Publicado: 19.11.2015 20:23 |Actualizado: 19.11.2015 23:58

OBSERVATORIO CONTINUO DE JM&A PARA LAS ELECCIONES GENERALES

Los sondeos sepultan el bipartidismo: PSOE, C's y Podemos casi igualan en votantes, aunque no en escaños

Los nuevos partidos suman dos millones de votos más que el PP porque Ciudadanos supera en medio punto a los socialistas, aunque sigue por detrás en diputados, mientras el partido de Iglesias remonta gracias a sus alianzas en Catalunya, València y Galicia, según la última proyección de Jaime Miquel y Asociados para 'Público' a sólo un mes del 20-D.

Publicidad
Media: 2.82
Votos: 34
Comentarios:
Estimación de JM&A sobre la composición del Congreso de los Diputados tras el 20-D.

Estimación de JM&A sobre la composición del Congreso de los Diputados tras el 20-D.

El bipartidismo ha muerto. Este cambio de era política en España ya es evidente en las alineaciones de fuerzas tras el órdago soberanista en Catalunya y la masacre yihadista de París, pero en los estudios demoscópicos está todavía más claro: entre el PP y el PSOE, el viejo orden se va a quedar sin un tercio de los escaños que sumaban esos partidos en el Congreso, y va a ser abandonado por 7,1 millones de los votantes que eligieron una de esas dos papeletas en 2011. Al tiempo que los dos partidos emergentes (C's y Podemos), que ni siquiera se presentaron a las generales aquel año, sumarán el 20-D unos 9 millones de votos, el 35% de la participación prevista.

Eso es lo que ocurrirá en la cita con las urnas, para la que falta exactamente un mes, si se cumplen las estimaciones del gabinete JM&A, elaboradas para Público mediante un desk research que pondera las tablas de los barómetros del CIS y las fichas técnicas de una docena de las más importantes encuestas recientes, evaluando también los antecedentes electorales de este año y efectuando un tracking constante de toda la demoscopia publicada, lo que permite pronosticar hasta el número de votantes para cada partido, asignando también a los que siguen manifestándose indecisos.

Esta proyección de Jaime Miquel y Asociados constata que Ciudadanos continúa su imparable ascenso –superando en 200.000 votos al PSOE, pese a que este último le sigue aventajando en seis diputados (76 a 70)–; que Podemos remonta gracias a sus alianzas en Catalunya, València y Galicia, superando los 4 millones de votos pero quedándose de momento en sólo 46 escaños –a causa del sistema electoral que castiga la mayoría urbana de sus votantes–; que el PSOE se hunde, al perder 2,3 millones de votos –aunque mitiga algo su desplome con respecto a la estimación anterior–; y que el PP obtiene la más pírrica de las victorias –es primero, con el 27,2% de los votos, pero pierde 65 escaños y los 121 que le quedan dejan a Rajoy en manos de quien quiera apoyarlo–.



Tres partidos consiguen entre 4 y 5 millones de votantes

Tabla de estimaciones de JM&A para el 20-D, comparadas con los resultados de las generales de 2011 y 2008.

Tal como se puede observar en esta tabla de las estimaciones completas de JM&A, comparadas con los resultados de 2011 y 2008 (donde esc son escaños, %vv es el porcentaje sobre votos válidos y % c el porcentaje sobre el censo total), tres partidos se sitúan ahora en la horquilla entre los 4 y los 5 millones de votos, algo que confirma el fin del bipartidismo.

Entretanto, el PP ha caído muy por debajo de su suelo histórico de los últimos veinte años y ya no tiene ni 7 millones de votantes, un 27% de los votos válidos que le hará imposible arrogarse el derecho indiscutible a gobernar aunque haya quedado el primero en las urnas. Especialmente cuando hay tres partidos que reúnen entre ellos casi el doble de ese número de votos.

Por supuesto, la derecha suma en escaños mucho más que la mayoría absoluta –con un total del 46,7% de los votos válidos o menos de un tercio del censo– y el órdago soberanista catalán ha reforzado sin duda la posibilidad de un rodillo españolista: PP y C's reúnen 191 diputados, a estas alturas de los sondeos, y se acercan incluso a los 3/5 del total de la Cámara Baja (210) que les permitirían modificar artículos de la Constitución sin contar con los demás grupos.

​No obstante, esta vez ya no mandaría Rajoy, y Rivera podría incluso condicionar su apoyo a que fuera reemplazado en la presidencia del Gobierno, puesto que el tremendo batacazo previsto para su partido lo dejaría incapaz de aferrarse al poder con cualquier otro pacto.

Además, queda claro a dónde se han ido los votantes del PP en el siguiente gráfico interactivo de transferencia de votos (pasa el ratón por encima):

El PP se ha desangrado hacia Ciudadanos, pero además 1,14 millones de los votantes 'peperos' han engrosado las filas abstencionistas

Es más que evidente en este gráfico que el Partido Popular se ha desangrado hacia Ciudadanos, a donde van a parar más de dos millones de sus votos, pero del estudio de las tablas completas se descubre también que 1,14 millones de votantes del PP simplemente engrosan las filas de la abstención, decepcionados por el mandato de Rajoy. Sólo así –más la ínfima proporción de jóvenes que les apoyan– se puede explicar que los conservadores hayan perdido más de 4 millones de sufragios en estos cuatro años de legislatura.

Igualmente, el PSOE se ha vaciado por la fuga de sus seguidores hacia Podemos (casi millón y medio), pero en este caso también son masivas las huidas hacia el otro partido emergente (casi 800.000) pese a que parezca ser ideológicamente incompatible con el socialismo. Eso se debe a que la vieja dicotomía izquierda-derecha ha sido sustituida por la de viejo-nuevo, como prueba el que incluso 280.000 votantes conservadores hayan decidido pasarse del PP a Podemos, que es la antítesis del viejo Partido Popular.

