Público
Público

Rubalcaba comunica a Zapatero su decisión de abandonar el Gobierno

El vicepresidente y ministro del Interior hará efectiva su renuncia "en los primeros días de la semana que viene", cuando el presidente remodele el Ejecutivo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Espero verles en mi otra vida política'. Alfredo Pérez Rubalcaba cerró con este epitafio su última comparecencia en la Moncloa como portavoz, coronado aún por la triple tarea de la Vicepresidencia, Interior y la portavocía, tras anunciar su salida 'inmediata' del Ejecutivo para centrarse en su labor de candidato.

El número dos del Gobierno lo será hasta la semana que viene, como adelantó el viernes Público, cuando el jefe del Ejecutivo detalle la fórmula del relevo y el Boletín Oficial del Estado la sancione, pero Rubalcaba adelantó ayer su adiós, rompiendo por una vez su máxima de no 'mezclar los dos mundos' de la candidatura y la portavocía.

'He transmitido al presidente del Gobierno mi voluntad de abandonar el Gobierno y de hacerlo de forma inmediata', desveló a la prensa después del Consejo de Ministros. “Mañana tomaré posesión formal como candidato a la presidencia del Gobierno y es 24 horas antes cuando procede que anuncie mi decisión”, explicó Rubalcaba, aludiendo a la proclamación definitiva de su candidatura, que hará oficial hoy el Comité Federal del PSOE.

Con un pie en la Moncloa y el otro ya en el cuartel electoral socialista, el candidato se declaró 'maniático de las formas y de los tiempos' para explicar su decisión. 'No existe ninguna incompatibilidad legal ni política' en ser candidato y vicepresidente, insistió Rubalcaba.

El motivo es otro: para multiplicar el trabajo –y Rubalcaba compatibiliza una cartera triple– hay un límite y el 'compromiso' que asume este sábado como cabeza del cartel electoral socialista no le permitirá, según admitió, estar 'en condiciones de dedicar al Gobierno todo el esfuerzo que exige, que es todo'. Además, 'no hay incompatibilidad, pero yo siento que la puede haber', concluyó el todavía vicepresidente, adelantándose al peso del trabajo que se le avecina en los próximos meses. 'El Gobierno necesita todo el tiempo y es probable que mi compromiso como candidato dificulte ese trabajo', insistió.

El número dos del Gobierno se remitió a su primera comparecencia pública tras recibir el aval del PSOE para ser candidato, el pasado 30 de mayo, para rescatar los motivos del paso solemnizado este viernes.

'Lo dije entonces. En democracia, los tiempos y las formas son fundamentales y ya adelanté ese día que, cuando sintiera que mi compromiso como candidato pudiera dificultar mis tareas de Gobierno', saldría del Ejecutivo. 'Ese momento ha llegado', proclamó. 'Como mañana tomaré posesión, hoy procede anunciar mi decisión', completó su razonamiento.

Rubalcaba apura así sus últimas horas como vicepresidente primero, cargo al que llegó en octubre de 2010, tras ser convertido de facto en delfín de Zapatero. 'El presidente del Gobierno anunciará los cambios en los primeros días de la semana que viene', despejó, evitando en todo momento anticipar quinielas en la sucesión para no puentear la competencia exclusiva del jefe del Ejecutivo.

En cualquier caso, Rodríguez Zapatero ha tenido más de un mes para reflexionar sobre esta inminente remodelación de su Gabinete. El pasado 28 de mayo, una vez celebrado el Comité Federal que abrió la puerta de las primarias, el propio Rubalcaba trasladó al presidente su intención de abandonar el Gobierno si, como anunciaban todos los indicadores, era proclamado candidato. 'Lo habíamos hablado', confesó.

Las razones que invocó entonces en privado ante Zapatero son sustancialmente las mismas que desarrolló en público para justificar su decisión. “Me precio de ser coherente y he hecho lo que tengo que hacer. Me siento cómodo así; es parte de mi forma de ser, una cuestión de conciencia y pienso que es lo más responsable”, concluyó Rubalcaba.

El número dos del Ejecutivo reclamó su soberanía para elegir sus tiempos para desmarcarse de la ofensiva desplegada por el PP contra su permanencia en el Gobierno. Los conservadores han convertido la dimisión de Rubalcaba en su último caballo de batalla, invocando una teórica incompatibilidad entre la Vicepresidencia y la candidatura.

'No alcanzo a entender la lógica por la que un presidente del Gobierno, un alcalde o un presidente autonómico pueden ser candidatos y un vicepresidente no', se defendió de la ley de oro acuñada por el PP en su estrategia.

'Es su proyecto máximo, su única propuesta, que dimita, como pidieron sólo seis días después de que fuera nombrado ministro del Interior', recordó Rubalcaba. El partido conservador había redoblado esta petición en las últimas semanas. El pasado martes, su portavoz parlamentaria reclamó el cese de Rubalcaba bajo la acusación genérica de 'abuso de poder, incompatibilidad manifiesta y arbitrariedad'.

Según Soraya Sáenz de Santamaría 'no es ético, ni admisible que someta la tarea de Gobierno a sus intereses como candidato'. Un día después, el propio Rajoy, a través de su entorno inmediato, alimentaba la misma petición pronosticando la salida inminente del vicepresidente.

Esta presión, en cualquier caso, no parece haber hecho demasiada mella en el caparazón del vicepresidente: 'Si me quedo, porque me quedo. Si me voy, porque me voy. Así es la política', se anticipó, previendo la nube de reacciones de todo signo que movió su anuncio.

Si la presión del PP no ha sido ¿es la intención de desmarcarse del Gobierno el motivo de su renuncia? Tampoco, zanjó Rubalcaba, en una nueva vuelta sobre el eje de su razonamiento: 'No voy a poder hacer las cosas como a mí me gusta', simplificó, para defender su salida.

Rubalcaba reservó los últimos minutos de su última presencia como portavoz en la sala de prensa de Moncloa para cerrar su despedida aflojándose el traje institucional: 'Es el momento de decirles a todos gracias. Un placer. He hecho muchas veces de frontón, lo siento', se excusó para justificar su resistencia sólo rota ayer a conciliar su futuro de candidato con su presente de número dos del Gobierno. 'He tratado de ser coherente. Agradezco que me hayan aguantado. Espero verles en mi otra vida política', se despidió Rubalcaba.