Publicado: 16.12.2014 19:15 |Actualizado: 16.12.2014 20:41

El doctor Villa defiende que los bebés que atendía morían de otitis

El médico, imputado por tres delitos, ha declarado ante la jueza que investiga un caso de robo de bebés que todo era “legal” y ha desviado la responsabilidad al doctor Coviella, jefe de neonatología en 1964 y fallecido en 2011.

Publicidad
Media: 4.29
Votos: 7
Comentarios:
placeholder
El doctor Villa a su entrada a los juzgados de Plaza Castilla

En enero de 1964 nueve bebés recién nacidos murieron de una supuesta otitis en la maternidad de O’Donell y todos los partes médicos que atestiguan la causa de la muerte de estos neonatos están firmados por la misma persona: el doctor Ignacio Villa Elizaga. Este martes, 50 años después del fallecimiento o robo de aquellos bebés, como denuncian los familiares, el doctor que atendió a los pequeños ha comparecido como imputado ante la Justicia, que investiga la denuncia presentada en 2006 por Mar Soriano, hermana de una de las bebés que supuestamente falleció de otitis.

El doctor Villa ha defendido ante la juez que en 1964 la otitis era causa de muerte, no como en la actualidad. Además, el médico ha señalado que todos los niños que él atendió por aquellas fechas eran prematuros, por lo que la otitis se sumaría como causa de la muerte al hecho de que los pequeños nacieran antes de la fecha apropiada. Así, el médico ha aportado a la juez un estudio firmado por él mismo, entre otros, sobre la posibilidad de muerte por otitis en casos de bebés prematuros y ha afirmado que, en aquella época, era posible que la sepsis fuera reflejada en documentos médicos como otitis.



El médico, que ya ha estado imputado en otros casos de presuntos bebés robados, ha continuado su defensa alegando que el sistema de adopciones de la maternidad de 0’Donell era completamente legal y que las irregularidades constatadas en los registros o en el enterramiento del cadáver de la bebé serían responsabilidad del personal administrativo o, en su caso, del doctor Coviella, jefe de neonatología en 1964, fallecido en 2011.

La jueza le imputa los delitos de falsedad documental, detención ilegal y usurpación del estado civil

Durante su declaración ante la Justicia, que ha durado algo más de una hora, el doctor Villa ha reconocido que conocía personalmente a la monja Sor María Gómez Valbuena de su época en el Hospital Santa Cristina, aunque ha señalado que desconoce si se encargaba de las adopciones. También ha asegurado conocer al doctor Vela, relacionado con casos de robo de bebés, de su etapa en la Universidad, pero ha negado mantener una relación de amistad con él.

registro civil mar soriano

Versión desmentida por la acusación

El abogado de la acusación, Eric Sanz de Bremond, ha rebatido la versión aportada por Villa a través de los datos que figuran en los asientos contables del Hospital donde figuran las causas de muerte. Así, Sanz de Bremond ha señalado que los documentos a los que ha tenido acceso reflejan que hay varios casos en los que la causa de la muerte es la sepsis o la combinación de una otitis y el estado prematuro del bebé. Por tanto, defiende el abogado, las alegaciones de Villa quedan desmentidas ya que el Hospital y el propio doctor sí diferenciaba entre una otitis y una sepsis e incluía en el registro que el bebé era prematura si era la causa de muerte del pequeño.

La acusación, por tanto, continuará reclamando que se aporte la documentación necesaria para poder demostrar que Beatriz Soriano fue robada en el Hospital y no falleció por una otitis. Los documentos en cuestión son el historial clínico de la madre y de la bebé, el certificado de defunción, los exámenes clínica a madre e hija nada más nacer y el libro de registro de nacimiento. Toda esta documentación ha sido solicitada por la jueza al archivo regional, que ha alegado que estos archivos “no constan” en el mismo.

No ha acudido ningún representante del Ministerio Fiscal

Continúa imputado

El letrado Eric Sanz lamenta que la Justicia haya tardado ocho años desde que recibió la denuncia de Mar Soriano en 2006 y la declaración como imputado del doctor Villa. En este período de tiempo ha fallecido el doctor Coviella, jefe de neonatología en 1964, y testimonio fundamental para poder esclarecer qué ocurrió con aquellos niños y si realmente hubo una epidemia de otitis asesina para que nueve bebés fallecieran en un mes y cinco en tan sólo cinco días.

La jueza ha mantenido, de momento, los cargos que se le imputan al doctor Villa, que son: falsedad documental, detención ilegal y usurpación del estado civil. De todos ellos, el único que no habría prescrito es el de detención ilegal. Cabe destacar que a la toma de declaración del doctor Villa no ha acudido ningún representante del Ministerio Fiscal.