Público
Público

"Yo avisé a Ignacio González en 2008 sobre la corrupción en el Canal y no hizo nada"

Una ex trabajadora le avisó, junto a otros altos cargos de la empresa pública, de que había pruebas que evidenciaban el desvío de fondos públicos. Denuncia que la reacción fue querellarse contra ella por revelación de secretos y amenazas

Publicidad
Media: 4.57
Votos: 7
Comentarios:

Agentes de la Guardia Civil ante la sede de Canal de Isabel II. EFE/Emilio Naranjo

Han pasado ya nueve años desde que Araceli B. encontró una carta en la que se ponía de manifiesto la trama de desvío de fondos públicos a empresas privadas en el Canal de Isabel II. "Yo avisé a Ignacio González en 2008, pero no hizo nada" cuenta a Público esta extrabajadora de la empresa pública.

"Cualquiera que supiera un poco de concesión de obra pública entendería que ahí había algo raro", narra Araceli. En aquella carta se nombraba a varios altos cargos del Canal de Isabel II (el entonces director -ahora detenido-, un jefe de departamento, una subdirectora y al jefe de obra de una gran constructora) que según Araceli decía en su denuncia estaban "actuando en claro fraude de ley desviando fondos públicos para financiar a una gran constructora".

Así se lo expresaba a José de la Uz Pardos, secretario general de Ignacio González en el año 2008 y desde 2015 alcalde de Las Rozas, en una carta que le entregó en mano en diciembre de 2008, a la que ha tenido acceso este medio. "El montante solo de esta operación supondría alrededor de 3,5 millones de euros", alertaba Araceli B. en aquella comunicación dirigida a González.

Fragmento de la carta de Araceli B. a Ignacio González.

Nueve años después, el ex presidente de la Comunidad de Madrid duerme en la cárcel de Soto del Real por su actuación cuando estaba al frente del Canal de Isabel II. Junto a él, el ex director de la empresa pública madrileña al que ella denunciaba, Adrián Martín de las Huertas, al que juez ha impuesto prisión bajo fianza en la Operación Lezo. 

"Cuando vi la carta lo primero que hice fue reunir las facturas para comprobar que era cierto lo que se decía ahí. Efectivamente, las cantidades coincidían: 3,5 millones de euros”, decía Araceli en su denuncia. 

Acoso tras la denuncia

Araceli relata que intentó comunicarse con Ignacio González para informarle de estas actuaciones en varias ocasiones. Al no hallar una forma de entregarle la carta personalmente, la extrabajadora del Canal decide entregársela a De la Uz Pardos.

Éste le dice que le hará llegar la información a González y que en dos o tres días tendrá una respuesta. Sin embargo, el tiempo pasa y Araceli no recibe ninguna contestación.

Ante la actitud del secretario personal de González, la denunciante acude a su jefa del Gabinete, Isabel Cuevas. La respuesta de Cuevas fue "lo investigaré", pero esa promesa quedó en nada.

“Adrián Martín de las Huertas era director de departamento y aparecía en la famosa carta como cabecilla. Un mes después lo ascendieron a director gerente”, relata la denunciante

Es aquí cuando empieza lo que denomina como "campaña de acoso". Araceli B. relata que, a pesar de informar de la situación a los altos cargos, no se tomaban medidas y que la actitud hacia ella era cada vez más agresiva. “Adrián Martín de las Huertas era en ese momento director del Departamento de Innovación e Ingeniería del Canal de Isabel II y aparecía en la famosa carta como cabecilla. Un mes después lo ascendieron a director gerente”, recuerda.

Un año más tarde, viendo que no se depuraban responsabilidades en la empresa, Araceli se dirigió a Fernando Montes, jefe del departamento de Construcción de Tratamiento y Regulación y autor de la carta que desvelaba la supuesta trama. Dirigirse a él fue “un gran error”, lamenta. La extrabajadora le contó que sabía lo que estaba pasando con el proyecto de Aranjuez desde el que, presuntamente, se estaba desviando dinero público. 

El resultado fue el despido en diciembre de 2010 y una querella criminal contra ella por parte del Canal, por revelación de secretos y amenazas: “Argumentaron que yo había amenazado con contarlo todo si no contrataban a mi sobrino en el Canal”. Sin embargo, en De la Uz Pardos reconoció que Araceli le había entregado la carta en 2008 avisando de que podía existir malversación de fondos públicos.

"Se debe proteger a los que denunciamos corrupción"

Esta desidia ante sus revelaciones llevó a Araceli a interponer una denuncia contra los responsables de los actos que descubrió, que terminó archivándose por falta de pruebas.

"Acobardan a la gente con despedirla para que no denuncie"

"Me despidieron, me dejaron en la calle con hipoteca y madre de 88 años a mi cargo. Me pedían cinco años de cárcel… y pasé la pena de banquillo durante casi tres años. Nunca se lo perdonaré", asegura la extrabajadora del Canal.

"Este país debe proteger a los que denunciamos corrupción y no perseguirnos, ellos acobardan a la gente con despedirla para que no denuncie: así se fomenta la corrupción. Debemos cambiar eso. Quizás, si alguien me hubiera escuchado entonces, hoy no estaríamos como estamos", termina Araceli B.