Publicado: 12.09.2015 09:28 |Actualizado: 12.09.2015 09:28

OBSERVATORIO CONTINUO DE JM&A PARA 'PÚBLICO' SOBRE LAS AUTONÓMICAS CATALANAS

El CIS 'cocinó' su encuesta para reducir en más de cuatro puntos el voto a las filas independentistas

El afán por situar los votos secesionistas lo más lejos posible de la mitad del total ha hecho que el barómetro oficial sobre las autonómicas del 27S, recién difundido, aplicase estimaciones poco defendibles y que contradicen sus propias tablas en cuanto al número de sufragios que obtendrán Junts pel Sí y la CUP, según el análisis de JM&A para 'Público'.

Publicidad
Media: 3.72
Votos: 58
Comentarios:
Estimación de JM&A para el Parlament de Catalunya tras el 27S tomando en cuenta el CIS de septiembre.

Estimación de JM&A para el Parlament de Catalunya tras el 27S tomando en cuenta el CIS de septiembre.

La cocina del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) es célebre, pero esta vez parece que se les ha quemado el guiso.

Según las tablas demoscópicas hechas públicas junto a las estimaciones de la encuesta del CIS sobre las elecciones autonómicas del 27S, los partidarios de la independencia de Catalunya van a obtener entre 4,2 y 4,7 puntos más de lo que vaticina ese estudio oficial: en vez de quedarse en el 44% de los votos válidos, algo que ha servido de titular a todos los grandes medios de comunicación, Junts pel Sí y la CUP sumarían al menos un 48,2% –y probablemente alcanzasen casi un 49%–, si esos mismos datos básicos hubieran sido analizados e interpretados por especialistas neutrales.

El detallado análisis de esas tablas efectuado por Jaime Miquel y Asociados, en exclusiva para Público, demuestra, además, que en la cocina del CIS se desprecian variables esenciales, como las del recuerdo de voto en las autonómicas del 2012 y en las generales del 2011, para acabar atribuyendo a Junts pel Sí un 38,1% de votos, cuando debería estar en el 40% (la estimación exacta de JM&A es del 39,9%), y a la CUP sólo un 5,9%, cuando las propias tablas del CIS le deberían asignar al menos un 7% (y JM&A lo evalúa, atendiendo al estudio de las tendencias demoscópicas, en el 8,3%).

Esta estimación de resultados corresponde al avance de posiciones del Observatorio Continuo de JM&A, considerando los antecedentes electorales y efectuando un tracking de la demoscopia publicada. Un desk research del gabinete de asesoría electoral de Jaime Miquel que es capaz de estimar incluso el número concreto de votos que se decantarán por cada una de las opciones políticas el 27S.



El CIS atribuye a la CUP 100.000 votos menos, y al PSC 80.000 más, de lo que se deduce de sus propias tablas

En definitiva, el CIS ha hecho esta vez un precocinado rápido para que la suma de los partidarios de una declaración unilateral de independencia –que, por cierto, aseguran que no van a proclamar por el momento– quedasen muy lejos del 50% de los votos, pese a concederles la mayoría absoluta (eso sí, ajustadísima) de los escaños. Una intención claramente política y desautorizadora que, según los análisis de reputados expertos para este diario, no se corresponden con las conclusiones que deberían haber sido plasmadas en números fríos.

Más arriba se muestra el gráfico del hemiciclo que quedaría en el Parlament de Catalunya tras el 27S, según los cálculos de JM&A que corrigen la anterior estimación ofrecida por Público el 3 de septiembre, en función de los resultados de la mega-encuesta del CIS, la más importante de todas con 3.000 entrevistas y cuyas tablas completas se hacen ahora públicas, lo que permite estudiar su interpretación con todo detalle.

Al incorporar esa multitud de datos al desk research, JM&A ha rebajado su estimación para las listas independentistas en un escaño, pero siguen sumando 72 en vez de los 68-69 que les asigna la cocina del CIS. Igualmente, deja a Catalunya Sí que Es Pot (Podem+ICV) en 15 diputados, frente a los 18-19 que les concede el CIS, porque no tiene ninguna lógica que sean la segunda fuerza en Barcelona (con los 14 escaños que les atribuye allí el CIS) cuando son la tercera en toda Catalunya, ya que en la capital catalana se escoge a 85 de los 135 puestos del Parlament.

Otra incongruencia patente en la cocina del CIS es atribuir sólo 230.000 votantes a la Candidatura d'Unitat Popular, cuando de sus propias tablas se deduce que han de ser unos 100.000 más, motivo por el que la proyección de JM&A estima para la CUP cuatro escaños más que la encuesta oficial. Al mismo tiempo, el CIS concede al PSC casi 80.000 votos más de los que se deducen de sus propias tablas.

Finalmente, el CIS adjudica al Partido Popular cuatro o cinco escaños más que a la CUP pese a que la intención de voto directa del PP es de sólo un 3,9% (lo que indica un partido muerto en Catalunya) y la de la CUP es del 5,6%. ¿Cómo lo hace? Pues estima que los 3,9 se convertirán en 9,4 (casi dos veces y media más), mientras que los 5,6 se quedarán en 5,9 (una ridícula corrección impropia de una estimación demoscópica seria).

Gráfico Estimación Catalunya - Jaime Miquel

Más del 82% de los votantes del PP pertenecen a su 'núcleo duro' y el partido no logra atraer a los jóvenes ni a los antes abstencionistas

Las transferencias de votos entre partidos que se pueden deducir de los completos resultados del CIS son también muy reveladoras, como se puede apreciar en el cuadro superior. Por ejemplo, la recuperada dureza conservadora del candidato García Albiol sólo le ha reportado al PP una ganancia ínfima de 24.000 votos, según se puede apreciar en la tabla inferior, que muestra la diferencia de votantes con respecto a la anterior estimación del Observatorio Continuo de JM&A.

Y el Partido Popular sigue reducido a su núcleo duro de votantes, como ya se había adelantado en las proyecciones previas de JM&A, puesto que más del 82% de sus sufragios son de los que ya le votaron antes, mientras que no atrae casi electores desde la abstención ni jóvenes recién incorporados al censo. Todo lo contrario de lo que ocurre con Catalunya Sí que Es Pot, que consigue casi tantos votos (más de 140.000) de los que se abstuvieron en la anterior cita con las urnas como de la propia ICV que forma parte de su candidatura.

La lista que encabeza Lluís Rabell atrae también unos 40.000 votos desde el PSC e incluso más (50.000) de la ahora escindida CiU, pero pierde más de 70.000 votantes que apoyaron a su propia ICV en las anteriores autonómicas y que este 27S elegirán la papeleta de la CUP, sin duda por compartir un afán independentista de izquierdas.

En realidad, la CUP va a obtener muchos más votos procedentes de ICV y de la abstención (casi 80.000) que de los electores que ya la votaron antes, hasta el punto de que dará un salto casi sin precedentes electorales: un crecimiento del 158% que le llevará a casi empatar en votos con el PP. Por eso no es verosímil que el CIS le adjudique hasta cinco escaños menos que a un PP en evidente caída libre.

No cabe duda de que esta campaña electoral, tan intensa y polarizada por los sentimientos independentistas de unos y españolistas de otros, puede ser decisiva y modificar notablemente lo que hasta ahora pronostican las encuestas. Pero la deriva ultraconservadora del PP no tiene por qué ayudarle a contrarrestar el auge soberanista, ni mucho menos el ascenso de Ciudadanos, sino todo lo contrario.

En ese caso, el PP quedaría en el poco estético puesto parlamentario de farolillo rojo.