Publicado: 03.03.2016 20:03 |Actualizado: 03.03.2016 21:06

González responde a Iglesias: "Es un buen discípulo de Anguita, pero el país no necesita rabia ni odio"

El expresidente del Gobierno replica al líder de Podemos tras las declaraciones en las que le acusaba de tener "el pasado manchado de cal viva"

Publicidad
Media: 2
Votos: 16
Comentarios:
gonzalez

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, junto al expresidente del Gobierno Felipe González.- EFE

Ya tienen respuesta las polémicas declaraciones de Pablo Iglesias durante la sesión de investidura de Pedro Sánchez en las que acusaba a Felipe González de tener "el pasado manchado de cal viva", aludiendo al secuestro, tortura y asesinato por parte de los GAL de los etarras José Antonio Lasa y José Ignacio Zabala, cuyos cadáveres fueron hallados enterrados en cal viva en 1985. El expresidente ha tildado al líder de la formación morada de "buen discípulo de Anguita, pero está un poco sobrecargado, se debería serenar" y ha añadido que "sus palabras son un autorretrato" del joven político.

​Invitado a un acto homenaje al escritor Gabriel García Márquez en el Instituto Cervantes de Madrid, el líder socialista ha añadido a la entrada del encuentro que "el país necesita acuerdos y no rabia ni odio". Poco antes de posar junto a Pedro Sánchez, que no ha hecho declaraciones, González ha querido eludir la polémica: "Según mi madre, tengo 74 años. Es una edad para callar ya a estas alturas".

Junto a González y Pedro Sánchez, también han acudido otros miembros del PSOE como Meritxell Batet, coordinadora de estudios y programas y diputada del PSC, y Micaela Navarro, vicepresidenta del Congreso de los Diputados. Han querido acompañar al expresidente socialista después de las duras palabras que le dirigió Iglesias durante el debate de investidura celebrado en el Congreso. Unas declaraciones que Sánchez no dudó en repudiar: "Me siento muy orgulloso de Felipe González. Nosotros no jugamos con el terrorismo, quizá porque lo hemos sufrido en nuestras propias filas".

La participación de Sánchez en el acto se produce en la víspera de la segunda votación de investidura en el Congreso, después de que no consiguiera en la primera la mayoría absoluta de los diputados. En la segunda votación, Sánchez necesita la mayoría simple, si bien ningún grupo, salvo Ciudadanos, ha expresado por ahora su disposición a variar su sentido de voto para facilitar la investidura.