Público
Público

Guerra y Barreda, los diputados mudos más notables del PSOE

El trabajo de los parlamentarios socialistas, tanto en iniciativas como en intervenciones en el pleno y en las comisiones, es sensiblemente superior al que realizan los del PP.Los diputados de las minorías son, no obstante, los

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El conjunto de diputados del grupo socialista es quien lleva en el Congreso el peso de la actividad opositora al Gobierno de Mariano Rajoy, según los datos y estadísticas que ofrece la web de la Cámara baja al finalizar este año. El trabajo individual de los parlamentarios socialistas, tanto en iniciativas como en intervenciones en el pleno y en las comisiones, es sensiblemente superior al que realizan los del PP. Ahora bien, en las filas socialistas se dan también casos de inactividad total: los hay que no han abierto la boca o lo han hecho en muy contadas ocasiones.

No obstante, pese al protagonismo opositor del Grupo Socialista (110 escaños, la cifra más baja desde 1977), los diputados más prolíficos a la hora de formular preguntas y de intervenir en debates se encuentran entre las filas de los grupos minoritarios. En este aspecto, diputados del grupo UPyD y Mixto ocupan los primeros puestos en la 'productividad' parlamentaria, tanto a la hora de firmar iniciativas - principalmente preguntas escritas dirigidas al Ejecutivo - como en el número de intervenciones en el Hemiciclo y en las diferentes comisiones.

Este reparto de actividad no es novedoso de esta legislatura. Por lógica, los parlamentarios de los grupos pequeños o del Mixto tienen la oportunidad de adquirir un mayor protagonismo frente a los que integran los grupos mayoritarios, aunque, como afirma uno de ellos, 'para que eso sea así debes multiplicar tu actividad por encima del resto de diputados y encima con menos recursos'.

Por grupos, el Socialista es el que más iniciativas parlamentarias, sin contar preguntas por escrito, ha presentado durante el primer año de la X Legislatura: un total de 1.020, principalmente proposiciones no de ley (conocidas en el argot parlamentario como 'peenele'). Además, el principal grupo de la oposición ha presentado 24 proposiciones de ley y 20 interpelaciones a diferentes miembros del Gobierno.

A cierta distancia se coloca el grupo parlamentario de la Izquierda Plural (11 escaños), con 847 iniciativas, el mismo número de proposiciones de ley y 15 interpelaciones. Ya en tercer lugar se coloca el Grupo Mixto, que con 18 miembros es el tercero más numeroso de la Cámara baja: 524 iniciativas, 15 proposiciones de ley y 19 interpelaciones. En cuarto lugar está CiU (16 escaños), con 303 iniciativas, seguido por UPyD (5 escaños), con 272 y el PNV (5 escaños), con 140.

La Izquierda Plural tiene 847 iniciativas, el mismo número de proposiciones de ley y 15 interpelaciones

En lo referente al trabajo individual de los diputados entre las filas socialistas se dan los dos extremos: quienes presentan una notable hiperactividad y los que todavía no han abierto la boca en estos doce meses, o casi. El campeón de los primeros es el diputado Miguel Ángel Heredia, quien presenta una tarjeta con 864 preguntas, de las que 32 han sido orales y el resto por escrito. Le siguen dos 'novatos', Susana Sumelzo (Zaragoza) y Félix Lavilla (Soria), con 475 y 438 preguntas, respectivamente. El cuarto es José Blanco, con 342 preguntas, pero sólo tres fueron orales; eso sí, concentró ese trabajo al presentar en un solo día 85 preguntas y en otro posterior 40 más. Otra docena de diputados socialistas han formulado entre 200 y 300 preguntas, mientras que la gran mayoría supera el centenar.

