Público
Público

Catalunya Societat Civil Catalana busca en Susana Díaz su primer apoyo institucional fuera de Catalunya

La principal organización contra el independentismo reconoce en la presidenta andaluza los valores en defensa de la unidad de España que ellos pregonan. Díaz recibirá a su presidente en la sede del Gobierno andaluz tras una visita a Barcelona en la que recogerá un premio de las casas de Andalucía en Catalunya

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2

La Presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz en la sesión plenaria del Comité Europeo de las Regiones. EFE

Susana Díaz va a regresar a la arena política de Catalunya, no invitada por el PSC, que prefirió mantenerla apartada de la campaña de las últimas elecciones, pero sí de la mano de dos entidades que recuperan su perfil político más allá de las fronteras de Andalucía: la Federación de Entidades Culturales Andaluzas en Catalunya ha otorgado el premio del Día de Andalucía a la presidenta de la Junta, que acudirá a Barcelona a recoger el galardón el próximo 16 de febrero. Aprovechando la visita, la Societat Civil Catalana (SCC), la principal organización ciudadana contra el independentismo y a favor de la retirada de competencias a la Generalitat en aplicación del artículo 155 de la Constitución, ha solicitado audiencia a Susana Díaz. La dirigente andaluza ha preferido invitar al nuevo presidente de SCC, José Rosiñol, a Sevilla, donde lo recibirá de manera oficial en el Palacio de San Telmo, sede del Gobierno andaluz.

Societat Civil Catalana se creó en abril de 2014 en los albores del proceso soberanista, y cuenta en su junta directiva con políticos y militantes del PSC y de Ciutadans, entre otros. La plataforma fue responsable de la masiva convocatoria del 29 de octubre en Barcelona, donde tuvo lugar una gran manifestación por la unidad de España a la que acudieron los líderes del PP, Ciutadans y PSC, semanas antes de las elecciones catalanas.

No es la primera vez que la junta directiva de SCC se entrevista con Susana Díaz. En octubre de 2014, en un contexto político menos agresivo que el actual, la presidenta andaluza ya invitó a San Telmo a los responsables de la recién creada entidad para intercambiar impresiones sobre el conflicto catalanista. “Díaz ya compartía nuestra preocupación entonces porque veía que la tensión entre Catalunya y el Gobierno central se encaminaba hacia lo que vino después y hacia donde estamos ahora”, advierten desde la organización. Al primer encuentro acudieron el entonces presidente de SCC, Josep Ramon Bosch, y su vicepresidente Joaquim Coll, que destacaron el papel “fundamental” de la presidenta andaluza para un proyecto de España “integrador, inclusivo y atractivo para los catalanes y el resto de españoles”.

En 2014, el peso y la proyección de Susana Díaz en la esfera política nacional era mayor que el que ostenta ahora, porque ya entonces barruntaba disputarle el liderazgo del PSOE al secretario general, Pedro Sánchez. La andaluza fue derrotada en las primarias socialistas contra pronóstico, pero Societat Civil Catalana aún busca en ella su “primer apoyo institucional fuera de Catalunya”. “Susana Díaz es un referente institucional, más allá de su papel dentro del PSOE”, dice el actual presidente de SCC, José Rosiñol. Fuentes de la entidad explican que esta primera entrevista se enmarca en una serie de encuentros que la organización espera tener con otros presidentes autonómicos para explicarles su posición frente al independentismo catalán y recabar respaldos de sus gobiernos regionales. “El problema catalán no es sólo un problema entre catalanes, afecta al conjunto de España, por eso queremos contar con el trabajo de todos”, explican.

El presidente de Societat Civil Catalana, José Rosiñol, en el Palau de la Generalitat. EFE

Las mismas fuentes también reconocen la “especial relevancia” del perfil político de Susana Díaz, alguien que “nunca ha vacilado en su defensa clara de la unidad de España, la convivencia y la igualdad de los españoles”, fue de las primeras dirigentes “fuera del PP en posicionarse a favor del 155” para frenar el órdago independentista, y por todo ello “encarna” los valores que defiende SCC. No obstante, Rosiñol matiza que su intención no es reunirse únicamente con políticos “que son 100% afines a nosotros”, y recuerda que ya han mantenido un encuentro con la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, “que en un programa de televisión nos llamó fascistas”, avisan desde la entidad. SCC también solicitará encuentros con los líderes de todos los grupos del Parlament catalán “cuando la legislatura eche a andar definitivamente”.

