera: sobre todo, en el mercado laboral, en las pensiones públicas y en los salarios de los trabajadores.

Ahora su agenda sí incluye una cuarta bandera urgente: la reestructuración del sector bancario, el mismo del que procede en Lehman Brothers (2006-2008) y hasta el pasado jueves en el consejo del Banco Mare Nostrum, que en seguida consideró un "gran acierto" su nombramiento, la dirigirá él mismo, ahora desde el otro lado.

Lehman Brothers en España ayudó a la CAM a colocar sus cuotas en Bolsa

"Lo nuevo de esta crisis es que el poder financiero, que es el que la ha causado, ha tomado directamente las riendas de los gobiernos y ese fenómeno llega ahora a España", sostiene Miren Etxezarreta, catedrática emérita de Economía Aplicada de la Universitat Autònoma de Barcelona. En 16 de los 27 países de la Unión Europea, exdirectivos del sector bancario ocupan puestos clave de la política económica (ver página siguiente).

"La novedad de este Gobierno es que los lobbies ya no presionan desde fuera, sino que han tomado el control directo desde dentro mismo del Ejecutivo, con un papel muy destacado del lobby financiero, el armamentístico y el agrícola", le secunda Alejandro Inurrieta, profesor del Instituto de Estudios Bursátiles.

De Guindos dirigirá la reestructuración bancaria procedente del banco BMN

Entre la conferencia citada, en FAES, de julio de 2008, y la quiebra de Lehman Brothers, en septiembre del mismo año, el banco de De Guindos aún tuvo tiempo de llevar a cabo una suculenta operación en España: la coordinación de la salida a Bolsa de las cuotas participativas de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM).

Pese a la mala salud financiera que ya entonces arrastraba la entidad hoy intervenidaconsiderada por el Banco de España "lo peor de lo peor", Lehman Brothers logró que el 23 de julio de 2008 las cuotas empezaran a cotizar a casi seis euros. Más del 60% fueron adquiridas por pequeños ahorradores. Su valor, hoy, es cero. Y se han convertido en una patata caliente para las nuevas autoridades económicas.

No es el único capítulo español del espectro Lehman que perseguirá al ministro. Otro: el de los ciudadanos atrapados por los bonos del banco que se sintieron estafados y acudieron a los juzgados.

El despacho que fundó Montoro asesora para pagar menos a Hacienda

La CAM era precisamente una de las entidades que más trabajaba con la entidad de De Guindos. En 2007, colocó a una jubilada bonos del banco estadounidense por valor de 134.000 euros, vendidos como ultraseguros y ajenos a EEUU al tener garantía europea propia, supuestamente en Holanda. De Guindos era entonces miembro del consejo europeo del banco.

Tras la quiebra, nadie respondió y ella acudió al juez: finalmente, el mes pasado el tribunal falló a su favor y ahora la CAM deberá devolverle la inversión. "Aún no puedo creerme que el ministro que dirigirá la economía española sea precisamente el responsable en España de esos bonos", explica Jaime Navarro, el abogado que llevó el caso.

El rival económico de De Guindos en el nuevo Gabinete es Cristóbal Montoro, al que Rajoy ha situado al frente de Hacienda, Ministerio que ya dirigió con José María Aznar. A él corresponderá cuadrar las cuentas y, por tanto, tratar de aumentar los ingresos del Estado: justo el objetivo contrario al que persigue la consultoría que el ministro fundó tras su anterior paso por el Gobierno, hoy llamada Equipo Económico, que ofrece asesoraramiento fiscal a las empresas para reducir legalmente los pagos a Hacienda.

Equipo Económico, que hasta 2008 se llamaba Montoro y Asociados, incluye en su equipo a Ricardo Montoro, hermano del ministro y exdirector del CIS; Salvador Ruiz Gallud, exdirector de la Agencia Tributaria; y Ricardo Martínez Rico, exsecretario de Estado de Presupuestos.

Este tipo de despachos son muy reservados a la hora de divulgar sus servicios, pero la investigación del caso Gürtel ha aportado pistas sobre una operación concreta, facturada justo después de que Montoro dejara la firma. El encargo procedía de Everland, firma investigada en el sumario, propiedad de la esposa de Jesús Merino, ex portavoz adjunto del PP en el Congreso.

Por este trabajo, Equipo Económico emitió una factura en julio de 2008 de 116.000 euros. Tras el estallido del caso Gürtel, el juez se dirigió a la empresa para conocer la operación: "Los servicios prestados consistieron en el asesoramiento económico y fiscal de una operación de adquisición empresarial, alcanzando, entre otras, cuestiones relativas a la compensación de bases imponibles de ejercicios anteriores, deducciones fiscales pendientes de aplicación, gastos no deducibles por diversos conceptos, así como fondos de comercio derivados de la operación y su aprovechamiento fiscal", contestó la dirección de Equipo Económico.