Pero estas transferencias también muestran las grandes cifras del fin del bipartidismo: de los dos grandes partidos, C's se lleva más de 2,8 millones de votantes y Podemos, otros 1,75 millones. Hasta IU (Unidad Popular) les arrebata 215.000 votos. Sumados al millón y medio de seguidores del PP o del PSOE que han desistido de acudir a las urnas y a los que huyen hacia otras formaciones –como las nacionalistas–, resulta que el ancien régime hegemónico desde la Transición va a perder 7.140.000 electores.

Este ingente trasvase de votos desde el bipartidismo a los dos nuevos partidos queda patente en el siguiente gráfico interactivo, donde los que proceden de PP o PSOE están señalados en verde oscuro y se destaca el "voto estructural", como la suma del "núcleo" que queda de los votantes que ya escogieron un partido determinado en 2011 más los que han llegado a la mayoría de edad desde entonces. Por supuesto, el "núcleo" de C's y Podemos se limita ahora a las "altas" de jóvenes recién incorporados al censo, ya que no tuvieron voto ninguno en las generales anteriores.

La suma de los nacionalistas que indica el gráfico es la de ERC, Democràcia i Llibertat (exCDC de Artur Mas), PNV, Amaiur y Geroa Bai:

En esta proyección se estiman 5,7 millones de indecisos, un 16% del censo, cuando antes Jaime Miquel solía estimarlos en torno al 10% de los electores

Por tanto, comienza una nueva transición, caracterizada por la ausencia de mayorías absolutas y por la incapacidad de los partidos nacionalistas de inclinar la balanza hacia el partido ganador: ni siquiera la imposible suma de todos ellos daría el poder a uno de los cuatro grandes. Aunque otra característica fundamental de esta nueva etapa es la volatilidad de las tendencias de voto, que cambian sustancialmente con los acontecimientos de la actualidad y que dependen de un porcentaje de indecisos sin precedentes.

En esta nueva proyección del Observatorio Continuo de JM&A, se estiman más de 5,7 millones de indecisos, lo que supone un 16% del censo, cuando Jaime Miquel siempre había limitado sus estimaciones de electores no decididos a sólo un 10% del censo. En estos últimos cálculos, se han adjudicado muchos más indecisos al PP (825.000) que a los demás partidos, porque sus votantes son a menudo los que se avergüenzan de reconocer que votan a la derecha.

Otro fenómeno importantísimo de la nueva era política es el del envejecimiento acelerado de las bases electorales de los dos grandes partidos electorales, como queda reflejado en el siguiente gráfico (clicando en él, se amplía):

Porcentajes de votantes de los partidos por horquillas de edad.

Porcentajes de votantes de los partidos por horquillas de edad.

El PP ya sólo atrae al 6% de los electores más jóvenes y basa su ventaja en los que tienen más de 50 años

Es muy notable que sólo el 6% de los electores de entre 18 y 24 años se incline por el Partido Popular, al que en cambio prefiere uno de cada tres de los de más de 65 y uno de cada cuatro de los que tienen entre 50 y 64. Por el contrario, el porcentaje de los votantes más jóvenes que optan por Podemos ronda el 23%, frente al 14% de C's y el 13% del PSOE.

En la gráfica se visualiza claramente que la nueva dualidad política nuevos-viejos de los partidos se traslada casi como un calco en cuanto a las preferencias de los votantes jóvenes-mayores. Algo que no augura un futuro esplendoroso para las formaciones tradicionales y que es tan acusado en el PP que prácticamente le presagia una agonía a medio plazo, por mucho que ahora siga superando a los otros tres, ya que esa ventaja se fundamenta casi exclusivamente en una exagerada supremacía entre los mayores de 50.

En cuanto a las diferencias territoriales entre nuevos y viejos partidos, al observar las tablas por comunidades se descubre que sólo en tres (Andalucía, Castilla-La Mancha y Extremadura) continúa el tradicional predominio (en porcentaje de votos) de los dos grandes sobre los demás. En todas las otras autonomías uno de los emergentes, sea Ciudadanos sea Podemos, ha quebrado esa hegemonía situándose en segundo lugar.

En el caso del País Valencià, los dos nuevos han desplazado al PSPV al cuarto lugar, situándose segundo Podemos (con el 23,3% tras su acuerdo con Compromís) y tercero (C's, con el 21,6%). En la Comunidad Autónoma de Madrid, Ciudadanos (26,4%) prácticamente empata con el PP (27,8%).

En Catalunya el partido de Rivera arrolla: queda en primer puesto (19,5%) superando a los nacionalistas de ERC (18,9%). Tercero queda En Comú Podem (17,1%), formación aliada con Iglesias que esta vez sí adelanta (con la ayuda de Ada Colau) tanto a la reencarnación de Convergència (DiLl, 15,4%) como al PSC (14,3%). El PP se queda con el 9,7%.

En Andalucía, el bipartidismo pervive porque la izquierda se estrella: el PSOE-A (26,8%) queda detrás del PP (28,6%), y Podemos (13,5%) es claramente superado por Ciudadanos (18,7%). Esta última diferencia de algo más de cinco puntos es magnificada por el sistema electoral y el partido de Rivera duplica en escaños al de Iglesias, como se puede ver en este último gráfico interactivo que muestra la distribución completa de escaños por comunidades, según esta estimación del Observatorio Continuo de JM&A para Público:

En definitiva, el reinado de las dinastías popular y socialista toca a su fin, para dar paso a una nueva era multipartidista con un juego de tronos mucho más complejo. Pero con tanto indeciso y tantas sacudidas geopolíticas revolucionarias, todavía queda mucha partida de aquí al 20-D.