Público
Público

PP y PSOE rechazan que se salde la hipoteca con la entrega del piso

La izquierda minoritaria reclama el derecho a una vivienda digna

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Socialistas y conservadores apuntaron ayer maneras sobre el futuro de la subcomisión recientemente creada en el Congreso para estudiar la posibilidad de que la hipoteca pueda saldarse con la entrega de la vivienda.

Ambas formaciones evitaron que saliera adelante una proposición de ley del BNG para reformar la legislación en materia hipotecaria que permita la dación en pago. Sólo la izquierda minoritaria compuesta por los nacionalistas gallegos, IU, ICV y ERC respaldó la iniciativa, que es una de las principales reclamaciones de los indignados del Movimiento 15-M. El PSOE votó en contra y los demás grupos se abstuvieron.

La creación de la citada subcomisión fue el argumento que utilizaron los socialistas para justificar su abstención ante la iniciativa. Consideraron inoportuna la propuesta, que llega una semana después de que se creara el órgano para decidir cómo se reformará el sistema hipotecario.

La propuesta del BNG que defendió ayer su portavoz, Francisco Jorquera, pretendía que en el caso de que se demostrase la "buena fe" del deudor, la legislación promoviese un proceso de negociación con la entidad financiera para determinar si se permitía una moratoria en los plazos de pagos, si se podía transformar la hipoteca en un contrato de arrendamiento con opción a compra o si era factible la condonación parcial de la deuda.

Jorquera denunció que el sistema hipotecario actual es un "problema social de primer orden" que "aboca a cientos de familias al borde de la exclusión social" al dejarles sin casa. Recordó que, como consecuencia de la crisis y del repunte del paro, sólo en el primer trimestre del año, el número de desahucios se ha incrementado un 36,9% respecto al mismo periodo del 2010.

Los representantes de ICV y ERC, Núria Buenaventura y Joan Tardà, respectivamente, mostraron sin reservas su apoyo a la propuesta del BNG y recalcaron la necesidad de respaldar desde la clase política el "derecho a una vivienda digna".

Pero este problema no está entre las principales preocupaciones de PP y PSOE, a juzgar por la reducida presencia de diputados durante el debate en el Pleno de ayer. Apenas se presentaron una decena por cada grupo. La ponente socialista, Ana Fuentes, reclamó incluso la retirada de la proposición de ley. "No creemos, con políticas de fiestas (en alusión a los gestos populistas), falsas expectativas a los ciudadanos", le dijo a Jorquera.

La diputada defendió que "jurídicamente" no es posible aprobar la dación en pago con efecto retroactivo y consideró, además, que la medida no ayuda a la recuperación económica. Abogó, en cambio, por "buscar fórmulas reales" para adoptar medidas sociales que ayuden a los ciudadanos que pierdan sus viviendas. Y planteó la alternativa del alquiler para superar las dificultades en el acceso a la vivienda.

Pablo Matos, del PP, consideró que poner encima de la mesa una propuesta como la del BNG una semana después de la creación de la subcomisión demuestra la "demagogia" y la "falta de seriedad y de rigor" de los nacionalistas gallegos.