Díaz antes que Sánchez

Susana Díaz es la primera presidenta autonómica a la que la entidad anticatalanista ha pedido audiencia. La nueva junta directiva mantuvo hace unas semanas una entrevista con el presidente de la Comunidad Valenciana, el socialista Ximo Puig, pero fue más “un breve encuentro” durante el acto de entrega del premio Manuel Broseta, que otorgó la fundación privada del mismo nombre a SCC, y que Puig se encargó de entregar. Aquel acto ya generó tensiones internas entre los socios del Gobierno valenciano, PSOE y Compromís, porque los segundos no vieron con buenos ojos que el presidente de la comunidad entregase un “premio a la convivencia” a una organización claramente alineada con el Gobierno de Mariano Rajoy en la aplicación del 155. “Menos aún tras las escenas violentas que se vivieron el 1 de octubre durante la votación del referéndum por la autodeterminación”, avisan fuentes de Compromis, que recuerdan que la Generalitat valenciana se ha mantenido siempre en una “neutralidad respetuosa” respecto al conflicto catalán.

Tampoco la reunión de Susana Díaz con el presidente de SCC está exenta de polémica. La entidad catalana ha optado por reunirse con la andaluza antes de hacerlo con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, aunque defienden que también a él le pedirán un encuentro, además de a Albert Rivera (Ciudadanos) y a Pablo Iglesias (Podemos). “Hemos elegido primero a Susana Díaz como referente institucional, no de partido. No nos hemos reunido aún con Sánchez, preferimos esperar a que él nos convoque, pero tenemos intención de hacerlo. Y claro que conocemos las discrepancias que ha habido en el seno del PSOE entre Sánchez y Díaz, pero nosotros no hemos valorado si quedar públicamente con la presidenta andaluza nos conviene más o menos como organización, porque se trata de compartir un proyecto común”, advierten desde SCC.

Díaz se adelantó al líder socialista y al resto de barones de su partido al tildar de necesaria la aplicación del 155

En este momento, la posición de Pedro Sánchez y Susana Díaz respecto al conflicto catalán es coincidente. Ambos apoyan al Gobierno de Mariano Rajoy (“al Estado”, matizan) en la defensa del artículo 155 de la Constitución, que supuso la intervención política de Catalunya, el cese de todos los poderes ejecutivos y legislativos (incluido el del president de la Generalitat) y la convocatoria anticipada de elecciones. Sin embargo, es cierto que en los primeros momentos (después de que la Mesa del Parlament aprobara las leyes de desconexión el 6 de octubre de 2017) Díaz se adelantó al líder socialista y al resto de barones de su partido al tildar de necesaria la aplicación del 155. Lo defendió públicamente, sin rubor de retratarse junto a Rajoy, porque la presidenta andaluza nunca ha vacilado “en la defensa de la unidad de España”.

Esto le ha costado duras críticas incluso en el seno de su propio partido, donde algunos aún la sitúan en el ala más conservadora del partido, como reconoció hace dos días ante el comité director del PSOE andaluz. “Que nadie tenga dudas de mi lealtad institucional en defensa de España y sus intereses, incluso en momentos en que fue difícil explicarlo y más difícil llevarlo a cabo”, dijo, en referencia velada al apoyo que brindó a Rajoy frente al órdago secesionista catalán.

El Gobierno andaluz ha enmarcado la invitación de SCC en un contexto “normal”, y ha demostrado mucho más entusiasmo por el premio que recibirá Díaz de manos de la Federación de Entidades Culturales Andaluzas en Catalunya, donde reside casi un millón de andaluces. Los socialistas catalanes dieron la espalda a la presidenta de la Junta en las primarias, ofrecieron un respaldo abrumador a Pedro Sánchez, apoyado indirectamente por el líder del PSC, Miquel Iceta, y dejaron a Díaz con poco más de mil votos. Ahora la federación que agrupa las casas de Andalucía en esta región reconoce “su capacidad de liderazgo y de proximidad a las inquietudes de los ciudadanos, así como el apoyo que dispensa a la cultura de la comunidad andaluza dispersa fuera de su territorio”.