Varios expertos tributarios consultados estiman que la factura de este tipo de servicios oscila entre el 5% y el 15% de la ganancia fiscal que obtiene el cliente. Por tanto, el fisco debió de dejar de ingresar un mínimo de 700.000 euros gracias al asesoramiento.

Por aquellas fechas, Pedro Morenés, hombre muy próximo a la Zarzuela que Rajoy ha nombrado ministro de Defensa, era consejero de Instalaza, principal fabricante español de bombas de racimo. Y justo en julio de 2008, el Gobierno de Zapatero aprobó una moratoria en la producción de estas armas tan dañinas.

Según denunció con pruebas Human Rights Watch, algunas de las bombas producidas por Instalaza con Morenés en su consejo fueron utilizadas por Muamar Gadafi en la reciente guerra que la OTANcon la participación de unidades españolas contribuyó a decantar a favor de los rebeldes. Pero el problema que puede afrontar Morenés con su llegada a Defensa no es sólo de orden moral, sino muy práctico e inmediato: Instalaza, en cuyo consejo se sentó el ministro hasta septiembre según el Registro Mercantil reclama desde mayo al Gobierno por la vía judicial 40 millones de euros de indemnización por los supuestos daños causados con la moratoria.

"No tiene precedentes que un representante destacado del complejo militar-industrial asuma directamente el Ministerio de Defensa y Morenés, sin duda, lo es", opina Jordi Calvo, investigador del Centre Delàs, entidad pacifista especializada en el comercio de armas.

Su vinculación a la industria que depende de los contratos de Defensa uno de los Ministerios más amenazados por los recortes va mucho más allá de Instalaza: Morenés, secretario de Estado de Defensa y de Seguridad con Aznar, vuelve al Ministerio desde la presidencia de Segur Ibérica, empresa a la que Defensa encarga tareas de seguridad privada a los atuneros que faenan en el Índico. Y hasta ahora se sentaba en los consejos, entre otros, de MBDA, el gran fabricante mundial de misiles que según el Centre Delàs también tuvo a Gadafi entre sus clientes; Kuitver, consultoría de i+D especializada en seguridad y defensa; Aritex Cading, que incluye servicios de diseño militar industrial; Gamo Outdoor, gran fabricante estadounidense de rifles y pistolas, e I-Sec Iberia, consultoría para asuntos de seguridad.

Si los pacifistas están en alerta máxima, los ecologistas también, tras el nombramiento de Miguel Arias Cañete como ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Ya durante su etapa de ministro de Agricultura con Aznar, Arias Cañete fue objeto de polémica porque su esposa, Micaela Domecq, y su familia gestionaban empresas perceptoras de fondos procedentes de la Política Agraria Común. Hoy siguen al frente de firmas de explotación agraria.

Pero ahora Arias Cañete dirigirá también Medio Ambiente, pese a destacar al frente de cuatro de los lobbies más enfrentados a los ecologistas: el protrasvases en 2000, el ministro prometió a los regantes que el trasvase del Ebro se haría "por cojones", el petrolero suma 326.000 euros en participaciones del sector, el del automóvil posee seis coches y una moto, y preside la Fundación del RACE, cuyo fin es fomentar el uso del automóvil y el del ladrillo: coincidía con Ignacio López del Hierro, marido de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, en el consejo de Bami Newco, la empresa que refundó Joaquín Rivero, uno de los reyes caídos del sector, tras su defenestración de Metrovacesa y Gecina.

Los lobbies tienen otras terminales en el nuevo Gobierno: el ministro de Educación, José Ignacio Wert, suma ya décadas de vinculación al Grupo Prisa, propietaria de la principal editora de libros de texto, y fue asesor de la presidencia del BBVA; el titular de Interior, Jorge Fernández Díaz, es muy próximo al Opus Dei, y la CEOE no sólo rema en la misma dirección que Luis de Guindos sino que el jefe de la Oficina Económica del presidente, Álvaro Nadal, es hermano de un vicesecretario de la patronal, con quien comparte credo liberal.

En 2008, Luis de Guindos quizá no tenía elementos para saber que su propio banco estaba a un paso de la quiebra. Pero nadie podrá acusar a Rajoy de no haber dado pistas sobre la política de su Gobierno desde el primer día.

PUBLICIDAD

Comentarios