Los diputados más preguntones son los aragoneses, con Víctor Morlán (Huesca) y Pilar Alegría (Zaragoza) a la cabeza. Pero en el seno del grupo hay quien ha estado mano sobre mano y mudo. Es el caso de José Antonio Viera (Sevilla), un parlamentario 'novel' cuyo registro de voz es desconocido hasta este momento en la Cámara baja. Tampoco ha presentado iniciativa alguna, ni siquiera una pregunta por escrito. Curiosamente, sus compañeros de lista por Sevilla están entre los más inactivos: Soledad Cabezón, con una solitaria intervención y ninguna iniciativa, Isabel Pozuelo, cero iniciativas y cuatro intervenciones y Alfonso Guerra, también con un doble cero. Aunque en su caso hay que apuntar que el presidente de la comisión de Presupuestos durante meses desarrolla una intensa actividad.

Otro 'mudo' es el ex presidente castellanomanchego, José María Barreda. Parlamentarios conocidos como Carme Chacón (Barcelona, 36 preguntas / 1 iniciativa), Manuel Chaves (Cádiz, 4 / 4), Elena Valenciano (Madrid, 4 / 7), o Josep Zaragoza (Barcelona, 5 / 4) están entre los más inactivos del grupo. El líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba presenta una tarjeta con 28 intervenciones en el pleno, la mayoría en debates con Rajoy), mientras que la portavoz, Soraya Rodríguez (Valladolid) registra 60 preguntas, de las que 25 fueron orales.

Pero en el ranking de actividad individual de los diputados hay dos números uno indiscutibles: Chesús Yuste (Zaragoza) y Toni Cantó (Valencia), dos diputados 'novatos' en esta legislatura. El primero, miembro del grupo Izquierda Plural y representante de la Chunta Aragonesista, es el campeón en el apartado de las iniciativas con un total de 1.233 registradas, de ellas 1.140 preguntas por escrito y otras 88 solicitudes de informes a la Administración del Estado. Además, este nacionalista aragonés ha realizado 82 intervenciones en pleno y en comisiones, una cifra muy por encima de la media del conjunto.

Toni Cantó es el primer diputado del Hemiciclo en número de intervenciones

El diputado valenciano es el primero del Hemiciclo en número de intervenciones, tal vez la actividad más genuinamente parlamentaria: tiene contabilizadas un total de 166 entre el pleno y las diferentes comisiones. Pero es que quien le sigue, con 144 intervenciones, es Álvaro Anchuelo, compañero suyo en UPyD. En tercer lugar se encuentra el nacionalista vasco Emilio Olabarría (Bizkaia), con 133 parlamentos diferentes, seguido por Rosa Díez, portavoz de UPyD, con 117, Olaia Fernández, del BNG, con 114 e Irene Lozano, también de UPyD, con 111 intervenciones.

El catalanista Josep Sánchez-Llibre (CiU, Barcelona), con 101, y los minoritarios Joan Baldoví (Compromís, Valencia) con 95, el vasco Pedro Azpiazu (Bizkaia), con 94, Joan Tardá (ERC, Barcelona), con 88, Ana Oramas (CC, Tenerife), con 84 y Rafael Larreina (Amaiur, Guipuzkoa), con 71 son los que siguen en esta particular clasificación. A cierta distancia aparece el primer socialista: Mario Bereda (Valladolid) con 40 intervenciones.

Entre los diputados minoritarios también hay 'mudos', como el peneuvista Joseba Aguirretxea (Bizkaia), quien ni ha hablado ni ha presentado iniciativa alguna. Otros ejemplos de inactividad son los de Feliu Guillames (CiU, Barcelona) con cero iniciativas y solo 5 intervenciones, el mismo registro que la 'novata' Onintza Enbeitia (Guipuzkoa).

En términos relativos - y en parte también absolutos - los diputados más activos son los pertenecientes a los grupos de la Izquierda Plural y UPyD. La media de trabajo parlamentario que presentan al final de los dos primeros periodos de sesiones es sensiblemente superior a la media. Tienen más oportunidades formales para mostrar su actividad parlamentaria y las aprovechan. Algunos diputados de los grupos mayoritarios, sobre todo en el socialista, también aprovechan los resquicios que permiten la rigidez del reglamento y el control absoluto de las direcciones de los grupos. Y algunos aprenden rápido.