Publicado: 04.07.2016 19:42 |Actualizado: 04.07.2016 19:42

Dimite la cúpula del PP de Palma por una trama de corrupción en la que usaban a la Policía para extorsionar a empresarios y espiar a adversarios

Génova ha expulsado al presidente de la Junta Territorial, José María Rodríguez; el secretario de Organización, Álvaro Gijón, y la vicesecretaria Sandra Fernández. 

Publicidad
Media: 3.19
Votos: 21
Comentarios:
El ya expresidente del PP de Palma, José María Rodríguez, en una imagen de archivo. EFE

El ya expresidente del PP de Palma, José María Rodríguez, en una imagen de archivo. EFE

MADRID/PALMA.- Parte de la cúpula del PP de Palma de Mallorca ha dimitido hoy a petición de la dirección nacional de Génova, tras verse implicados en una trama corrupta que, en parte, se asemeja al caso de las escuchas de Jorge Fernández Díaz

Si el ministro quiso utilizar en su día a la Oficina Antifrau de Catalunya para arremeter, incluso con pruebas falsas, contra ERC y CDC, el presidente de la Junta Territorial del PP de Palma, José María Rodríguez, habría utilizado -presuntamente- a miembros corruptos de la Policía Local para espiar a adversarios políticos, incluso aunque estos fueran de su mismo signo político. Pero no sólo eso. También, según las investigaciones judiciales de las que se ha levantado parte del secreto de sumario, habría extorsionado a empresarios, según informan agencias y prensa local. 

Según el juez Penalva, que se encarga del caso de la presunta trama corrupta de la Policía Local de Palma, Rodríguez sería "el artífice en la sombra del organigrama corrupto" ideado en dicha institución para servir a los intereses del Partido Popular. Hoy, Rodríguez se ha visto obligado a dimitir junto al secretario de Organización, Álvaro Gijón, y la vicesecretaria Sandra Fernández. Los tres han dado a conocer hoy esta decisión, después de que la dirección del partido en Madrid se haya puesto en contacto con el presidente del partido en Baleares, Miquel Vidal.



Rodríguez sería, según el juez Penalva, el "artífice en la sombra del organigrama corrupto" ideado en la Policía Local para servir a los intereses del partido.

En un auto de prisión preventiva dictado el pasado febrero para uno de los agentes investigados en la presunta trama de corrupción en el cuerpo policial de Palma, el juez detalla que se filtraron los exámenes de oposición a oficial que se hicieron en mayo de 2012 con el objetivo de "crear una estructura corrupta" para actuar con impunidad y "al servicio de determinados políticos y su partido".

Según el juez, "el artífice en la sombra del organigrama corrupto que se pretendía organizar" mediante la filtración de exámenes y con los nombramientos para determinados puestos "sería José María Rodríguez", a quien achaca que "pretendía indiciariamente rodearse de un grupo de agentes a quienes se les facilitaría la colocación y ascenso en el escalafón policial".

Según Eldiariodemallorca.es, Penalva cree que la intención final era colocar a uno de los hombres de confianza de Rodríguez en la unidad policial que se encarga de ejercer como escolta de personalidades. Ello le permitiría mantener controlado de cerca al exalcalde de la capital balear, Mateo Isern (también del PP). De hecho, el juez no descarta que Isern no repitiera como candidato en las municipales de mayo de 2015 por ese motivo (fue alcalde sólo una legislatura).

Rodríguez fue delegado del Gobierno en Balears y también tuvo que dimitir de dicho cargo tras verse implicado en el escándalo de financiación ilegal del PP balear 

Asimismo, Rodríguez —que lleva 30 años en primera línea de la política y fue delegado del Gobierno en Balears y tuvo que abandonar también tras verse implicado en el caso de corrupción de financiación ilegal del PP balear en el que también está Matas imputado (caso Over)—, habría contratado también a un conocido detective de Palma para hacer seguimientos de políticos (pinchazos ilegales de teléfonos incluidos) y de otros policías que no estaban en la órbita de su partido. 
Todo ello según la información facilitada por un testigo protegido a quien el juez da total credibilidad.

Al margen del detective privado y los presuntos pucherazos en las oposiciones a policía, Rodríguez también habría utilizado a los policías locales para controlar a un determinado grupo de empresarios mallorquines que, si no cedían a sus exigencias (las correspondientes mordidas para financiar ilegalmente el partido), se veían sometidos a inspecciones continuas, denuncias y sanciones económicas. Además, según el citado testigo protegido, también les amenazaba con hacer peligrar las licencias que hacían viables sus negocios. 

Rodríguez, por su parte, defiende su inocencia de todas estas acusaciones, incluso de las que incluyen sobornos a base de fiestas con cocaína y prostitutas. Pero, aun así, ha asumido la directriz de Génova y ha anunciado su dimisión como presidente de la Junta Territorial del PP de Palma. Queda por saber si abandona también su acta de concejal y si los otros dos expulsados hacen lo propio con sus cargos de diputados en el Parlament balear. 

Etiquetas